Ago 2 2004
440 lecturas

Cultura

Doble luto en Paraguay

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Fue traductor de Rimbaud, Apollinaire y otros grandes; también ensayista de nota y uno de los surrealistas más destacados de América de Sur. Era agrimensor y con un hondo interés en los estudios antropológicos de las etnias nativas de Paraguay. Oscar Ferreiro (1921-2004) se destacó en la escritura de compuestos, textos poéticos para ser recitados al modo del romancero español.

Entre los títulos que le labraron un sitio entre los poetas hispanoamericanos pueden citarse Poemoides (1977), El Gallo de la Alquería y Otros Compuestos (1987). En 1992 se publicó El gran poeta paraguayo Oscar Ferreiro una selección de su poesía realizada por Elva Noguera de Vera y Francisca Fernández Augusto.

En su calidad de agrimensor Ferrreiro recorrió íntegramente el territorio de su país y conoció como pocos al poblador del campo del campo y su peculiar idiosincrasia. Pero se lo recordará, sin duda, por el valor que asignó a sus convicciones. Combatió y lo combatieron; respetó y lo respetaron.

Tras la revolución de 1947, en la que Ferreiro participó del lado de los revolucionarios, se exilió en la Argentina, lugar donde trabajó como topógrafo. En 1951 se casó en el exilio con la escritora Ana Iris Chaves. El gallo de la alquería y otros compuestos, está escrito desde la memoria de los tiempos que culminaron con la revolución de 1947 en su país.

Un desastre urbano

Poco antes del mediodía un incendio -del que al cierre de este despacho se ignoran sus causas- arrasó con las instalaciones de un paseo de compras cerca del centro de Asunción. Por el calor reinante explotaron las garrafas de gas del patio de comidas del establecimiento.

La lucha de la policía y los bomberos no pudo evitar que -poco después de las 14- se temiera por la vida de tal vez más de 200 personas.

El sinisestro es la mayor tragedia contemporánea de Paraguay. Sobre la capital silenciosa se extiende, como un mal presagio cumplido, el anonadado y estupefacto silencio de la población.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario