Sep 16 2006
330 lecturas

Opinión

Chile, jóvenes. – JUVENTUD SOCIALISTA BUSCA UN CAUCE

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Cabe preguntare si Carlos Lorca (abajo der.) suscribiría el llamado a un socialismo posmoderno, aunque no caben dudas de que sí a un partido de izquierda y libertario. De cualquier modo un buen grupo de los jóvenes socialistas dicen recordar –y citan– al presidente Salvador Allende, militante de ese partido:

“Es nuestra confianza en nosotros lo que incrementa nuestra fe en los grandes valores de la Humanidad, en la certeza de que esos valores tendrán que prevalecer, ¡no podrán ser destruidos!

“Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse”.

Señalan además: “En estos momentos, nuestro país se encuentra en el puesto 12 en el infame “ránking” de las naciones con distribuciones del ingreso más desiguales. Un gran sector de jóvenes chilenos no tiene otra alternativa que ingresar a un sistema educativo que les asegura ser formados para terminar siendo mano de obra barata. Sería entendible, entonces, que reine la desesperanza y la apatía.

“Sin embargo, este año en el Mayo chileno, miles y miles de estudiantes hicieron presente su descontento. Aquella gigantesca protesta no se realizó en contra del gobierno, sino en contra de todo un sistema socioeconómico injusto, discriminador e ilegítimo como es el neoliberal.

Contra todos los pronósticos, los hijos e hijas de esta imperfecta democracia alzaron su voz y obligaron al poder a escucharlos. Ellos y ellas reafirmaron que los grandes valores de la Humanidad no pueden ser destruidos”.

Aunque no se ajusta –no siempre– el discurso a la realidad –si “aquella gigantesca protesta no se realizó en contra del gobierno”, se requeriría la interpretación de las pancartas y dichos de esas semanas– el idealismo de los aspirantes seguro será bien recibido por los jóvenes chilenos que, en su mayoría, rechazan los aleros partidarios para buscar en diferentes tipos de organizaciones horizontales y entre pares las herramientas que requieren sus reivindicaciones sectoriales y su inserción real en una sociedad excluyente.

foto
Dicen los jóvenes socialistas que Carlos Lorca luchó con su única arma, la verdad, contra la Dictadura. Agregan que “sus hijos e hijas obligaron al dictador a entregar el poder absoluto, pero el modelo impuesto a sangre y fuego siguió intacto”.

Se echa de menos la falta de formación de esos muchacahos. Es cierto que Lorca luchó con la verdad; es cierto también que sus “hijos e hijas” –que simbólicamente son los jóvenes de hoy– acorralaron en cierto modo a la dictadura militar-cívica –a condición de incluir entre esos hijos a los entonces también jóvenes luchadores, por ejemplo, del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, de las agrupaciones anarquistas, de las Juventudes Comunistas, a los independientes…

Pero no es menos cierto que la entrega de los atributos y signos del poder –que no el poder mismo– se realizó mediante un trabajoso pacto entre esa dicatura y los grupos que psteriormente confluyeron en la concertación de partidos por la demorcracia, actualmente en el gobierno.

Probablemente si el PS no hubiera enterrado en su memoria histórica a dirigentes de masas como Mario Palestro o a formadores de militancia como Clodomito Almeyda, Salomón Corbalán o Alejandro Chelén –para no extendernos mencionando otros destacados militantes de esa colectividad ni a la lista de jóvenes desaparecidos, que es enorme y que tal vez habría que iniciarla con Claudio, el Gato, Thauby al que desollaban vivo en Villa Grimaldi–.

Pero no. La Lista B no sabe, no menciona, carece de memoria, no tiene presente la historia. Piensan que “En este mundo de contradicciones y desilusiones se comienza a escribir una nueva era: la posmodernidad”. Y por eso dicen que ellos, como jóvenes, “debemos ser capaces de contribuir de buena forma a mejorar y empezar a cambiar sustancialmente esta sociedad, dejando de lado formas de actuar que no llevan a nada. Es por eso, que debemos forjar la nueva JS que nos permitirá actuar en forma positiva frente a este mundo; el cual nos ha sido impuesto y debemos cambiar. Si lo logramos, el Compañero Carlos Lorca estará orgulloso de nosotros”.

¿Cómo develarán, sin pasado, su futuro? Puede que haya ido demasiado lejos el “aggiornamiento” o “renovación” del Partido Socialista de Chile. Tan lejos que se hace difícil enlazarlo con lo que alguna vez encarnó y fue.

En fin, la Lista B dispone de una casilla de correo electrónico: nuevajs@gmail.com y de una sitio en la internet: http://nuevajs.wordpress.com. La JS dispone de una página-web: www.jschile.cl y de oficinas en el popular barrio de Providencia, en Santiago.

Addenda

Las elecciones estaban planteadas para el mes de julio de 2006.

Algo más de tres mil militantes constituyen la Juventud del Partido Socialista. Su directiva la componen un presidente, un secretario general, tres vicepresidentes, la vicepresidencia de la mujer y un Comité Central de 54 integrantes.

En el seno de la JS se plantean tres o cuatro tendencias: Renovación, Nueva izquierda, Identidad socialista y una denominada Tercerismo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario