May 29 2012
2071 lecturas

Participación ciudadana

Chile ¿a la deriva? / El juego de millones girados desde Alemania

Los territorios de la estafa son muchos, desde la “cutufa” militar a “la piramide”; desde la venta de un cerro a la promesa de tesoros submarinos; este caso es diferente: no se trata de “pescar” incautos en oficinas polvorientas alquiladas por horas, se habla de altas autoridades e intervienen en el juego asociaciones de presunto carácter internacional; se trata con “personas que (dicen) conocen personas”. ¿Será el microtráfico de estupefacientes la principal amenaza que pende sobre la sociedad?

 

Santiago de Chile, martes 22 de mayo de 2012
Señor James E. Callahan Ferry
Gerente General Scotiabank Chile
Presente/
Ref.: Solicita confirmación o desmentido de las agraviantes versiones expuestas por el Presidente de Sociedad Instituto Panamericano de Desarrollo Empresarial, INPADE, señor Aníbal González Parra.

 

De mi consideración,
Junto con saludarle paso a exponer una situación, que dada la gravedad de los hechos narrados por el señor Aníbal González Parra, Presidente de INPADE, ameritan que vuestra entidad bancaria formule no sólo sus descargos sino las acciones penales en contra de quienes resulten responsables en caso que aquellas resulten falsas.

 

En efecto, a raíz de que —durante mis vacaciones en el mes de febrero próximo-pasado— un señor de nombre Oscar Flores, de profesión contador (a quien desconozco), esgrimiendo ser representante de INPADE, se acercase a mi socia, la abogada Ruzy Mitrovic, para ofrecerle dinero para diversos proyectos industriales provenientes de Alemania, solicité una reunión personal, en calle Bellavista 0282, comuna de Providencia, con doña Mara Rozas Burgos y con don Aníbal González Parra.

 

Dicha reunión tuvo lugar la primera semana de mayo del presente, a la que asistí acompañada de la abogada, señora Mitrovic, mientras que por parte de INPADE asistió el señor Aníbal González Parra quien presentó, como su única socia desde hace 25 años, a la pintora Mara Rozas Burgos (Directora de Arte de Artsinvestment).

 

Don Aníbal González, un octogenario señor a punto de cumplir los 91 años de edad, nos comentó que INPADE efectivamente traía a Chile grandes sumas de dinero desde cualquier parte del mundo y que financiaba proyectos de cualquier orden, puesto que él era miembro de los brókeres de Nueva York, y que desde hacía más de cincuenta años él mantenía contacto con la fundación alemana Adenauer, además de sus contactos en Tel Aviv, Londres, Canadá, Hong Kong, Beijing, entre otros; que había sido el único bróker a quien se le pidió determinar el Chile cuáles eran los Bonos del Tesoro Alemán verdaderos de aquellos falsificados, que habían inundado el mercado financiero de posguerra.

 

Utilizando un plano bastante añoso de un proyecto llamado Orión —según él de su creación— el señor González nos comentó que para él y el Ministerio del Interior (quien, según él, emitía las resoluciones para ingresar a Chile grandes montos de dinero) les era relativamente fácil mover dinero desde un punto del mundo a otro, porque tenían sus redes ya conocidas; mostrándonos fotos de personeros del FMI, de grandes bancos mundiales, etc., nos comentó que el propio y actual ministro del Interior, el abogado Rodrigo Hinzpeter Kirchberg, concurría en varias oportunidades a visitarlo para cursar proyectos y solicitar su asesoría.

 

Cuando le pregunté por los requisitos que tanto mi socia como yo debíamos cumplir para acceder al proyecto, nos contestó que no habían requisitos, sólo que el proyecto fuese viable, rentable, que estuviese bien evaluado y que fuese aprobado por un grupo de presuntos quince asesores que él tenía en INPADE.

 

Consultado si el dinero aprobado, por ejemplo, desde Alemania venía a nuestro nombre, a lo que respondió que no: que los fondos debían venir a nombre de Aníbal González Parra y no a nombre de quien ejecutaba el proyecto, puesto que —según él— el ingreso de grandes sumas tenía que ser visado y aprobado por decreto desde el Ministerio del Interior. Y fue en este momento en que nos puso el siguiente ejemplo que relacionaba a vuestra entidad bancaria con el ex Ministro del Interior, señor Belisario Velasco Baraona, dentro del Proyecto de producción y exportación de lino a Europa:

 

Don Aníbal González Parra nos comentó que hace unos seis años atrás, la fundación Adenauer le había solicitado la posibilidad de elaborar Lino en diversas partes de la zona central de Chile, organizando para ello a un número importante de agricultores. El resultado —según él— fue un mega proyecto por un monto de US$ 152 millones de dólares.

 

Como los fondos se demoraban, y dado que aquellos se depositarían en el Scotiabank, fue dicha entidad quien les otorgó financiamiento por adelantado, mientras los depósitos se hacían efectivos. Mas, los agricultores —según don Aníbal— nunca recibieron los dineros, porque nunca llegaron a sus manos y el banco procedió al remate de las maquinarias y equipos adquiridos por los pequeños empresarios; acción que sólo pudo ser detenida dada la intervención del Presidente de INPADE.

 

Consultado por el destino de los dineros, don Aníbal nos comentó que luego de haberse puesto en contacto con Alemania, allá le comentaron que los fondos, que venían a nombre de Aníbal González Parra, habían sido transferidos primero al Banco del Estado de Chile (Banco Estado), pero que cuando se estudiaba el proceso de transferencia a Scotiabank, en Chile le habrían informado tanto en el BECH como en Scotiabank que él (Aníbal González) había fallecido, quedando estos fondos disponibles.

 

Por tanto, según don Aníbal, viendo estos fondos para libre disposición, el entonces ministro del Interior don Belisario Velasco Baraona se habría apropiado indebidamente de toda esta gran suma y que los había redirigido a Cuba para iniciar unas empresas relacionadas con la elaboración y venta de ron.

 

Finalmente, el presidente de INPADE nos comentó que, cuando trató de efectuar acciones legales por medio de sus abogados, representados por don Andrés Levine, éste se habría negado a emprender las acciones penales y civiles porque tenía supuestamente vinculaciones con el Ministerio del Interior y el de Relaciones Exteriores encontrándose “de manos atadas” para proceder en contra del señor Velasco.

 

Como tomó conocimiento que mi socia es abogada de la Universidad de Chile, y que yo le ayudo en las indagaciones pertinentes a los casos haciendo peritajes, estudio e informes, don Aníbal González Parra nos planteó la posibilidad de que pudiésemos tomar su caso, dado que se acercaban las elecciones parlamentarias y que pensaba era el momento propicio para actuar.

 

Le dije que lo pensaríamos y que estaríamos en contacto.

 

Tras meditar toda esta palabrería de don Aníbal, buscándonos convencer de que le entregásemos un proyecto pero a la vez involucrando a diversas ex personalidades e instituciones bancarias, decidí enviarle, con fecha 11 de mayo pasado, el correo electrónico que a esta carta se acompaña. La respuesta del Presidente de INPADE no se hizo esperar: nos llamó urgente a una reunión la tarde del 15 de mayo, mostrándose muy molesto y disgustado por el hecho que le hubiese enviado esta misiva a través de su correo gmail, porque según él, los correos electrónicos estaban siendo intervenidos y leídos por entidades del Estado y otras organizaciones internacionales; que el sólo hecho que yo le enviase este email había generado —según este octogenario señor— todo un movimiento de gobiernos y militares en su contra, y que ahora no deseaba que le ayudásemos con el tema del Proyecto del Lino porque Alemania le habría dado la orden de no investigar estos fondos, y menos que nosotros nos involucrásemos en la investigación.

 

La razón, nos dijo don Aníbal, era que de los US$ 150 millones, un tercio habría sido robado por la Vicaría de Santiago y por el ministro del Interior don Belisario Velasco, otro tercio por los propios alemanes que enviaron los fondos, y del tercio final se habría apropiado indebidamente el Scotiabank. Luego nos dijo que nos necesitaría para otros casos y que él nos contactaría.

 

Como ejemplo, y como yo le mostrara abiertamente la desconfianza que sus palabras nos provocaban a mi socia y a mí, nos facilitó una serie de documentos anillados conteniendo un gran listado de proyectos que INPADE y Alemania habían financiado y realizado, hasta los años noventa, en las zonas de Cochabamba y La Paz, en Bolivia. Finalmente nos comentó que aquella misma semana, el mismísimo Fidel Castro, lo habría llamado para que INPADE le gestionara un gran proyecto.

 

Como puede ver usted, las palabras del señor Aníbal González Parra parecen sacadas de una novela o provenientes de alguien francamente enfermo o que no se encuentra en su sano juicio. Mas, a pesar de su avanzada edad, él sigue siendo el presidente y representante legal de la Sociedad Instituto Panamericano de Desarrollo Empresarial, Rut 79.714.580-7, entidad que actualmente posee vigente su iniciación de actividades ante el Servicio de Impuestos Internos, por lo cual —de todos modos— vuestra entidad debiera perseguir su responsabilidad en tales dichos; o por el contrario, de ser ciertos aquellos, debiera también perseguirse la responsabilidad penal y civil de quienes resulten como autores, cómplices y encubridores del desvío de tales fondos destinados a presuntos microempresarios chilenos interesados en desarrollar la industria del lino, a pedido de Alemania.

 

Por tanto, en mérito de lo expuesto, solicito vuestro pronunciamiento sobre los graves hechos expuestos, ya sea confirmando o desmintiendo los dichos del señor Aníbal González e interponiendo las acciones que estime pertinentes.

 

Sin otro particular, le saluda atentamente

 

(Firma)
Rodolfo J.Novakovic.
(Se acomapañan datos de idenificaciòn y dirección de estilo).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Aníbal González Parra Rut:1.361.949-2
    25 octubre 2012 17:23

    Aunque antes no lo creí necesario.Hoy Hago esta aclaración como respuesta a una peligrosa e insolente diatriba aparecida en este medio por una pareja de extorsionadores de origen eslavo. En el mes de Mayo se presentaron en mis oficinas como funcionarios del Banco del Estado y abogados de la Universidad de Chile y que eran portadores de una gran gran noticia: “El envío de una gran remesa de dinero para su entidad desde Alemania”. Mi sorpresa fue mayúscula, personas desconocidas para mí manejaban tamaña información.
    “Si eso fuera así seríamos los primeros en saberlo” les respondí.
    Luego me solicitan $10.000.000 para iniciar la transacción.”Desde 1903 hasta la fecha, sólo manejamos proyectos viables de impulso económico pero no dinero en efectivo” les respondí.Además desde nuestra fundación, por un sacerdote que fuera el primer Cardenal de Chile, hemos obtenido ayuda para más de cincuenta mil instituciones en Iberoamérica, siendo nosotros los primeros en llevar ayuda alimenticia al término de las dos guerras mundiales a Europa (1914.1918 y 1939.1945)” Ademas: “Hemos creado numerosas fundaciones benéficas que cumplen meritorias acciones humanitarias y de desarrollo social”.
    Los noté molestos, pero nunca supuse su dañina intención.”No participamos de la política contingente porque todos tienen algo de razón”.
    Aníbal González Parra
    Presidente Soc. Instituto Panamericano de Desarrollo – INPADE.