Nov 24 2008
419 lecturas

Política

Cinco escenarios de la última semana: Panorama mundial

María Eva García Simone*

El orbe continúa su rumbo entre cumbres del Mercosur y la APEC, la gira de Hu Jintao por América Latina, mientras Bolivia proyecta su propia Agencia de Estado y Obama, el cierre de Guantánamo.

Cinco escenarios de la semana que pasó, son los que se van a mencionar en estas líneas. El horizonte internacional se compuso, principalmente, de sucesos relacionados con la crisis financiera que azota todos los rincones del globo.

Así, mientras el Mercado del Sur (Mercosur) se reunió en Montevideo para plantear posibles soluciones a esta conflictiva situación, el presidente chino saca provecho de la misma y recorre América Latina en busca de estrechar las relaciones comerciales con el continente.

A su vez, se produjo la vigésima Reunión Ministerial Conjunta del Foro de Cooperación Económica Asia – Pacífico (APEC) con el fin de establecer las futuras acciones en torno a la crisis, la integración económica regional, la liberalización del comercio, entre otros puntos.

Estos hechos junto con las declaraciones del flamante presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, de cerrar la prisión de Guantánamo en Cuba, merecen nuestra atención.

1- Un frente de acción ante la crisis

Los países miembros del Mercado Común del Sur (Mercosur) representados por sus funcionarios y legisladores se reunieron en el foro "Encuentro de reflexión sobre la crisis financiera mundial" realizado en Montevideo, Uruguay, el lunes de la semana pasada.

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, como socios plenos del bloque y Venezuela, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia como miembros asociados, se reunieron con el objetivo principal de concertar propuestas y políticas tendientes a controlar los efectos de la crisis mundial en la región.

En este simposio, no sólo se establecieron medidas tendientes a para superar la recesión económica y financiera, sino también la creación de futuros organismos conjuntos especializados en estas temáticas.

De esta manera, los países del Mercosur plantean posibles soluciones multilaterales y regionales a los efectos de la crisis, considerando que la mejor opción es aunar fuerzas para contrarrestar las consecuencias de este proceso que tuvo repercusiones en el continente desde el primer momento en que la crisis se desató.

La reunión realizada luego de la junta del G20 en Washington, tuvo el propósito de continuar con el debate acerca del nuevo orden económico mundial que se prevé pero, esta vez, desde una mirada regional que pretende la integración de las naciones sudamericanas.

"Tenemos que adoptar una mirada común acerca de cómo se reformula la nueva arquitectura financiera mundial", apuntó Carlos “Chacho” Álvarez, ex vicepresidente de Argentina y actual titular de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur (CRPM).

En este sentido, el presidente del Parlamento del Mercosur (Parlasur), el brasileño Florisvaldo Fier, también, declaró que el bloque "debe buscar una salida conjunta a la crisis" y destacó el carácter positivo de dicho foro.

Los resultados de la Cumbre se enmarcan en un sistema de preocupaciones conjuntas por los efectos residuales de la crisis que pretenden encontrar una salida integracionista y cooperativista entre los países del vecindario.

El tejido de transformaciones mundiales desencadenó la preocupación de todos los Estados, algunos en mayor medida y otros en menor, algunos preocupados por las pérdidas provocadas y otros en busca de acrecentar los efectos positivos producidos por estos cambios, tal es el caso de China.

En este sentido, la región busca proyectar un futuro económico y financiero sustentado en la base de la unión de la región. La crisis continúa induciendo mutaciones en las relaciones mundiales, las cumbres y reuniones no cesan y las políticas a seguir que se planean son cada vez más numerosas, sólo queda esperar los resultados.

2- China busca ampliar su zona de influencia

El presidente de China comenzó su accionar sobre Latinoamérica con una gira que comenzó en Costa Rica. El objetivo de Hu Jintao es estrechar los lazos con la región tras la crisis financiera mundial que puso en jaque a la economía estadounidense y debilitó las relaciones comerciales entre la potencia hegemónica y el resto del planeta, lo que generó un nuevo sistema de relaciones.

Estos nuevos movimientos ponen en primera plana a la economía asiática, la cual pretende afianzar sus negocios con los países latinoamericanos, sobre todo, generando Tratados de Libre Comercio (TLC). Este fue el punto sobre el cual conversaron el presidente chino y su homólogo costarricense, Oscar Arias.

En el marco de la crisis, Estados Unidos pierde poder y vigencia en América Latina en cuanto a comercio y finanzas, y China se vale de esta situación para generar nuestras estrategias para consolidar su figura de potencia.

“Costa Rica es un país de peso en la Centroamérica y un socio relevante de cooperación de China en esta región” , aseveró el mandatario chino, tras confirmar once contratos multimillonarios con el país presidido por Arias.

No obstante, el principal objetivo de Hu Jintao es la firma de TLC con los países latinoamericanos, ya que éstos son vistos como vastos proveedores de materias primas en condiciones benéficas para el cada vez más fuerte y poderoso país asiático.

En este sentido, China apuesta al plato fuerte: los combustibles. En Costa Rica quedó abierta la oferta de construir una moderna refinería para atender la demanda de combustibles del Caribe y Centroamérica, con una inversión de hasta 1.200 millones de dólares, según lo afirmó el embajador chino.

Hu Jintao, luego de su paso por Costa Rica, continuó su viaje con destino a Cuba. Con este país -años atrás- firmó 16 acuerdos de cooperación e inversiones en níquel, petróleo, turismo, transporte, biotecnología, telecomunicaciones, puertos, desarrollo vial y astilleros navales. Esta vez, el objetivo es ratificar dichos tratados y reafirmar la injerencia de Beijing en la zona.

Es menester considerar que Cuba, foco de controversia y disputa para Estados Unidos, es la carta fuerte del gigante asiático en busca de irrumpir con fuerza en el escenario latinoamericano.

En pos de estos resultados, Hu Jintao continuó su recorrido hacia Perú con objetivos similares y para concurrir en la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia -Pacífico (APEC). Multilaterismo, materias primas, inversiones, nuevos mercados y la consolidación como potencia, son las palabras claves de este escenario que tiene como epicentro a China en relación al mundo Sur.

3- Otra cumbre, similares objetivos

Los países miembros del Foro de Cooperación Económica Asia – Pacífico (APEC) se reunieron el sábado y domingo pasados en Perú bajo las consignas de generar disposiciones acerca de la crisis financiera mundial.

El objetivo de la Semana de Líderes del 2008 Perú fue llegar al consenso sobre una estrategia de integración común que promueva el desarrollo sostenible de la región y comparta los beneficios entre los miembros, mediante la participación activa tanto de los gobiernos como de instituciones financieras internacionales y del sector privado.

En la vereda opuesta a la Cumbre, se encontraron las organizaciones políticas y sociales peruanas que, durante la semana, repudiaron la visita del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, por considerarlo el responsable de la situación financiera por la que atraviesa el mundo actual, entre otros males.

No obstante, los líderes de estas agrupaciones declararon que su acción no está dirigida contra la Cumbre de APEC, sino que contra la política que caracterizó al gobierno del republicano.

En este sentido, el secretario general de la Confederación General de Trabajadores de Perú (CGTP), Mario Huamán, subrayó que las manifestaciones que se lleven a cabo no afectarán el desarrollo del Foro porque ese no es el objetivo de la protesta.

A su vez, ratificó: “le damos la bienvenida a los 21 mandatarios visitantes, a excepción de George Bush” por considerarlo responsable de la crisis mundial y de la violación de los derechos humanos durante sus años de gestión en el país del norte.

Las organizaciones sociales peruanas demandaron, también, que el flamante presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, cumpla la promesa de cerrar la prisión que Estados Unidos posee en Guantánamo.

4- Nuevo presidente, nuevas promesas

Claro está que con cada campaña y asunción presidencial las promesas son las protagonistas de los discursos de los políticos. Barack Obama no fue la excepción. Es así que asumió la responsabilidad de cerrar la cárcel de Guantánamo en Cuba y procesar en tierra estadounidense y bajo las consignas de la justicia estadounidense a los detenidos que allí se encuentran.

A pesar de las diferencias ideológicas, tanto Obama como Mc Cain postularon la misma promesa. No obstante, este escenario tiene como principal actor al demócrata ya que fue quien resultó triunfador en las elecciones y es el futuro presidente de la potencia. (Ver: “La economía que se viene con Obama”. APM 10/11/2008)

Obama calificó a Guantánamo como un "capitulo triste de la historia estadounidense".

El cierre de esta “base naval” es, según el nuevo mandatario electo, “una prioridad” . Se prevé, en primer lugar, iniciar una serie de juicios a aquellos detenidos -acusados sobre todo de “terrorismo”- que se encuentran encarcelados sin condena alguna, para luego poner punto final a esa cárcel.

Obama y su equipo pretenden, por medio de este hecho, marcar una distancia con el Gobierno de Bush y dar el punta pie inicial hacia la reivindicación de las políticas hostiles de Estados Unidos en el mundo.

Habrá que esperar si las promesas se cumplen y no quedan sólo en palabras vanas de discursos propagandísticos que sólo buscan la persuasión y, una vez alcanzada, desaparecen como por obra de magia.

5- Otra señal de búsqueda de independencia

El último escenario de la semana que pasó tiene como epicentro a Bolivia, país que busca apartarse de las medidas de control dispuestas por Washington en la región y en su territorio. Específicamente, se trata de la creación de una Agencia Nacional de Inteligencia del Estado que comenzará a funcionar en 2009.

Este proyecto que se inició hace dos años, tiene el propósito de reemplazar a organismos como: Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la agencia antidrogas (DEA), a los cuales el gobierno de Evo Morales acusó de conspirar en contra de su país y ordenó el cese de sus operaciones y el desalojo de tierra boliviana. (Ver: Una decisión con fundamento, valiente y soberana. APM 10/11/2008)

El nuevo aparato de Estado estará integrado por miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional y, de acuerdo a lo expresado por el Ministro de Defensa de Bolivia, Walker San Miguel, la Agencia “suministrará la información necesaria para la protección de los recursos naturales, la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico”.

Este es un gran avance en cuanto a soberanía e independencia respecto de la fuerza estadounidense en la región. Una acción que demuestra que los Estados latinoamericanos tienen la capacidad de autoorganización para irrumpir en la lógica de control que establece Washington a través de sus organismos oficiales.

Es válido tomar como ejemplo al caso boliviano para que el resto de los países de la región sigan ese camino.

Siete días, cinco escenarios. Escenarios que merecen ser mencionados en el conjunto de una nota. Conocerlos, analizarlos y reflexionar en torno a ellos es vital para poder ser partícipe de la realidad mundial y actuar en base a ella.

*Publicado en APM.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario