Abr 26 2007
304 lecturas

Ambiente

Después del temblor… – Y COMO SI FUERA POCO, EL TURNO DEL SALMÓN

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Oceana pidió a la organización que agrupa a los salmoneros que informe de las fugas de salmones de las balsas jaulas dañadas por el sismo y las olas, y las medidas de contingencia que tomará para minimizar el impacto ambiental de esta catástrofe.

El jefe de la campaña de salmonicultura de Oceana, Cristián Gutiérrez, señaló al respecto: “En años anteriores se ha sabido de fugas de millones de salmones desde las balsas jaulas, con el consiguiente riesgo para los ecosistemas marinos, dado que el salmón es una especie carnívora introducida a nuestro país”.

Gutiérrez además criticó que tanto el gobierno como los productores hablen de modificar las concesiones y trasladar las plantas a zonas más seguras, sin que aún se hayan medido las consecuencias ambientales que ha tenido la instalación de dichas plantas en el fiordo de Aysén. “No queremos decir que las balsas-jaulas permanezcan donde están, sino que es irresponsable moverlas y seguir expandiendo los costos ambientales de esta industria, los que en nuestro país nunca han sido suficientemente analizados.

“Las balsas-jaulas son susceptibles al ataque de lobos marinos, a las marejadas intensas o la simple fatiga de materiales”, dijo el profesional. A a lo que se suma la degradación del fondo marino, producto de los desechos que caen desde las balsas jaulas; el traspaso de antibióticos y otros químicos a la fauna nativa.

foto
“Quizás, de esta tragedia –dijo Gutiérrez– se puedan sacar importantes lecciones acerca de cómo reforzar las medidas de seguridad y reducir o talvez eliminar este tipo de accidentes, demasiado comunes para una industria que se precia de ser moderna y ambientalmente sustentable”.

(Fuente: diario La Segunda).

Por su parte en el portal www.aqua.cl se leyó el 25 de abril:

El presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) César Barros, decidió poner paños fríos a la discusión con la Presidenta Michelle Bachelet respecto del traslado de los centros de cultivo ubicados en la zona de riesgo en Aysén (XI Región).

El intercambio de frases se inició cuando SalmonChile, sostuvo que el Gobierno no les solicitó que se trasladaran, con anterioridad al sismo, del Fiordo Aysén; sin embargo, la Presidenta respondió que conminó a las empresas salmonicultoras a asegurar físicamente a sus trabajadores.

Pero Bachelet fue más allá y expresó que “esto no puede esperar, por lo tanto lo vamos a hacer, ya sea por la buena voluntad de las partes o con las herramientas legales que correspondan, porque la vida es lo primero”, conforme con lo publicado hoy en El Llanquihue.

Barros, quien ayer viajó a Aysén, explicó que no quiere seguir enfrascado en una polémica y que todo se resolverá en la reunión que sostendrán mañana jueves con el ministro del Interior, Belisario Velasco. Sin embargo, el presidente de SalmonChile comentó que ellos tuvieron un plan de contingencia ante la eventualidad de un desastre.

“Los centros de mayor riesgo estaban trabajando con un bajo nivel de empleados y estos estaban dotados de lanchas rápidas ante cualquier eventualidad y es por ello que no lamentamos un número mayor de víctimas fatales”, puntualizó.

César Barros sostuvo que el trabajo que se realiza en el Fiordo Aysén, se divide en áreas tres principales. La primera y de mayor urgencia es que todos los recursos, ya sean humanos o técnicos, están puestos en la búsqueda de las personas que aún se encuentran desaparecidas.

El segundo punto, dijo Barros, es lograr flexibilidad por parte de la autoridad para conseguir el permiso para visitar el área dañada y lograr con exactitud un panorama real sobre los daños. Este es un punto sensible para las Ong´s, ya que el escape de salmónidos podría traer graves consecuencias.

foto
El texto del economista Cristián Gutiérrez, en el sitio web de Océana, expresa que en años anteriores se ha sabido de fugas de millones de salmones desde las balsas jaulas, con el consiguiente riesgo para los ecosistemas marinos, dado que el salmón es una especie carnívora introducida a nuestro país.

Sin embargo, Barros fue enfático en declarar que ellos no han podido calcular la fuga ni las pérdidas porque no se ha constatado el deterioro de las balsas. “Hay algunos centros que resistieron, pero pueden estar en malas condiciones; algunos se destruyeron y en otros el agua se volvió totalmente turbia, pero así es difícil hacer una real evaluación si no conocemos los daños”, dijo.

El tercer punto para Barros, y quizás uno de los principales de cara al futuro, es qué pasará con los 14 centros que existen en el Fiordo Aysén. El presidente de los salmonicultores dijo que será esencial la reunión con el ministro Velasco, “para definir el futuro traslado de los centros y planificar si se moverán todas las balsas o sólo las dos ó tres que se encuentran en el epicentro del desastre”, comentó.

Hasta aquí la información.

La discusión suena interesante, la urgencia por eso que llaman “hacer algo” no se aprecia.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario