Jun 3 2005
365 lecturas

Cultura

Costa Rica: asedio contra “Fronteras”

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La publicación, como algunos sabrán, es un proyecto de extensión propuesto por quien esto escribe, con el apoyo del Lic. Francisco Rodríguez Barrientos, en la Sede San Carlos del Instituto Tecnológico de Costa Rica en 1994. Desde entonces, he tenido la responsabilidad editorial de la misma.

Su primer objetivo fue convertirse en un espacio para dar a conocer las distintas investigaciones que veníamos realizando en torno al ámbito de las culturas populares.  Pero, a medida que fue desarrollándose el proyecto –a partir del tercer número, básicamente–, fuimos percibiendo la existencia de un vacío en cuanto a revistas culturales costarricenses y centroamericanas, que mantuvieran un perfil intermedio entre la revista especializada y la revista popular, formato que perseguíamos desde el principio.

Así, además del énfasis antropológico, histórico y sociológico, nos fuimos abriendo a otros como el de la literatura y el arte en general. Por otro lado, se inicia la recepción de colaboraciones de distintos países centroamericanos, más tarde latinoamericanos y por último europeos, a los cuales, imprevistamente, fue llegando la revista gracias a amigos y colaboradores.

foto
El proyecto se amplió. La revista sostiene canje e intercambio con más de 100 publicaciones, organizaciones e instituciones, solamente en América Latina.

El año pasado, por razones de salud, se me trasladó al Centro Académico de San José, y, por supuesto, la revista también como parte de mi responsabilidad y carga académica, dado que se considera un proyecto de extensión institucional. Hoy, dos o tres excompañeros del Departamento de Vida Estudiantil de San Carlos (DEVESA) de la Sede San Carlos, donde laboré por 12 años, plantean y proponen “regresarla”.

Lo peligroso de la propuesta es, reitero, que no esgrime ningún argumento de fondo que la sustente, siquiera una crítica profunda al contenido y/o a la línea editorial, mucho menos una contrapropuesta conceptual o de diseño, por lo que bien podría pensarse que, más que apoderarse de la dirección de la misma, o además de eso, desean torpedear y destruir una publicación, al menos en su actual formato y perspectiva de espacio cultural de encuentro para las culturas populares y las expresiones artístico-literarias alternativas y notables de Centro y Latinoamérica.

Porque se debe subrayar que Fronteras no es solamente una publicación, al menos pretende ser más que eso. En su ascendente trayectoria se ha convertido en un espacio de encuentro cultural regional y latinoamericano. Así, hemos organizado los Congresos Nacionales de las culturas populares (cuatro en total); creado los Encuentros Centroamericanos de poetas y escritores centroamericanos (Originalmente de Nicaragua y Costa Rica, cuatro en total, dos en Costa Rica, uno en Nicaragua y otro en El Salvador); los Miércoles de Poesía (actualmente en desarrollo en el Centro Académico de San José), entre otros hechos.

foto
Igualmente hemos sostenido coediciones y coproducciones como la Antología Poesía de Fin de Siglo: Nicaragua Costa Rica, con financiamiento de la UNESCO e instituciones ticas y nicas, los Cuadernos de la Cultura Popular con el Centro Cultural Español y la Cooperación Iberoamericana, y la memoria del II Encuentro de Poetas Tico-Nicas: La Frontera, financiado por la Vicerrectoría de Investigación y Extensión (VIE) del TEC, entre otras publicaciones. De tal suerte que Fronteras es un espacio sociocultural que trasciende sus propias fronteras, espacio que ha costado tanto sostener y posicionar en el ámbito nacional, centro y latinoamericano, debido al escaso margen de maniobra que permite su exiguo presupuesto, el cual dicho sea de paso, la dirección del DEVESA no quiere trasladar a la unidad académica donde laboro ahora, alegando trasnochadas fórmulas administrativas.

Sirva este artículo como denuncia de las oscuras intenciones de un par de cabezas calientes que bien podrían dar al traste con uno de los proyectos de comunicación cultural más importantes con que cuentan el ITCR y el país. Pero también como una voz de defensa ante la embestida de la ignorancia, la envidia y la infamia de los “serruchadores de piso” de turno que no soportan que las cosas se hagan bien en un medio tan propenso a la mediocridad y a la insensatez.

———————————-

* Escritor y director de la revista Fronteras del ITCR.

Caza del poeta (Andrómeda, San José de Costa Rica, 2005) es su último libro publicado.

Ediciones del Leopardo publicó en Buenos Aires, en 2003, su novela Los ojos del antifaz, que puede leerse gratuitamente en la biblioteca virtual Wordtheque (www.wordtheque.com/pls/wordtc/new_wordtheque.w6_start.doc?code=53869&lang=ES).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario