Feb 13 2011
1199 lecturas

Participación ciudadana

Chile, el Festival de Viña, Chilevisión y Arica

Magalí Silveyra.*

No aparece como conflicto de intereses, no a primera vista, pero de todos modo Marco Enríquez-Ominami pide al presidente Piñera que transparente propuesta de dar señal adyacente a su ex canal de televisión por sobre otros para la transmisión del Festival de Viña del Mar 2011 en Arica, señalando que entorpecerá las tareas de un canal local.

El líder del movimiento progresista, Marco Enríquez-Ominami, pidió al Presidente de la República que, de ser cierta la información sobre concesiones, transparente a la opinión pública, la forma cómo obtuvo la transmisión del Festival de Viña del Mar su ex canal de televisión en una señal adyacente que interfiere la imagen y sonido de otro en Arica. Además el líder del Partido Progresista (PRO), señaló que aún no se han conocido las formalidades que deben existir en este tipo de contratos, y además argumentó que ya se solicitó la información a través de la Ley de Transparencia al Consejo Nacional de Televisión (CNTV) y la Subsecretaria de Telecomunicaciones.

"El Gobierno con el afán de cumplir un compromiso del Presidente, respecto a que su ex canal de televisión pueda transmitir el Festival de Viña 2011 en la ciudad de Arica puede haber sobrepasado sus atribuciones, y el Consejo Nacional de Televisión y la Subsecretaria de Telecomunicaciones, deben aclarar a la opinión pública la forma y bajo qué condiciones un gobierno va a hacer algo que se hizo, alguna vez, de modo excepcional alguna vez para entregar el espectro de todos a un canal por sobre otro.

"La ex estación televisiva del Presidente no tiene concesión para transmitir en Arica, porque no existió, hasta donde se sabe, concurso público, publicaciones en el diario oficial y ninguna de las formalidades que establece la ley", dijo el dirigente político. 

A su vez, el fundador del PRO argumentó que se debe explicar bajó qué términos se estaría dando el derecho de transmitir al ex canal del Presidente en el canal 9 afectando directamente en la fidelidad de la frecuencia con interferencias en la imagen y sonido a su vecino canal 13 que ocupa la señal 8.

"Asimismo debe explicar por qué se concede autorización de transmitir a ese canal donde pudieran existir señales adyacentes, lo cual está expresamente prohibido por nuestra legislación y podría afectar las transmisiones de otros canales, que han obtenido sus concesiones en buena ley", afirmó.

Enríquez-Ominami planteó que de ninguna manera se opone a que todos los chilenos puedan disfrutar del show internacional que se realiza en la ciudad de Viña del Mar, pero las leyes son aplicables para todos, incluyendo los canales de televisión:

"No nos oponemos de forma alguna a que se transmita el Festival de Viña del Mar en la ciudad de Arica, pero nos parece que no puede entregar derechos sin una concesión a un canal de intereses privados, vulnerando la ley, especialmente existiendo en nuestra legislación otras alternativas que permiten que el certamen llegue a todos los ariqueños", señaló, agregando:

"Lo extraño de esta situación es el hecho de que si realmente existe la concesión, aún no se conocen los documentos, y el ex canal del Presidente de la República nunca explotó la frecuencia, por lo tanto a ningún otro chileno, hasta donde se sabe, se le hubiese permitido tener una señal sin explotar por tantos años", concluyó.

* Fuente: www.losprogresistas.cl

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario