Sep 26 2005
264 lecturas

Opinión

Desinformación para que Ecuador entre en la guerra

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

(ALTERCOM, Quito). En el canal 10 (TC) de la televisión ecuatoriana, como primicia periodística presentan tomas en las cuales uno de sus reporteros supuestamente informa que el ejército ecuatoriano ha desmantelado una base de las FARC. El reportaje constituye un claro intento fallido de desinformación, si se consideran los siguientes elementos:

1. El reportero porta uniforme del ejército ecuatoriano, lo que permite presumir que fue informado anticipadamente de que iba a acompañar a militares ecuatorianos que iban a ocupar un “campamento”, el cual, por obvias razones, debía estar antes identificado.

2. Contribuye a nuestro aserto anterior el hecho de que el reportero señala que tienen una noticia en exclusiva, puesto que el término exclusiva en comunicación social connota que a un medio se concede la oportunidad de cubrir un evento como único invitado, o como conocedor de primera instancia. Obvio es que para conceder una exclusiva debe conocerse con antelación el hecho noticioso.

3. Adicionalmente a lo antes expresado, debe agregarse que el descubrimiento de un material noticioso debe ser producto del trabajo investigativo del reportero. Lo contrario, esto es actuar en respuesta a propuestas para manejar material informativo lo convierte en relacionador público de la entidad proponente, como en el presente caso, lo que resta absolutamente veracidad a su informe.

4. En su alocución el reportero supuestamente informa que han descubierto un campamento, pronunciamiento que adorna con una interrogante, la posibilidad de que este pertenezca a las FARC. Afirmación y pregunta absurdas, ya que el campamento debería haber sido antes descubierto, puesto que le propusieron reportar al respecto, y, en consecuencia, la inteligentzia militar debía conocer a quien correspondía. Si no ¿como es que lo invitaron a la cobertura con el carácter de exclusiva?. Pregunta inevitable ya que en momento alguno el reportero menciona que en un recorrido de rutina, se produce un inesperado hallazgo.

5. Si las reflexiones anteriores desbaratan la desinformación, el aditamento de un rótulo que reza FARC-EP, no sólo que termina por confirmar que es una tarea de desinformación preparada por la inteligentzia militar, sino y lo que es más importante, descubre el nivel, la capacidad de esa inteligentzia, la que considerado que todos los conciudadanos tienen su mismo cuociente intelectual, creen que alguien pueda otorgar veracidad a semejante absurdo: una fuerza irregular, beligerante en suelo colombiano, que no puede ni debe tener presencia legal en territorio ecuatoriano deja un letrero que les identifica plenamente.

Sería casi como pedir que la firma de comisiones que reciben en los más altos funcionarios de los distintos gobiernos de turno protocolicen tales comisiones. O que los funcionarios del Presidente Palacio que falsificaron su firma lo hubiesen hecho ante las cámaras y luego asentado ante notorio público ese hecho.

6. En el campamento, para avanzar en su propósito, se agrega una fotografía del Che Guevara, elemento que subyace en la conciencia de todos los ecuatorianos, como el paradigma del hombre revolucionario y del guerrillero heroico. Con ello se recrea en el subconsciente una relación entre el rótulo y la foto, elemento importante para que se otorgue veracidad al montaje.

Lo que olvidó la inteligentzia militar es que el símbolo de las FARC-EP no es la fotografía del Che, como lo conoce cualquier iniciado en este tipo de análisis. Detalle en que debía haber tomado en cuenta el reportero del Canal 10, a menos que no tenga el conocimiento suficiente para tratar este tipo de problemas, en cuyo caso es una irresponsabilidad elaborar un material informativo, o, si tiene el suficiente conocimiento, participó con pleno conocimiento de las interioridades de esta actividad de desinformación, lo cual convertiría en dolosa su participación.

7. Si todo lo antes dicho no fuera suficiente, basta mirar las palizadas sobre las cuales recorren, son completamente nuevas y no tienen asomo de barro, común y permanente en al amazonía, cuanto más que, supuestamente, sobre ellas habrían transitado un número mayor a 200 hombres, como afirma el reportero del Canal 10.

8. Finalmente y en forma marginal a la materia de nuestro análisis, vale puntualizar que el uso de uniforme militar por parte del reportero del Canal 10, no es lo normal, ya que ese sólo hecho lo convertía automáticamente en objetivo militar. Es por esta razón que los comunicadores sociales tienen especial cuidado en identificarse como civiles durante el cumplimiento de sus tareas, no así quienes fungen de comunicadores sociales de las fuerzas armadas a las cuales acompañan. Por ello cabe preguntarse si el reportero del Canal 10 tenía conciencia o no de ese hecho. Si no tenía conciencia, vale la advertencia, y si lo hizo a propósito, confirmaría que actúo como comunicador social de las fuerzas armadas. La opinión pública seguramente juzgara convenientemente esa actitud.

A todo lo expresado es posible agregar otros elementos que igualmente descubrirían que el reportaje trata sobre un montaje para desinformar a la ciudadanía, pero a nuestro criterio, más allá de la estupidez con la que fue elaborado, lo que interesa sustantivamente, es la razón para tales tipos de acciones.

Estamos convencidos de que al interior de las Fuerzas Armadas, existen sectores que se allanan a las directivas de los estrategas de los Estados Unidos y que en consecuencia, tratan, por medios como el analizado, de involucrar aún más, en forma directa al Ecuador en el conflicto colombiano. Las razones para nuestro aserto son las siguientes:

1. El Ministro de Defensa Nacional, General Oswaldo Jarrín, realizó una declaración en las que reiteraba la posición ecuatoriana de no calificar a las fuerzas insurgentes colombianas como terroristas, con lo que contrariaba el criterio del imperio y del gobierno de Uribe, los cuales habían propuesto se adopte esa posición en distintos foros internacionales, sin lograr que el Ecuador acepte ese pedido. Por ello la declaración del general Jarrín fue, o es de conocimiento público, cuestionada airadamente por el gobierno y el propio presidente Uribe;

2. Inmediatamente luego de la declaración del Ministro, se producen una serie de capturas de droga en cantidades ingentes y con una celeridad inédita en el historia del Ecuador reciente;

3. En el reportaje se menciona que se encontraron en el campamento droga y plántulas de coca, lo que genera las siguientes dudas. ¿El campamento era de descanso, como lo menciona el reportero o un laboratorio para producir droga?. El objetivo evidente es relacionar a la guerrilla con la droga, para fortalecer el falso criterio de que las FARC son narcoguerrillas. Con ello, como el Ecuador es signatario de una serie de convenios internacionales para la lucha contra las drogas, en el marco de este combate, cabría la lucha contra las FARC-EP. Ello estaría justificado, por las capturas de grandes cantidades de droga.

4. Como todo ello no sería suficiente ante las declaraciones del Ministro de Defensa antes mencionadas, en el campamento, como no podía ser de otra manera, se incluye la entrevista que realizara la Revista Vistazo al General Jarrín, en la cual, precisamente, señaló la política de estado del Ecuador, el no considerar como terroristas a las fuerzas beligerantes colombianas. Al Ministro Jarrín se trata de convertirlo en casi aliado de las FARC-EP. Es elevado a la altura del Che Guevara, cuya foto aparece cercana a la del General.

En consecuencia de lo que se trata con la acción de desinformación comentada, es lograr:

1. Desautorizar ante la opinión pública la política de Estado expuesta por el Ministro de Defensa Oswaldo Jarrín;

2. Avanzar en los esfuerzos para que la opinión pública ecuatoriana considere a las fuerzas insurgentes colombianas como narcotraficantes, participes en los envíos de droga que se han capturado;

3. Forzar a que el Ecuador califique como terroristas a las fuerzas insurgente colombianas, lo que abriría las puertas para la intervención directa del Ecuador en el conflicto colombiano;

4. Se acepte la participación directa del Ecuador en la guerra de Colombia, como lo demandó sin tapujo alguno el ex Presidente Andrés Pastrana en el programa Televisivo del Canal 1, dirigido por Andrés Carrión. En este sentido igualmente apuntan las declaraciones del General Ospina, Jefe de la Policía de Colombia, el cual inmediatamente del reportaje del Canal 10, afirmó que ese hallazgo confirma que las fuerzas insurgentes colombianas invaden el territorio ecuatoriano.

Ante las pretensiones y los objetivos que se están planteando al interior de las Fuerzas Armadas ecuatorianas, es importante advertir sobre la posición antipatriótica, contraria a los intereses nacionales que se está fraguando, cuyos primeros atisbos son los antes comentados.

Estamos aún a tiempo de impedirlos. De descubrirlos, para luego rechazarlos y combatirlos por todos los medios, como corresponde a todos los ecuatorianos patriotas.

————————————–

* Investigador y economista ecuatoriano. 

Distribuido por www.altercom.org

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario