Jun 17 2008
292 lecturas

EconomíaPolítica

Comprendiendo el plan de “Reimpulso productivo, la inversión es Venezuela”

Alexis David Mujica M.*  

“La economía debe estar al servicio de la política: hay que politizar la economía y también hay que socializar la política, ya que ésta debe colocar por delante los grandes intereses de la sociedad.” , dijo el Presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías) al lanzar el plan "Reimpulso productivo, la inversión es Venezuela·.
 
Este miércoles 11 de junio,  Chávez  lanzó en cadena nacional, acompañado por una nutrida representación de pequeños, medianos y grandes empresarios privados, un plan llamado “Reimpulso productivo, la inversión es Venezuela". En dicho acto, hizo una serie de anuncios de carácter económico que buscan abatir la inflación, disminuir el desempleo, aumentar la producción, mejorar la distribución del ingreso y transmitir confianza a ése sector tan importante para el desarrollo nacional; los cuales merecen ser analizados en su justa dimensión y a la luz de los hechos.
 
Sobre todo, porque al día siguiente se produjeron en el país y el resto del mundo una serie de reacciones y declaraciones que buscan montar una realidad paralela, trayendo a colación argumentos baladíes, literalmente halados por los cabellos, que buscan menospreciar la dimensión de estos anuncios acusándolos de electoreros, oportunistas, insignificantes, inútiles, que sólo sirven para los importadores y muchos otros calificativos. Una búsqueda delimitada en INTERNET con las palabras “reimpulso productivo” de todas las noticias de ese día, serviría para confirmar lo que decimos.
 
El Presidente, comenzó su alocución haciendo un análisis acerca de la situación económica mundial dominada por los temores de una recesión profunda en Norteamérica y Europa, los elevados precios del petróleo, la escasez mundial de alimentos y la agroinflación, la devaluación del dólar, las crisis en los mercados financieros internacionales y la entrada de nuevos actores en el escenario internacional que pareciesen destinados a sustituir la hegemonía económica estadounidense como son: China, India y Rusia; señalando también que a ningún país le convienen estos problemas. No obstante, explicó que a pesar de todo el conjunto de situaciones que afectan a gran parte del mundo, Venezuela es mucho menos dependiente y vulnerable respecto a los vaivenes económicos internacionales, todo esto por seguir una política autónoma e independiente sin subordinación a ninguno de los grandes centros de poder hegemónicos.
 
Seguidamente, hizo referencias teóricas de autores reconocidos con respecto a diversos elementos de la economía política, donde estableció la necesidad de politizar la economía para romper con ese absurdo mito de que el mercado, con su mano invisible, solucionará todos los problemas de la sociedad. Esgrimiendo elementos concretos como la subordinación de la producción económica al control social y explicando con palabras sencillas que la Revolución Bolivariana y su Nuevo Modelo Productivo Socialista “no niegan el mercado, sino el libre mercado”, es decir, contra lo que se lucha es con la supeditación de las necesidades macrosociales a los designios e intereses del capital. Todo esto en un entorno armónico y cordial con los empresarios, que tuvo como fines, según palabras del máximo mandatario, que no le tuvieran miedo al socialismo del siglo XXI y concretar la alianza estratégica en pro del interés nacional, la cual estará centrada en el desarrollo de áreas económicas estratégicas que necesitan del concurso y la participación del sector privado nacional como son: la producción y distribución de alimentos, la agroindustria, la petroquímica, la construcción de viviendas e infraestructuras, el gas, el financiamiento y el desarrollo productivo aguas abajo.
 
Así las cosas, pasamos a indicarles de manera bastante resumida los anuncios realizados por el Presidente Chávez:
 
Política industrial
 
 Con estas medidas y la concreción de la alianza Estado-Empresarios-Pueblo, se espera rescatar y elevar la producción de bienes y servicios nacionales. En este sentido, se informó (1°) la creación de un fondo para el fomento productivo de los sectores estratégicos, que constará de US $ 1.000 millones formado en 50% por recursos provenientes del impuesto a la ganancia súbita y lo demás del Fondo de Inversión Chino Venezolano, con la finalidad de destinarlo a proyectos nuevos propuestos por el sector privado; (2°) la reactivación de las ruedas de negocios, las cuales fueron suspendidas por el Gobierno y que en su momento rindieron beneficios para el sector productivo al darle posibilidades de conseguir nuevos mercados nacionales e internacionales; (3°) el reimpulso del programa fábrica adentro, que es un programa bandera del Ministerio del Poder Popular de Industrias Ligeras y Comercio cuya finalidad es el rescate y fortalecimiento del sector industrial nacional, a través de asistencia técnica y financiera; (4°) el reforzamiento de las compras del Estado; y (5°) la conformación de la red de empresas de producción social, donde se espera la asociación del empresario privado con el Estado y los sectores de la economía social a través de figuras como las empresas de propiedad mixta.
 
Política agrícola
 
Como sabemos, el mundo enfrenta una crisis global de alimentos compuesta por una combinación de baja oferta de productos alimenticios, agroinflación y utilización de alimentos para agrocombustibles. No obstante, gracias al enorme subsidio que el Gobierno dedica a la alimentación de los venezolanos, no estamos sintiendo los rigores de esta situación pero debemos protegernos de la única manera posible: aumentado la producción en el campo y la capacidad de procesamiento; así como mejorando los mecanismos de distribución y supervisión de la cadena de comercialización. De esta manera, el plan de reimpulso productivo dispone en el plano agropecuario de las siguientes medidas: (1°) el “Plan Cosecha Segura”, que ampliará el subsidio directo sobre los costes de producción con un aporte de Bs. F 76 millones y el establecimiento del precio mínimo de referencia para la cosecha de girasol y soya, buscando garantizar un margen de rentabilidad razonable a los productores siempre que los precios mínimos de estos productos desciendan de cierto margen; (2) el “Plan Deuda Cero”, consistente de la condonación de la deuda del P4 de aquellos productores agrícolas que se vieron imposibilitados de cancelar la deuda adquirida con FONDAFA en 2004, beneficiando a mas de 25 mil productores por un total de Bs. F 240,7 millones, y de un “Plan de Alivio de Deuda” para aquellos agricultores que por externalidades mantengan deudas con la banca pública y privada, esto no implica eliminación del endeudamiento sino reestructuración, todo esto buscando devolver el perfil financiero de los productores beneficiados; (3°) el “Plan Café, Segunda Etapa”, el cual es un programa bandera del Ministerio de Poder Popular de Agricultura y Tierras que busca incrementar la capacidad de producción y procesamiento de café.
 
Política cambiaria
 
Centrada en lo que el Presidente llamó “nueva etapa de CADIVI”, la entidad que administra las divisas, lo que implica la flexibilización de los requisitos para la adquisición de divisas a aquellas empresas que requieran materia prima e insumos y bienes de capital (maquinarias para la producción) y que tengan solicitudes menores o iguales a US$ 50 mil; además de la reducción substancial de los tiempos de respuesta de la aprobación de divisas a los sectores económicos nacionales.
 
POLÍTICA TRIBUTARIA: Eliminación del Impuesto a las Transferencias Financieras (ITF), ya que al ser impuesto sumamente regresivo ha tenido, según declaraciones del Superintendente Nacional Tributario, una incidencia de 3% de la inflación acumulada del año.
 
Todas estas medidas, como pueden observar, buscan agilizar y facilitar la producción del sector empresarial privado nacional y pueden convertirse en la mejor estrategia para la lucha contra la inflación. Ahora bien, vista las medidas por ustedes amigas y amigos ¿quién puede afirmar que se busca promover la importación o que se trata de un plan sin impacto real como Fedenaga, Fedecámaras, Coknseciomercio, Conindustria y unos cuantos economistas de la derecha pretender hacernos creer? ¡Hay que ser bien enfermo! Máxime, si se considera que hace sólo unos pocos años muchos de los actores empresariales trataron de derrocar la Revolución Bolivariana, con todo y eso el Gobierno los llama a conversar a todos sin excepción ¡Tremendo estadista y político tenemos por Presidente! Ahora sólo resta que el compromiso sea lo suficientemente fuerte como para convertirse en desarrollo y progreso para la nación, la oportunidad está dada.
 
*Economista y profesor universitario

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario