Sep 8 2004
423 lecturas

Cultura

David cumple 500: el más hermoso del mundo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoLa miró terminada, dicen, en el mes de abril de 1504: más de cuatro metros de altura.

La ciudad de Florencia celebrará durante dos meses los 500 años de la obra realizada por Miguel Ángel Buonarroti. Nada de la personalidad descrita como terrorífica por algunos de sus contemporáneos se descubre en el mármol; la “terribilità” de su carácter no se advierte en la grandiosa desnudez del pastor que enfrentó al gigante.

Los festejos partieron hoy, miércoles, en el Palacio Viejo -edificio del siglo XIV a la sombre de cuyos muros caminó el artista- sede del municipio de Florencia, donde la actriz Lucia Poli dará lectura a algunas crónicas del siglo XVI de Giorgio Vasari y Luca Landucci, dos conocidos artistas florentinos que fueron testigos de la develación de la estatua ante los ciudadanos de Florencia el 8 de septiembre de 1504.

Acaso medio milenio después de haberse concebido David no sea ajeno a nuestra contemporaneidad; representa la fuerza, la ira, la libertad, la tensión contenida; situaciones, realidades que presiden el comienzo del siglo XXI. Así como el héroe hebreo surge de un bloque de mármol que”estaba lleno de defectos”, estos años nacen llenos de cicatrices.

Para festejar los 500 años, el David fue objeto de una operación de limpieza que demoró casi dos años y desató la polémica: se utilizó agua destilada para remover la pátina que los siglos acumularon sobre la estatua y no faltaron los que temieron que la escultura sufriera daños o quedara demasiado blanqueada.

foto“El David está igual, sólo ha cambiado su luminosidad”, dijo Cinzia Parnigoni, la restauradora a cargo del proyecto. La estatua ha sobrevivido a más que esta limpieza. En 1512 fue sacudida por un rayo; en 1527, durante una revuelta, perdió el brazo izquierdo; en 1961 un enajenado destruyó a martillazos un dedo del pie izquierdo, que se pudo restaurar utilizando el mismo material.

La obra corresponde al cumplimiento de un encargo del Gremio de la Lana, y debía ser instalada en la Catedral que éste mantenía. David es un joven y no el muchacho que protagoiniza el episodio bíblico; además éstá desnudo. Tampoco se representa lo que hará -golpear y matar a Goliat- sino su actitud refleja el último instante que precede a la acción: el desafío, la certeza racional del triunfo en el que nadie cree.

Ni la honda ni la piedra son visibles a primera vista; la honda la tiene detrás, la piuedra encerrada en el puño. Sólo quienes conocen la historia advininan el desenlace. Miguel Ángel trasciende el encargo -una obra de mero ornamento- para realizar una alegoría de la ciudad y su gente; con el paso de los siglos el David conforma una alegoría de la condición humana frente a su transcurrir.

Las proporciones del cuerpo no son siempre las del espíritu; las enormes manos de David -grande empeños precisan una cabeza poderosa y poderosas manos- no son obstáculo para que de él se diga que representa al hombre más hermoso del mundo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario