Sep 23 2006
260 lecturas

Política

Chile: huelga odiosa. – SALUD: CUANDO EL HAMBRE ES EL ÚLTIMO RECURSO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En ocasiones la Iglesia romana recuerda que ella también tiene los pies sobre la Tierra. En el día 18 de la huelga de los trabajadores de los hospitales públicos el obispo Alejandro Goic, presidente de la Conferencia Episcopal apuntó que si el gobierno “quiere servir a los pobres (…) debe dar pasos concretos, y también los dirigentes ser profundamente realistas para ver qué es lo que se puede pedir, qué es lo se puede conseguir”.

La enrarecida situación institucional, política y gremial chilena camina sobre piedras afiladas y el despertar de la base social chilena tras más de treinta años –de temor, primero, y de ensueño neoliberal después– no es el mejor caldo para cultivar soluciones autoritarias

Estado pobre, milicia rica

La huelga de los trabajadores de la salud se desató por falta de comprensión el endurecimiento de las autoridades del ramo, que hicieron fracasar las negociaciones plkanteadas por aumentos salariales y mejores condiciones de trabajo. Un porcentaje que se empina con facilidad sobre el 30% de los funcionarios trabaja sin contrato o subcontratado.

Contrasta esta situación con el estado de las arcas a cargo de las fuerzas armadas, destinatarias absolutas del 10% de los ingresos del cobre. Sólo mantener al viejo sátrapa y su equipo de seguridad cuesta una suma estimada en tres millones de pesos mensuales, sisjn contar las pensiones que recibe como ex “presidente”, ex senador vitalicio y ex capitán general. Todo ello perfectamente amarrado por la “legislación” dictada durante su tiranía y que Concertación estima legítima.

El ministerio de Salud señaló que no tiene posibilidades de considerar la petición de los trabajadores y envió unilateralmente al congreso dos proyectos de ley con las mejoras que –afirma– son todo lo que puede ofrecer. La ministra del ramo, María Soledad Barría (abajo), dijo el viernes 22 de setiembre de 2006 que “se acaba la situación de negociación”, aunque dijo que estaba “dispuesta” a seguir las conversaciones con los huelguistas.

foto
El presidente del Colegio Médico, Juan Luis Castro, describió la situación hospitalaria como ejercer la medicina en “estado de guerra”.

En un establecimiento hospitalario hay cuatro personas en huelga de hambre desde hace 14 días; eran cinco, pero uno de ellos debió levantarla por problemas previos de salud. Al medio día del viernes tras las afortunadas declaraciones de la miniustro se informó que en otro hospital –en la ciudad de Rancagua– se sumaron dos trabajadores al ayuno de otros siete que habría cumplido una semana.

Sensibilidad social

La policía ha comenzado a reprimir fuertemente a los huelguistas que p`rotestan en las calles, frente a la entrada de los hospitales. Hay heridos y presos. Los huelguistas alcanzarían a unas 30.000 personas en Chile, todos ellos funcionarios de rango menor afiliados a la Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud (Confenats).

Demostrando una cabal comprensión de las necesidades del gremio, un alto funcionario, el director del Servicio de Salud Metropolitano Norte, de Santiago, Antonio Infante, deslizó: “los dirigentes, para nuclear a su gente, tienen que hacer cosas vistosas”. Luego señaló en un repiortaje radial: ‘Esto que llama el señor Morales a una huelga de hambre son recursos extremos en que ellos quieren pasar a ser mártires, porque quieren seguir figurando como conductores del proceso”. Luis Morales es dirigente de los funcionarios del Hospital San José, uno de los más afectados por las notorias carencias de infraestsructura que padece el sector salud en Chile.

Infante, con esa simpatía que cotidianamente derrochan muchos popes concertacionistas –fue subsecretario de la administración de Ricardo Lagos– remató: “Todavía esperamos acciones más desesperadas, porque tenemos una dirigencia que va perdiendo legitimidad”. Las auatoridades afirman que los trabajadores en paro enfrentarán descuentos en sus remuneraciones y sumarios que precederían a sus despidos.

Quebrar a los movimientos sociales

El viernes por la tarde algo más de un centenar de asociados a Fenats tomó la dirección del Hospital Clínico de la ciudad de Concepción, al sur de Santiago. Essgrimieron como razón el despido ilegal de cuatro compañeros y medidas tomadas en contra de integrantes de otra asociaciòn gremial que apoyaron al movimiento.

El dirigente regional de la federación, José Figueroa, justificó la toma diciendo que vivían una situación arbitraria y represiva. Criticó además a las autoridades que “no toman en cuenta la precaria situación de las seis personas que están en huelga de hambre, y que desde este jueves decidieron dejar de ingerir líquidos”.

La toma finalizó con el desalojo de los huelguistas por las fuerzas especiales y un grupo operativo de carabineros. Hubo 20 detenidos, incluyendo a Figueroa.

foto
La publicación digital Por la Libre (www.porlalibre.org) informó que en el Hospital Felix Bulnes llevan 14 días en huelga de hambre cuatro personas. Aducen haber tenido que tomar la extrema medida porque sus demandas sencillamente no son tomadas en cuenta (arriba der.).

Las demandas son: Reajuste digno; aumento de las plantas; solidificar la carrera funcionaria; estudio del beneficio para las personas que van a jubilar.

Una mujer, Nolfa Nacaratte Sepulveda fue retirada por orden médica al cumplir una semana. Padece hipotiroidismo. Francisco Aguilera presentó un cuadro severo de hipoglicemia junto con adormecimiento de extremidades, pero se niega a dejar la huelga.

Fernando Contreras, Jorge Cornejo y Rogelio Castillo, que cumplieron junto con Aguilera, dos semanas sin ingerir alimentos experimentan falta de energía, calambres, afecciones intestinales, cefaleas e irritabilidad. Todos han disminuido entre seis y siete kilos su peso.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario