Dic 1 2008
463 lecturas

Política

Cinco escenarios de la última semana: ¿Qué pasó en el mundo?

Nuria Gonzalez Rouco*

La cumbre del ALBA piensa soluciones en torno a la crisis. Rusia hace presencia en Sudamérica. Encuentros presidenciales distintos: unos para despedirse, otros para pensar juntos.

Desde el estallido en Wall Street, los temas de agenda de los presidentes del mundo giran en torno a cómo frenar las consecuencias de la crisis en sus respectivos países. Esta semana no fue la excepción. En todos los encuentros presidenciales se trató el tema de la crisis financiera.

Al único que parece no importarle la situación mundial es a George W. Bush, que está disfrutando de su período de transición y aprovechó para despedirse de su amigo, el primer ministro de Israel, Ehud Olmert.

1- Cumbre del ALBA

El presidente venezolano, Hugo Chávez, convocó a una nueva Cumbre de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) con el fin de dar una respuesta a la cumbre del G-20 que se celebró recientemente en Washington sobre la crisis mundial. (Ver: “El mismo bote pero con parches”. APM 16/11/2008)

En la cumbre estuvieron presentes los presidentes de Honduras, Manuel Zelaya, de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Bolivia, Evo Morales, así como el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit y el vicepresidente del Consejo de ministros de Cuba, Ricardo Cabrisas. Además, se invitó al presidente de Ecuador, Rafael Correa como observador.

Chávez aseguró “no ver nada nuevo” luego de la cumbre del G-20, por lo que propuso la disolución del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM). “La hegemonía del dólar tiene que acabar. Exigimos la transformación a fondo del sistema financiero mundial. La ONU debe iniciar un debate sobre la crisis mundial”, sostuvo el mandatario.

En tanto, el nicaragüense Ortega, destacó que los países del Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) tienen bases que los ubican en una posición ventajosa para enfrentar la crisis, ya que constituye “un modelo de orientación socialista, marcado por la solidaridad, la complementariedad, el comercio justo y la promoción de programas sociales como la salud y educación gratuita”.

En la declaración final, los mandatarios acordaron "el establecimiento de una zona monetaria común " que será instrumentada como un Sistema Unitario de Compensación Regional (Sucre).

Esta zona incluirá a los países miembros y a Ecuador, para lo cual se comprometieron a crear equipos técnicos que busquen los mecanismos para su implementación.

2- Uniendo neuronas en contra de la crisis

El presidente de México, Felipe Calderón, arribó a Argentina acompañado por un numeroso grupo de empresarios, con el fin de firmar acuerdos bilaterales para amortiguar el golpe de la crisis financiera.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, resaltó que "el momento nos obliga a aunar esfuerzos, instrumentos, recursos e inteligencia para, precisamente, amortiguar lo más posible estas crisis". Además, agregó que "nuestras sociedades no pueden sufrir por culpa de los errores que se cometen en otras latitudes".

En tanto, su par mexicano pidió "recuperar la confianza" y envió un claro mensaje a los hombres de negocios: "donde la ley prevalece, puede florecer la inversión".

El Secretario para América Latina de la Cancillería argentina, Agustín Colombo Sierra, en entrevista exclusiva con el programa radial de APM “Pasaporte Común”, antes de la llegada del presidente mexicano, aseguró que lo “que importa es que las negociaciones y las inversiones que van en los dos sentidos se traduzcan en producción para los argentinos, en empleo para los argentinos y en una mejor calidad de vida, eso es nuestro objetivo”.

Entre los acuerdos de cooperación, se destacan: la mutua cooperación económica, cooperación en materia del narcotráfico, apoyo mexicano a la soberanía argentina sobre Malvinas y colaboración en acceso a la información.

3- Cena de despedida en Washington

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush y el primer Ministro de Israel, Ehud Olmert, durante su encuentro de despedida, aseguraron que los “esfuerzos para la paz” entre israelíes y palestinos se mantendrán cuando ellos dejen el poder.

Bush recibió a Olmert en la Casa Blanca y le dijo: “Israel sacará provecho de tener un Estado palestino, una democracia en su frontera, que trabaja por la paz y, señor primer ministro (Ehud Olmert), esta visión sigue vigente gracias a usted".

Por su parte, Olmert agradeció el “proceso de paz” que lanzó Bush en Annapolis el año pasado y aseguró estar “orgulloso de haber participado, y continúa bajo su dirección, con su apoyo y su inspiración". Además, añadió que “una solución con dos Estados es la única vía posible para resolver el conflicto en Medio Oriente”.

La reunión no fue solamente para despedirse, sino también se habló sobre el programa nuclear iraní. Cabe recordar que Bush y su amigo Olmert acusan –sin pruebas concretas- a Irán de querer fabricar armas nucleares.

Olmert pretende sacar provecho de este enfrentamiento entre Estados Unidos con Irán, en el poco tiempo que queda, para tratar de conseguir nuevas medidas contra Irán antes de la llegada de Obama, que se ha pronunciado favorable al diálogo causando preocupación en Israel, anunciaron fuentes oficiales.

Si bien ambos mandatarios aspiran (y solo aspiran) a dejar sus gobiernos con algún éxito en el proceso de paz entre israelíes y palestinos, parece poco probable que sea posible si se tiene en cuenta que no tienen mucho tiempo. Bush abandona la Casa Blanca el 20 de enero y Olmert dejará el cargo en medio de acusaciones de corrupción tras las elecciones de febrero próximo.

4- Un ruso por Sudamérica

El presidente De Rusia, Dmitri Medvedev puso fin a su gira por Sudamérica que comenzó visitando Venezuela, Brasil, Perú y finalizó en Cuba.

El principal objetivo de Medvedev fue hacer acuerdos importantes con los países mencionados y mejorar las relaciones políticas, comerciales y militares. Muchos analistas consideran que Rusia pretende irrumpir en “patio trasero” de Estados Unidos y de algún modo disputar el liderazgo estadounidense en la región. (Ver: “La gran apuesta rusa en el tablero internacional”. APM 21/11/2008)

Antes de visitar Cuba, el jueves pasado inauguró en Venezuela, maniobras navales conjuntas en el Mar Caribe, inéditas desde el fin de la Guerra Fría; refrendó el miércoles en Brasil dos pactos de cooperación militar; y en Perú, donde acudió a la Cumbre Asia-Pacífico, firmó convenios en ese campo y de lucha antidrogas.

En este marco el presidente ruso destacó: "nunca hemos tenido realmente una presencia seria aquí (América Latina), ha sido episódica (pero ahora) nuestra cooperación podría convertirse en una gama muy amplia de áreas, incluyendo la cooperación técnica militar”.

Añadió que aunque su país tiene un "número de proyectos interesantes" en América Latina, "los que estamos realizando con Venezuela están quizás en una etapa más avanzada".

Con el presidente venezolano firmó un acuerdo de cooperación en energía nuclear y convenios para el desarrollo de proyectos en petróleo y gas, entre la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y la rusa Gazprom.

En Brasil, al que consideró el "socio más importante" de Rusia en el plano económico en la región, Medvedev y el presidente Luiz Inácio Lula da Silva acordaron convenios de intercambio de entrenamiento profesional y "adquisición de productos y servicios de defensa".

Y en Lima, el presidente Alan García estimó que la creciente presencia rusa en la región obligará al presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, a no descuidar sus relaciones con América Latina.

5- No hay tercer tiempo para Uribe

En el primero de cuatro debates, la Cámara de Diputados colombiana no aprobó el proyecto de ley de referendo que abría las puertas a una segunda reelección inmediata del presidente Álvaro Uribe.

Pero, aunque la Comisión negó la posibilidad de que Uribe siga en la Casa de Nariño por 4 años más, los diputados oficialistas creen poder revertir esa posibilidad a partir del segundo debate que se realizará antes de fin de año.

En contra de la re-reelección consecutiva en 2010 hubo 17 votos, y 16 a favor. Sin embargo, la comisión sí aprobó por 29 votos a favor y 4 en contra, la posibilidad de permitirle a Uribe presentarse en 2014.

Uribe llegó por primera vez al gobierno en agosto de 2002 y fue reelegido en 2006 para estar 4 años más a cargo de la presidencia de Colombia con un 62 por ciento de apoyo popular. Para aspirar a un segundo mandato consecutivo, Uribe debió impulsar una controvertida reforma constitucional en el Congreso, debido a que la Carta Magna impedía la reelección consecutiva.

Una vez más, se han recorrido los temas de la semana que pasó, que merecen estar en estas líneas. Seguramente, la próxima semana existirán cinco nuevos escenarios que darán vida a esta nota. Mientras tanto, es válido poder a meditarnos en los que ya existen.

*Publicado en APM.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario