Jul 7 2010
400 lecturas

Opinión

Cuba: los presos, la posición común, Moratinos, Rodríguez y el Cardenal

Manuel Alberto Ramy.*

Visto el titular todo parecería un embrollo. No lo es. La visita del canciller español Miguel Ángel Moratinos, que siempre ha sido importante, puede servir como punto para percibir con mayor claridad que el tema de los opositores presos —sin menguar un ápice las buenas intenciones de los involucrados— y el objetivo de modificar la posición común de la Unión Europea están íntimamente relacionados.

Se trata de política que contiene reales factores humanos. Y éste factor humano es el dispositivo que tal vez ponga a funcionar la estera y brindar beneficios a todos:

– Al actual gobierno español, que ha mantenido una línea de diálogo y apertura hacia Cuba, le reforzaría esta opción tanto en el plano de la política interna, en el que sus opositores han intentado convertir el tema Cuba en política doméstica, así como en el ámbito internacional y específicamente de la Unión Europea, al despojar de algunos argumentos a sus críticos.

– Para La Habana, de abrirse el bloque europeo, sería un producto del diálogo respetuoso con una institución cubana (iglesia católica de la Isla), no con un país o bloque de países, y le facilitaría un escenario internacional más potable, sereno, muy adecuado cuando asume con prudencia un proceso identificado como de "actualización" del conjunto de su proyecto político. La "actualización", aunque cauta y gradual en su implementación, traerá a corto y mediano plazo consecuencias que alterarán al conjunto de la sociedad y, quizás, hasta nuevas formas de relación de ésta con el gobierno y el estado.

– A la iglesia católica le aumentaría su autoridad y prestigio como institución capacitada para el diálogo y la mediación.

¿Cuál es el factor o nudo gordiano a romper?

Los presos, como empeño de humanidad, y también por su impacto político como ingrediente para variar la posición común de la Unión Europea establecida en 1996 y que prácticamente redujo al mínimo sus relaciones con la isla. Este objetivo está presente en todas las entrevistas sostenidas por Moratinos. Primero fue con el canciller cubano Bruno Rodríguez en horas de la mañana de ayer y posteriormente con el cardenal y arzobispo de La Habana, Jaime Ortega.

Durante su cita con Rodríguez, realizada en la cancillería habanera, ambos diplomáticos pronunciaron palabras y oraciones claves relacionadas con el posible impacto político internacional.

Miguel A. Moratinos: "Creemos que ha llegado el momento, como siempre ha defendido el gobierno español, de superar la Posición Común, de trabajar hacia una relación bilateral mucho más estructurada, mucho más intensa, en donde se reflejen las aspiraciones de las dos partes, de la Unión Europea y de Cuba  (… ) a través del respeto y los avances en toda la situación política, económica, social, poder conducir el futuro de las relaciones entre Europa y Cuba de  forma positiva.

“Estoy convencido de que las jornadas trabajo de  visita en Cuba  serán positivas, serán exitosas, tanto para Cuba como para España, y que lógicamente también nuestros socios europeos consideraran que ha sido una buena visita y por lo tanto nos permitirá trabajar para levantar definitivamente esa posición común".

Bruno Rodríguez: "…lo recibo en un momento muy promisorio, convencido de que su visita será un éxito y será provechosa en este proceso que ocurre entre España y Cuba y que espero que tenga efecto también en las relaciones entre Cuba y la UE, una vez que se remueva el obstáculo insalvable (… ) que constituye la existencia de una posición común injusta unilateral, injerencista y que reconocemos el esfuerzo de la presidencia española de la Unión Europea por propiciar una mejor relación entre la Unión y nuestro país".

Durante su visita al cardenal Jaime Ortega, efectuada en la sede del arzobispado habanero, las referencias hicieron más evidente la relación entre la liberación de presos y una posible reacción positiva por parte de la Unión Europea.

Miguel A. Moratinos: "… creo que estamos muy satisfechos de la labor que  está llevando a cabo la iglesia católica cubana en su  dialogo con las  autoridades cubanas y esperamos lógicamente que ese trabajo pueda dar resultados.

El gobierno español esta lógicamente apoyando, acompañando todas las actividades y actuaciones del cardenal Ortega y la iglesia católica".

Cardenal Ortega: "Agradezco a él (Moratinos) también su opción por este dialogo con Cuba, por esta postura más bien de comunicación y puente con nuestro país, que es lo que da esperanza de futuro.

“Estamos en un momento en que tenemos que mirar ese futuro con esperanza y creo que se reafirma con su visita la esperanza, que ya hemos anunciado anteriormente, acerca de estos temas de los prisioneros y de todo lo que tenga que ver con un avance en la presencia de Cuba en el contexto mundial, positivamente considerado, por ejemplo en todo esto que él ha propugnado siempre con respecto a la Unión Europea".

El tema opositores presos

Salvo el cardenal Ortega, Moratinos y Rodríguez se abstuvieron de mencionar a los opositores presos, aunque Moratinos sí hizo clara referencia al diálogo que con esta finalidad primaria sostienen la iglesia y el gobierno cubanos. Pero ese tema subyace y es apreciado en el clima–ambiente. Y viajó en el viento de cola que impulsó la visita del jefe de la diplomacia española: autoridades gubernamentales de Francia e Italia coincidían en abrir puertas ante la eventual excarcelación de un número impreciso de opositores presos. Esas manifestaciones son impropias de no existir probabilidades para consumarse.

Mientras, en La Habana, esta corresponsalía recibía informaciones de que más de una decena de presos políticos ya habían sido sometidos a exámenes médicos y entrevistados con vistas a su posible excarcelación, e incluso las autoridades penitenciarias les han preguntado acerca de su disposición a salir del país.

* Periodista.
En http://progreso semanal.com

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario