Feb 24 2006
340 lecturas

Ambiente

CHILE: ENDESA AHORA VA POR LA PATAGONIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

(GULUMAPU –Chile–, Ribera norte del río Baker). A las dos de la tarde Gabriela Loschner (39) sonríe con dulzura. Hace frío y ella, como buena patagona, calienta su tetera medio carbonizada y sirve una ronda de mate amargo, que entrega con la mano derecha: señal de que el invitado es bien acogido.

A Gaby –conocida en la zona como “la gringa”– le gustaría conversar sobre cotidianidades de la Patagonia. fotoPero las megacentrales hidroeléctricas proyectadas sobre el curso del Baker y los movimientos de ENDESA –transnacional de origen español a cargo de la iniciativa– y sus contratistas en el pueblo de Cochrane se imponen sobre cualquier otro asunto.

Para los lugareños esto es motivo obligado de diálogo desde que la empresa anunciara el proyecto de construir cuatro grandes centrales hidroeléctricas en los ríos Baker y Pascua, más otra, pequeña, para abastecer las obras de aquellas. Según los cálculos de ENDESA, estarán en pie para 2008 y entrarán en funcionamiento entre 2012 y 2018.

Las represas

Éstas generarán una potencia total de 2.430 megawatts, casi cuatro veces la energía que hoy produce laúltima puesta en funcionamieno: la Central Ralco, en la VIII Región (cuya construcción supuso la expulsión de decenas de familias mapuche de sus tierras ancestrales).

Supuestamente las obras tienen como destino satisfacer la creciente demanda eléctrica que reclamará el desarrollo del país, que según ENDESA se triplicará en los próximos 20 años debido en especial a l nuevos proyectos mineros.

Como telón de fondo hay, sin embargo, bastante más que represas en juego: la iniciativa está catalogada como “proyecto país” por la empresa y las autoridades de gobierno. Tan conveniente se lo pinta, que incluso se habló de exportar “energía de la Patagonia”. Una idea que se descartó al parecer definitivamente en su última reunión con los ambientalistas, a comienzos de enero.

“Dijeron que las centrales serán de embalse y no de pasada, y que no se exportará energía”, cuenta el coordinador de la ONG Ecosistemas, Juan Pablo Orrego. “Incluso, ENDESA planteó que esa información nunca salió de ellos, sino del Gobierno. Más precisamente, del ministro Jorge Rodríguez Grossi”.

La otra cara del proyecto

El bullado “proyecto país” tiene su lado B, que naturalmente no ha sido tan publicitado. Uno que sólo se divisa visitando una de las zonas más bellas y de naturaleza más prístina del país todavía a salvo de ser noticia por muertes misteriosas de la fauna, destrucción de la flora o emprendimientos mineros potencial o probadamente desastrosos.

Gaby representa al grupo de propietarios que se verían afectados si el megaproyecto llega a buen puerto. Su casa y su campo, de 300 hectáreas, e quedarán bajo el agua. “Con la represa sería el fin. ¡Porque van a inundar el terreno plano, que es la mejor parte, che! Además, no me gustaría lo que va a pasar: va a cambiar Cochrane y su gente. Todo esto es muy triste”. Alemana por nacimiento, reside desde hace cinco años en el sector de Colonia Norte.

Asegura que nadie la obligará a entregar su tierra. “¿Qué voy a hacer? Bueno, quedarme en mi casa al lado del río y luchar para que esto no se pierda. Me tendrán que sacar a la fuerza”, dice.

fotoLos ánimos inquietos …y furiosos

Pese a que la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) aún no concede la concesión de dos años para realizar estudios de viabilidad en las comunas de Cochrane, Tortel, O’Higgins y Chile Chico, los vehículos de empresas contratistas de ENDESA deambulan por el valle realizando estudios topográficos y de sondaje. También han instalado campamentos en la zona donde se instalaría la central Baker I. Justo en la confluencia del río Baker con el Chacabuco, al frente de la estancia de la ambientalista Kristine McDivit, cónyuge del multimillonarios de DouglasTompkins, dueño de buena parte de la zona que eligió ese sector de la Patagonia para su retiro.

(Ambos, y otros grandes propietarios de tierras se oponen a las centrales porque, afirman, destruirían un ecosistema y un paisaje únicos en el mundo; de hecho Tomkins ha declarado a sus propiedades “santuarios naturales”).

Todas las operaciones en terreno de ENDESA y sus contratistas son silenciosas, como en el sector El Salto, donde se tiene pensado instalar una minicentral para abastecer de energía a la obras. Allí Eduardo Madrid, geomensor de la empresa Interra (contratista de Endesa), confirma que están realizando una “triangulación en un campo de cinco hectáreas, llamado La Charquería”.

Otro trabajador –que prefiere mantenerse en el anonimato– aclara que el objetivo de esto es entregar antecedentes. “Acá está pensada una central que sirva para las obras grandes. Estamos construyendo pilares para dejar coordenadas del terreno y de la altura”. Agrega que estos trabajos comenzaron en diciembre y se proyectan hasta marzo, asegurando que ingresan a los predios con autorización de los propietarios.

Lo curioso es que el papel que hace firmar ENDESA a los lugareños señala que la compañía eléctrica “se compromete a usar, dentro de lo posible, las vías habilitadas y de producir el menor impacto posible”. No lo firma ningún funcionario o gerente de Endesa, pero faculta a la empresa, a sus contratistas o a sus representantes “a desarrollar actividades de estudios de sondaje, topográficos, geológicos, geofísicos y eventualmente de otra naturaleza, que sean requeridos para desarrollar el anteproyecto de ingeniería para una central hidroeléctrica en el río Baker.

“La autorización otorgada concede al personal de la empresa y a sus contratistas la posibilidad de ingresar, transitar y permanecer con vehículos y equipos para los estudios antes mencionados, instalar y usar campamentos temporales para el alojamiento del personal (…), así como la ejecución de los trabajos para el desarrollo de dichos estudios , por el período necesario para su ejecución”.

Álvaro Varela, abogado del empresario salmonero Víctor Hugo Pucci relata que trabajadores de ENDESA ingresaron en helicóptero al campo de su cliente. Sin autorización de por medio, dejaron allí maquinaria pesada. El representante de Pucci solicitó a la SEC que ordenara paralizar las faenas. Aún no han tenido respuesta. “Sorprende que estén haciendo lo mismo que pasó con Ralco, cuando la empresa asegura que ha cambiado la forma de hacer las cosas”.

Alejandro Pucci, economista y miembro de la Agrupación Defensores del espíritu de la Patagonia, sostiene que la información que ha entregado Endesa es muy vaga:

“Los colonos tienen poco nivel educacional, son muy permeables por la empresa asesora de la multinacional (Tironi y Asociados). La gente de Endesa ha prometido caballos a los propietarios de los ríos Ñadis y Nef, para entrar a realizar mediciones en los campos. Hay elementos de presión. Cuando se presentan frente a los colonos, les dicen que es un proyecto del gobierno. Dos propietarios interpusieron recursos de amparo contra la empresa”.

Nueve mil hectáreas

foto
El gobernador Miguel Aravena confirma una información preocupante y que alarma en la zona: alrededor de nueve mil hectáreas serán inundadas. “La empresa –dice– ha conversado con las autoridades locales. Se ha comprometido a colaborar en temas como salud y vivienda”. Unas cuatro mil personas trabajarán en Cochrane cuando se inicien las obras.

Extraoficialmente, se sabe que Tironi y Asociados realizó estudios para contar con una estrategia comunicacional adecuada. “No quieren cometer los mismos errores que con Ralco. No sé si se vaya a aprobar. Alumysa estaba casi listo y no pasó nada”, relata una alta fuente del gobierno regional.

Para ENDESA “Existe total tranquilidad respecto del proceso transparente de información a la comunidad, a las autoridades, organizaciones y habitantes de la XI Región, actores e instancias ante las cuales se ha actuado en forma totalmente abierta. En esa misma línea, la compañía se ha comprometido a seguir trabajando de la mejor forma posible. Además, en esas instancias, ENDESA Chile ha sentido también el apoyo regional y nacional al proyecto”.

Habla un ministro

–¿Cuáles son los beneficios del proyecto de ENDESA en Aysén? –le preguntamos al ministro de Economía, Jorge Rodríguez Grossi.

–Si hay interés empresarial de hacer proyectos ahí, quiere decir que es lo más barato. Desde ese punto de vista, estamos potenciando mayor crecimiento, más empleo y menos pobreza. Construir centrales en Aysén representa el doble de la capacidad de generar electricidad que la zona central. Si no usamos la aguas de la zona hay que producir electricidad en otra parte de Chile, lo que tiene un impacto ambiental igual o peor que las centrales hidroeléctricas de Endesa. El último elemento a favor de este proyecto es que estamos buscando mayor soberanía en el abastecimiento eléctrico.

–Endesa argumenta que la demanda energética se triplicará por la incorporación de nuevos proyectos mineros.

–El proyecto equivale a cuatro mil millones de dólares. Puedo asegurar que no hay ningún inversionista en el mundo que vaya a meter esa plata en un proyecto si no está convencido de que hay demanda para el producto que va a elaborar. De aquí al 2016 necesitamos ocho mil MG. Lo que hacen las hidroeléctricas de Aysén es darnos 2.400.
“Lamentablemente los proyectos tienen nombres de empresas, lo que tiende a confundir, porque se lo asocia con Ralco. ¿A mí qué me importa que la empresa sea española? Aquí no hay nada intocable. Aysén está llena de acuicultura que también contamina”.

–¿Cuán gravitante es la oposición formada por Tompkins, Enrique Alcalde y Víctor Hugo Pucci, entre otros?

–Probablemente, van a tener más dinero para hacer más oposición. Pero aquí no hay nadie que tenga más derecho que otro ciudadano. Esta inversión sale en todas partes porque hay un millonario norteamericano que está ahí con sus tierras y otro señor que es multimillonario y dueño de la salmonera más grande de Chile, que contamina en la misma región. El bien público manda por sobre el interés privado. Es inaceptable que traten de impedir los estudios previos de ENDESA. Es antipatriótico.

–¿La energía se exportará?

–Toda la energía que va a producir Aysén la vamos a consumir los chilenos. En un comienzo se pensó que se podría exportar a Argentina, pero el crecimiento acelerado de Chile demandará el triple de energía en los próximos 20 años.

–¿Qué va a pasar con el proyecto en el gobierno de Bachelet?

–Desde el punto de vista de la política económico-ambiental, no debiera haber cambios. El país tiene que avanzar en esta materia, pero al ritmo del avance económico. Presumo que la filosofía va a continuar, porque es esencial al proyecto de la Concertación (partidos de gobierno).

El apoyo del presidente Lagos

Consultado el presidente Ricardo Lagos señaló su confianza en la institucionalidad chilena para compatibilizar los intereses de grandes proyectos hidroeléctricos, como los que se planifican en la Undécima Región, con la protección del ambiente:

“Chile tiene una institucionalidad que funciona. Cualquier proyecto requiere estudios previos. Terminados los estudios, la comunidad participa, opina, las organizaciones técnicas dicen lo suyo. Por lo tanto, quiero reiterar que queremos progreso, pero también queremos que ese progreso respete las necesidades medioambientales”, expresó.

Sobre los estudios que realiza ENDESA, el mandatario comentó: “Ellos tienen derecho a pedir autorización para iniciar estudios. Usted no puede decir ‘no’ antes de iniciar un estudio. Terminados los estudios, corresponderá a las autoridades tomar las decisiones gubernativas que hay que tomar, una vez que se escuche a todos. Ahora lo que hay es permiso para estudiar”.

Lagos hizo estas declaraciones los primeros días de febrero, al término de su segunda jornada de visita a las regiones de Aysén y de Magallanes. En su gira, el presidente hizo un llamado a la ciudadanía a no temer sobre la posibilidad de que Endesa construya cuatro centrales hidroeléctricas en aguas del río Baker. “No hay que tener miedo en democracia al debate. El debate es parte de la riqueza de la sociedad. Que unos digan ‘no quiero nada con las centrales’ (hidroeléctricas) y que otros digan ‘quiero todo con las centrales’, pero debatámoslo”.

Advirtió, además: “Éste será un debate largo, que tomará su tiempo, uno, dos o tres años, el tiempo que sea necesario, porque no nos podemos equivocar. Lo único que quiero decirles es que tenemos que hacer un debate donde todos tengan la sensación de que sus puntos de vista fueron escuchados y se tomó una decisión en democracia”.

Según Lagos, si la instalación de nuevas centrales fuera compatible con el progreso “podemos decir sí, pero preservando lo que hay, y hay que poner muchas condiciones”.

La respuesta no dejó conformes a los ecologistas de la región, que plantean una férrea oposición al proyecto y anunciaron que estudiarán la posibilidad de realizar movilizaciones para crear conci

encia a nivel nacional sobre el riesgo que corren las aguas del río Baker.

Un puñado de habitantes de Cochrane ya se agrupó para decir no al megaproyecto de la transnacional española. Cada jueves hacen temblar a las autoridades con su programa de radio. Recorren kilómetros y kilómetros para llegar hasta el último colono.

Y advierten a Michelle Bachelet que Aysén no será un nuevo Ralco.

———————————–

* Periodista. El reportaje, realizado en el terreno afectado, puede leerse en el periodico mapuche
Azkintuwe: www.nodo50.org/azkintuwe

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario