Feb 20 2011
406 lecturas

Política

Crisis en medio oriente: Docenas de libios mueren tras represión en Benghazi

saurysur,agencias
Las protestas antigubernamentales se intensificaron hoy por quinto día consecutivo en el noreste de Libia, en tanto que docenas de manifestantes murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en la ciudad de Benghazi, en donde miles de opositores asistieron al sepelio de unas 30 personas abatidas el viernes.

Docenas murieron, no 15, sino docenas. Estamos en medio de una masacre aquí, dijo un testigo contactado en Benghazi, la segunda ciudad del país, luego de las protestas de este sábado. Indicó que francotiradores dispararon a manifestantes desde un complejo al que se habían replegado. De hecho, el viernes se contabilizaron 24 muertos en la citada ciudad, según fuentes médicas y de prensa.

Residentes de Benghazi, ciudad portuaria a mil kilómetros al este de la capital libia, participaron en el sepelio de unos 30 opositores que murieron en la represión del viernes de las fuerzas de seguridad. El clérigo Abellah Warfaili dijo a Al Jazeera haber contado 16 cadáveres, la mayoría con impactos de bala en la cabeza y pecho, y que tanques del ejército aplastaron a dos personas.

Según el jefe de redacción del periódico Quryna, Ramadan Briki, que citó fuentes de seguridad, una multitud que quería participar de los funerales de los manifestantes la víspera, tomó por asalto el sábado una guarnición militar que se encontraba en el camino al cementerio.

Los manifestantes lanzaron cócteles molotov en dirección de la guarnición, según la misma fuente. Los militares respondieron con balas reales matando a unos 12 manifestantes y dejando un gran números de heridos. Otros reportes dicen que manifestantes también tomaron el aeropuerto de Benghazi.

Este sería, según la misma fuente, el tercer ataque contra el destacamento desde el martes, día en que comenzaron las manifestaciones contra el régimen de Muamar Kadafi, en el poder desde 1969, que parecen haberse convertido en una insurrección general en el este del país.

De última hora, la emisora CNN citó a un testigo en una ciudad no identificada en Libia diciendo que un amigo lo llamó desde un hospital y le dijo que allí fueron recibidos hoy 200 cadáveres. La emisora británica BBC mencionó a testigos para reportar que tropas de elite dispararon en la mañana contra una nueva protesta en Benghazi.

A su vez, una mujer dijo a Al Jazeera que soldados dispararon con munición y emplearon bazukas contra manifestantes y viviendas. La emisora árabe añadió que al menos 150 personas habían ingresado a los hospitales, entre heridos y muertos, y que mercenarios africanos habían sido vistos en Benghazi.

La organización no gubernamental Human Rights Watch, con sede en Nueva York, estimó que el balance total es de 84 muertos: 35 el viernes en Benghazi y otros 49 el jueves (de ésta última cifra, 20 en Benghazi, 23 en Al Baida, tres en Ajdabiya y tres en Dernah). Sin embargo, habría que agregar al total de 84 las víctimas aún no precisadas de este sábado.

Las fuerzas de seguridad de Kadafi están disparando contra ciudadanos libios y matando a decenas sólo porque piden cambios y exigen responsabilidades, dijo Joe Stork, vicedirector del grupo estadunidense para Levante y norte de África.

En un comunicado, exhortó al régimen a permitir las protestas pacíficas, parar los ataques a manifestantes y protegerlos de los grupos armados oficialistas.

El fiscal general de Libia, Abdelrahman Abar, ordenó una investigación sobre la violencia ejercida en ocasión de las manifestaciones contra el régimen, indicó una fuente fidedigna.

El fiscal ordenó investigar las razones y el balance de los acontecimientos en algunas ciudades, e instó a acelerar los procedimientos para juzgar a todas las personas culpables de muertes o saqueos, agregó sin brindar más detalles la fuente, que pidió el anonimato.

Egipto: miles de obreros siguen en paro
Por un país laico, coreaban los manifestantes convocados a través de la red social Facebook, Parad vuestros actos extremistas, Laicidad = libertad y tolerancia, se podía leer en las pancartas que agitó la multitud en la avenida Habib Burghiba, epicentro de la protesta del 14 de enero, que derrocó al presidente Zine Abidine Ben Alí.

Hemos convocado esta manifestación para mostrar que Túnez es un país tolerante que rechaza el fanatismo, y reforzar la laicidad tanto en la práctica como en la ley, dijo Sofian Churabi, un bloguero de 29 años.

Decenas de islamitas trataron el viernes de prender fuego a una calle donde trabajaban prostitutas, y el viernes de la semana anterior unos musulmanes también gritaron consignas antisemitas en la Gran Sinagoga de Túnez.

Frente a la embajada de Francia en Túnez, al menos 500 tunecinos se manifestaron para reclamar la partida inmediata del recién designado embajador de Francia, Boris Bouillon.

Boillon, de 41 años y estrecho colaborador del presidente francés Nicolás Sarkozy, es objeto de críticas públicas debido a su comportamiento agresivo con una periodista.

Durante un encuentro con los medios, el 17 de febrero, el embajador rechazó de mala manera una pregunta de la reportera sobre la actitud de Francia durante la revuelta en Túnez. Un video de lo ocurrido se difundió rápidamente en Internet.

El embajador ofreció disculpas públicas y declaró que en lo sucesivo deberé hablar de forma mucho más educada.

Muchos tunecinos sienten recelo de Francia por su cercanía con el gobierno de Ben Ali. A la ministra francesa de Exteriores, Michellle Alliot-Marie, se le acusa de haber tenido relaciones estrechas con antiguos hombres de confianza del régimen.

Alliot-Marie ofreció apoyo policial a Ben Ali contra los manifestantes durante las protestas multitudinarias, e inclusive pasó sus vacaciones en Túnez entre Navidad y Año Nuevo. En esos días sus padres sellaron un negocio inmobiliario con un socio de un cuñado de Ben Ali.

En tanto, la amnistía general para los prisioneros políticos decretada por el gobierno de transición entró en vigor este sábado después de que el presidente promulgara el decreto ley, según la agencia oficial Tap.

En Montreal, Túnez exigió a Ottawa que los bienes valorados entre 10 y 20 millones de dólares –según medios locales– del clan del ex presidente Ben Ali en Canadá sean congelados, y pidió la extradición de Belhassen Trabelsi, cuñado de Ben Ali y poderoso hombre de negocios, que llegó a Montreal el 20 de enero.

En Bruselas, la Unión Europea anunció que lanzará este domingo una misión de asistencia a Italia para ayudar a enfrentar el flujo de inmigrantes provenientes de Túnez, en isla de Lampedusa, y a vigilar sus fronteras.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario