Ago 9 2011
490 lecturas

Opinión

Colombia-Venezuela: nada es claro en política

Néstor Francia.*

El presidente colombiano afirmó este fin de semana que Venezuela es “un país con el cual tenemos una relación muy especial, con el cual queremos desarrollar una relación más especial”, al juramentar al empresario Carlos Cure como nuevo embajador de Colombia en nuestro país, y añadió que “Para nosotros (la relación con Venezuela) tiene una tremenda importancia estratégica”. La rebelión de la ciudadanía israelí.

Mientras Juan Manuel Santos y Hugo Chávez siguen defendiendo públicamente la nueva relación entre Colombia y Venezuela, factores del uribismo en Colombia continúan tratando de torpedearla, con el apoyo de voces desde Venezuela, como veremos. Y mientras Uribe se ve cada vez más aislado, aunque sigue teniendo importantes fichas en Colombia que seguirán actuando, sus cómplices de la derecha venezolana, frustrados porque su héroe ya no determina la política exterior del vecino país, cargan también contra Santos y la nueva relación con Venezuela.

Es el caso de la ultraderechista Beatriz de Majo, una especie de embajadora contrarrevolucionaria en Colombia, quien ironiza de la siguiente manera en su columna de El Nacional:

“‘Mire usted su merced, no me cree problemas con el toro ahora que está mansito. No vamos a atizar un fuego que me costó tantísimo apagar’…Eso, o algo similar le debe haber comentado Juan Manuel Santos a su ministro de la Defensa cuando de viva voz el comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, el almirante HYPERLINK "http://bit.ly/orrvis"Edgar Cely, dijo a Radio Caracol esta semana que las FARC y el ELN siguen vivitos y coleando del otro lado del Arauca… ‘

‘Mándeme a callar a ese hombre y vea usted qué le declara a la prensa para tranquilizar al país y para no alarmar a los venezolanos’, habría continuado el mandatario, lleno de preocupación porque pueda írsele al cuerno la bien trabajada filigrana de las relaciones con Venezuela, que es frágil como un cristal".

Es decir, la Majo no vacila en poner a Santos como una especie de pusilánime que no responde a intereses geopolíticos evidentes (Uribe estaba aislando a Colombia en el contexto suramericano) sino que le teme a la “ira” de Chávez”. En su banalidad incurable, esta conspicua representante de la contrarrevolución y el rastacuerismo pro yanqui, pone en la cabeza de Santos las pendejadas de la mediocre oposición  y continúa en su patética fantasía:

“Ahora menos que nunca conviene que prendamos una mecha… imagínese, su merced, que en medio de sus malestares -los físicos y los políticos- el comandante la emprenda con los vecinos colombianos para despistar o para distraer”. Presa de su delirio antichavista, la Majo propone sus deseos como sustitutos de la realidad: “Pero el cuento no se lo cree nadie y la desmentida pública del ministro Rivera a la máxima autoridad militar debe estar causando profundo malestar dentro de los uniformados colombianos…Es que las fuerzas armadas de cualquier país, con una vocación patriótica comprobada, llaman al pan, pan y al vino, vino cuando se trata de la seguridad nacional”.

Así como la derecha pone sus maltrechas esperanzas en una lánguida aspiración de divisiones insalvables en  nuestra Fuerza Armada, proyecta hacia Colombia tales veleidades y sueña con que los militares colombianos le enmienden la plana a Santos y vuelvan los “tiempos dorados” cuando Uribe le llevaba agua al molino de la contrarrevolución venezolana lanzando acusaciones contra nuestro país a diestra y siniestra.

Evocando esos tiempos, la estólida articulista afirma que “Y eso fue lo que le pasó a Cely cuando constató que la presencia guerrillera en suelo venezolano no se diferencia ni un ápice de lo que el ex presidente Uribe le mostró a la OEA en julio del año pasado: coordenadas geográficas con el emplazamiento preciso de campamentos guerrilleros”.

Lo importante de este artículo de Beatriz de Majo es que plantea sin rubores lo que piensa la generalidad de los opositores venezolanos,  aunque han optado por callar ante las pataletas de Uribe y las aclaratorias de Santos. Las declaraciones anti venezolanas de César Pérez Vivas son la excepción que confirma la regla: la contrarrevolución electoral no puede andar con esas metidas de pata, así que prefiere pasar bajo la mesa.

En el sector que importa: el de los pueblos

Entretanto, las “mecas” la derecha venezolana están en problemas económicos y políticos: la “hecatombe” de Estados Unidos, la rebelión educativa en Chile, junto a la caída libre de la popularidad de Sebastián Piñera, y para rematar, el pueblo israelí alzado contra Netanyahu. La rebelión mundial de los pueblos sigue adelante en medio de la notable decadencia del capitalismo, el sistema todavía dominante.

Sobre el caso israelí, se informó que cerca de 250.000 ciudadanos se manifestaron el sábado por la noche en Tel Aviv y otras ciudades de Israel para reclamar “justicia social”, con pancartas que incluyeron una que rezaba “esto es Egipto”, en referencia al movimiento popular que logró derrocar al presidente Hosni Mubarak. Entre las demandas de los manifestantes figura la construcción masiva de viviendas de alquiler a bajo precio, el alza del salario mínimo, la imposición a los apartamentos desocupados y la escuela gratuita para todas las edades. Todas consignas de índole social.

Sobre las protestas, el periodista israelí Ben Caspit escribió: “Ni izquierda, ni derecha, ni centro, ni marginales. Es el pueblo de Israel que está disconforme con el sistema injusto que permite a una minoría ir de parranda a cuenta de las masas aplastadas”. Es la irreparable falla tectónica del capitalismo. La nave de la burguesía sigue haciendo aguas por doquier.

Esta crisis del capitalismo les tiene los pelos de punta a todos los dolientes del sistema enfermo de muerte. Por una parte, el G20 estudia emitir una declaración conjunta para tratar de disminuir el impacto en los mercados de la rebaja de la nota de la deuda estadounidense por parte de la agencia Standard & Poor’s, según aseguró ayer el Ministerio de Finanzas surcoreano. El viceministro de esta cartera surcoreana, Choi Jong-ku, fue uno de los participantes de la teleconferencia urgente celebrada el sábado, en la que se debatió la elaboración del documento. “Aunque aún no está confirmado, (los países del G20) están estudiando la divulgación de una declaración conjunta antes de la apertura de los mercados financieros asiáticos”, dijo un funcionario del Ministerio de Estrategia y Finanzas surcoreano, y agregó que “Si la declaración se emite de manera que aumente la confianza de los inversores hacia los bonos estadounidenses, eso podría contribuir a la estabilización del mercado”.

También cunden los nervios en el G7. Altos funcionarios de Finanzas de ese grupo de países capitalistas industrializados acordaron que los titulares de dicha cartera mantengan conversaciones sobre la estabilidad de los mercados ante los problemas de deuda globales, según se informó. Se espera que los responsables de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G7 —Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Japón— mantengan una teleconferencia antes de la apertura de las bolsas asiáticas el lunes.

Igualmente el consejo de gobernadores del Banco Central Europeo (BCE) celebró hoy una teleconferencia con carácter extraordinario para discutir sobre la compra de deuda soberana de España e Italia, que han sufrido ataques especulativos en las últimas semanas.

Mientras, factores mediáticos y de opinión de la derecha latinoamericana al servicio del Imperio están actuando para aminorar el impacto de la dura situación por la que pasa Estados Unidos, tratando de morigerar sus efectos políticos. El sábado CNN en español entrevistó a dos “expertos” mayameros. Uno de ellos se salía un poco del libreto y decía cosas no del todo optimistas. Entonces el moderador se encargaba de cortarlo y tirarlo para otro lado. El otro “experto”, que en todas sus intervenciones buscaba amainar la imagen de desastre en la economía yanqui, hablaba libremente para beneplácito del sirviente que moderaba el programa.

Otro ejemplo es un artículo de Moisés Naim, ex ministro de Carlos Andrés Pérez que no disimula para nada su condición de pitiyanqui, donde se trata de consolar a los dolientes con un forzado optimismo erigido sobre medias verdades. He aquí fragmentos del artículo, que intenta tranquilizar al colectivo de colonizados exponiendo las “razones” para no preocuparse por el destino del Imperio:

“Primero. Wall Street, el Pentágono, Hollywood, Silicon Valley, las universidades y otras fuentes de donde emana el poder estadounidense siguen sólidas. La Bolsa ha caído y habrá recortes presupuestarios que afectarán a sectores como las Fuerzas Armadas, por ejemplo. Pero aun así, la actual ventaja de EE UU sobre sus rivales es tan enorme que esos recortes no lo desplazarán del primer lugar. Ejemplo: solo su flota de guardacostas tiene más navíos que todos los barcos de las 12 marinas de guerra más grandes del mundo. No es en vano que EE UU gasta más en defensa que los demás países. En el resto de las áreas estratégicas, la superioridad estadounidense sigue siendo indiscutible…

"Segundo. El poder absoluto no importa. Lo que importa es el poder relativo respecto a los rivales. Aunque EE UU pueda estar declinando en poder absoluto, sus competidores también tienen problemas y se enfrentan a difíciles amenazas internas y externas, políticas y económicas…

"Tercero. La demografía. En casi todos los países ricos la población crece muy lentamente o disminuye. En EE UU aumenta. Además, continúa siendo el polo de atracción de talento más poderoso del mundo. También es el país que más rápido integra y mejor provecho saca de los inmigrantes, especialmente de los mejor formados…

"Cuarto. Cuando el mundo entra en pánico financiero y los inversionistas buscan un refugio seguro para sus ahorros, ¿adónde se dirigen? A EE UU. Cuando todas las Bolsas se despeñaron, el apetito por comprar bonos del Tesoro estadounidense batió récords. Fue tanta la demanda de esos bonos, que su rendimiento cayó al nivel más bajo de la historia. A los inversores no les importó que su capital fuese mínimamente remunerado ya que su prioridad era asegurarse de que estaban colocando su dinero en las arcas de un Gobierno que no les dejaría de pagar.

"Sorprendente, ¿no? Estamos hablando del mismo Gobierno y los mismos bonos cuya solvencia está siendo ferozmente cuestionada. Ni siquiera el hecho de que la calificadora de riesgo Standard & Poor’s haya degradado los bonos soberanos de EE UU produjo una fuga de capitales…

"El mercado financiero mundial dio una respuesta contundente a quienes mantienen que el lamentable debate en Washington sobre el límite de la deuda hizo un daño irreversible al crédito estadounidense. Esa idea puede resultar bien en editoriales y tertulias radiofónicas. Pero quienes saben de dinero, la despreciaron olímpicamente. Los inversores hablan con decisiones, no con palabras. Y sus decisiones señalan que ellos creen que EE UU sigue siendo el país más seguro del mundo”.

El resumen de estos fragmentos es, a grandes rasgos, el siguiente: “Sí, hay problemas, pero no nos preocupemos, porque nuestro imperio todavía aguanta” ¿Alguien ha dicho que el imperio se derrumba mañana? Por supuesto que no, pero la caída de las bolsas y el temor de inversores y políticos demuestran que el valium mediático que recetan CNN y Naim no es más que el recurso del avestruz que esconde la cabeza bajo tierra.

Según una encuesta de la misma CNN, el 77% de los estadounidenses piensa que los políticos que ocupan cargos electos en Washington se han comportado como “niños malcriados” en la crisis del techo de la deuda. Solo el 17% piensa que se han mostrado como “adultos responsables”. El 84% desaprueba la forma de trabajar que tiene el Congreso. El capitalismo está en graves problemas, no solo económicos, sino también políticos y sociales, como lo demuestran las situaciones de convulsión en América Latina, en el Medio Oriente, en Europa y en el propio Estados Unidos.

Naim, finalmente, se refiere a la causa de sus tormentos: tanto desde la ultraderecha como desde la izquierda hay muchos haciendo peso para que el barco se hunda. Unos para tratar de cambiar el mando como vía para preservar el sistema, otros que queremos que la nave de la muerte no siga a flote, y podamos cambiar los derroteros del mundo. Así cierra Naim su “homework”:

“La influencia de ideas radicales y destructivas será transitoria. El ascenso de grupos con ideas extremistas que súbitamente adquieren una influencia significativa y dominan la escena política para después desaparecer con igual rapidez, es un fenómeno recurrente en EE UU. El macartismo o los diversos movimientos populistas son algunos ejemplos de esto. Ross Perot es otro. Y el Tea Party será uno más.

¿Afronta EE UU enormes problemas? Sí. ¿Está debilitado? Sí. ¿Más que otros países? No. ¿Seguirá siendo en el futuro previsible el país más poderoso del mundo? Sí”.

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario