Mar 4 2005
306 lecturas

Cultura

Don Quijote: por la utopía a otro realismo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Pocos parecen recordar -la “gran prensa” como es obvio lo olvidó por completo- los días primeros del Foro Social Mundial; el esfuerzo y entusiasmo casi homéricos -o más que homéricos- que fluyeron hacia Porto Alegre para probar la yerba sin palo en los grandes mates “gaúchos” mientras se discurría sobre la imposible extrañeza sociológica, histórica, comercial y política de que un mundo mejor es posible.

El FSM no es lo que pudo ser, si de verdad pudiera ser algo más de lo que es; pero resultaría engañoso confundir la exultante energía social que genera con algunos de los grupos y variopintas organizaciones que se mueven a su alrededor.

Cierto es que en la perversión del universo “masmediático” -donde mas, o mass, signfica, vulgo, populacho, abstracción estadística-, merced al trabajo en general anónimo de cada vez más activistas sociales, comunicadores “blogísticos”, productores culturales de la alteridad y otra fauna de los márgenes del sistema, amplía sus fisuras, muestra la chapucería de sus constructores y lo corrupto de su policía; en cierto modo el Sistema Zapatista de Televisión Intergaláctica -la únicatelevisisón que se lee, advierte el subcomandante Marcos (ver: Abajo a la izquierda)- se multiplica: don Quijote, caray, cabalga.

Convocados por un libro de ficciones

2005 es el “Año del libro”-burlesco festejo en sociedades cuyos habitantes, amparados en el anonimato o lo sorpresivo de los sondeos y encuestas reconocen no leer, en promedio, más uno o dos libros por año-. Y en torno de un personaje de novela debatieron Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la UNESCO; Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique -cada vez más “monde” y menos “diplomatique”, gracias a los dioses-; Eduardo Galeano, periodista también y escritor uruguayo, y el inefable varón José Saramago, Nobel de Literatura en 1998.

Las cuatro patas de la conversación las recogió Arcoiris TV en otros tantos vídeos que son de libre y gratuita disposición.

El asunto que liga a don Alonso con nuestro concreto mundo es la idea, romántica convengamos, de que los realistas nunca transforman a la Humanidad; por realistas se entiende a los pragmáticos: aquellos que cabalgan en la cresta de la ola -hasta que la ola se desmorona-, de ahí la denominación del foro: Quijotes hoy, utopía y política.

Los quijotes contemporáneos no escuchan ladrar a los perros. El control de los caminos y calles se evidencia primero por el silbido de los misiles y luego por el cráter ennegrecido del predio donde -es un decir- se levantaba la construcción que habitaban los protegidos por el cohete con su carga nuclear “empobrecida”.

No ladran, Sancho, silban y explotan. Pero no es riego lo que detiene a los idealistas (ni a los revolucionarios, que parecen lo mismo pero no lo son). Como su arquetipo, ellos tampocos escuchan a la sobrina que citó Mayor Zaragoza decir: ¿No sería mejor quedarse pacífico en su casa y no irse por el mundo a buscar lo imposible?

De eso se trata: de no quedarse en casa, ni por miedo ni por cálculo de ganancias o quite a las pérdidas. Al fin y al cabo las mareas de calentamiento planetario han comenzado a subir.

Resolverán los más sabios si a don Quijote le cabe el sayo de utópico o utopista, si acaso deliraba o fue víctima de un ramalazo advinatorio -percepción extra sensorial la llaman- en formato de precognición adivinatoria.

No basta la hermosura…

Hay que saber lucirla es la gran enseñanza de tantos siglos convirtiendo a la mujer en objeto. Lucir la hermosura: ponerla en alquiler, ofrecerla por “leasing”, venderla al menor postor. O negarla. Nada es esto es parte del universo espiritual de la presidenta de la Academia de Lengua Rapa Nui.

María Virginia Haoa Cardinali -se lee en la biblioteca multilingüe Wordtheque– es además profesora bilingüe del Programa de Inmersión del Liceo Lorenzo Baeza Vega e integra la dirección de la Corporación de Resguardo Cultural Mata Nui a Hotu Matu’a o Kahu-Kahu o Hera, desde 1989 en forma continuada.

Su currículo es impresionante:estudios en Chile y en Canadá, de lingúística con los estadounidenses Robert y Nacy Weber, investigaciones sobre: la historia de Rapa-Nui y lenguas y culturas polinésicas, la botánica y plantas medicinales propias de Te-Pito Te-Henua, el ombligo declarado del planeta, etc… Nada para su lucimiento. Como cantó hace décadas Patxi Andión, “nada está en venta”.

El trabajo de Viki Haoa es un foco e ilumina una de las más singulares culturas vivas de la Tierra: la suya. Adentrarse un poco en su trabajo, sus expectativas, sus dificultades y logros es perfectamente posible atendiendo al reportaje que presenta Arcoiris TV Aquí.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario