Nov 4 2012
1173 lecturas

Política

Ecuador: el juego político de nunca acabar

Todos, absolutamente todos los de oposición, tienen en la mira ganarle a Rafael Correa Delgado, el actual Presidente de la República que será, con seguridad, candidato a la reelección presidencial convocada para febrero de 2013. De precandidatos presidenciales han pasado a “dialogar” entre sí, a ver si consiguen vencer en las elecciones a Rafael Correa; de acuerdo a las actuales estadísticas populares, están muy lejos de tal eventualidad. | ALBERTO MALDONADO S.*

 

Hay un factor que los aglutina: su odio a Rafael Correa. Y la USAID norteamericana ha aumentado en 87 millones de dólares el presupuesto del 2013, si consiguen ganar a Correa, según un ex diplomático del Reino Unido.

 

De acuerdo a encuestas (a cuatro meses de las elecciones) Correa tiene el 82 por ciento de aceptación ciudadana; y el 61 por ciento, si las elecciones fueran el próximo domingo. En cambio, el señor Guillermo Lasso, que de banquero súper quiere pasar a candidato súper y heredero del ingeniero León, no alcanza ni el 18 por ciento de preferencias; le sigue, el inefable coronel Lucio Gutiérrez (ex presidente, de enero/2003 a abril/2005) ni con el cinco por ciento; y, tras él, el súpe rmillonario Álvaro Noboa, con apenas el tres por ciento de los votos.

 

Como era de esperarse, han comenzado las conversaciones entre los tres candidotes (digo bien, candidatos) Lasso, Gutiérrez y Noboa. Atrás, bien atrás, consta el Alberto Acosta y Cia. (Pachakutec y MPD, principalmente).

Buscan al “majunchi” ecuatoriano, según decir del candidato vencedor Hugo Chávez Frías (de Venezuela) Y por lo que se ve, todos quieren serlo. El señor Lasso pretende llegar con un ex alcalde indígena (Auki Tituaña), el coronel Gutiérrez busca otra forma de llegar a Carondelet y el multimillonario Álvaro Noboa prefiere seguir pagando a las redes sipianas de la comunicación (periódicos, revistas, radios, televisión y hasta internet) que pagar lo que debe al Fisco por el año 2005. Y por eso se ha declarado “perseguido político” del actual gobierno.

 

De lo que se sabe, el banquero, señor Lasso, pretende pasar por el “buen banquero” y recoger lo que ha dejado el social cristiano ingeniero León Febres Cordero (ya fallecido), que otrora se declaró dueño del país y que fue Presidente de la República. Los chistosos, que abundan en este país, dicen que el ingeniero debió ser siempre el Alcalde de Guayaquil; y no, primero, el Presidente de la República, que persiguió todo lo que pudo o no estaba de acuerdo con él.

 

El coronel Gutiérrez y su familia, no se cansan  de adivinar los males que le sobrevendrán al país si persiste en Rafael Correa (en cinco años, no hemos visto nada) como que la gente ya ha olvidado lo que le pasó en sus dos años de gobierno. Y como él, tratan de que el súpermillonario Noboa, en lugar de pagar al SRI lo que debe por el año 2005, les deje algo para su campaña política; de la que tienen una sola seguridad: de que pierden

 

Los únicos, de los que la gran prensa nacional dice poco o nada, son los que han sido calificados y certificados por el diario sipiano (de la SIP-CIA) El Comercio de Quito, como la “nueva izquierda ecuatoriana” De ellos, lo más saliente es Alberto Acosta; quien, de no haber abandonado Alianza País (el movimiento político de gobierno) pudo haber sido el heredero natural de Correa.

 

Como se fue y se unió nada menos que al desprestigiado Movimiento Popular Democrático MPD y a Pachakutec (el también desprestigiado, brazo político indígena) tiene apenas el tres por ciento de aceptación nacional.

 

Es decir, si se reunieran todos (según “mandato” del ex Presidente Oswaldo Hurtado Larrea, demócrata cristiano) no llegarían al 25 por ciento. Haciéndoles un favor; al 30 por ciento del electorado ecuatoriano. Y eso, ¡quién sabe!

 

Ha comenzado ya la oferta de campaña

El candidato de los bancos, señor Guillermo Lasso “acaba de meter la pata” Es conocido en América Latina que los bonos de subsidio “distorsionan” la imagen “democrática” de este continente. Al señor Lasso no se le ocurrió mejor idea que aumentar “en su gobierno” de 35 dólares mensuales a 50 dólares mensuales dicho bono, que lo reciben cerca de dos millones de ecuatorianos y ecuatorianas. El pequeño aumento significa más de 300 millones de dólares al año (Ecuador es único en América Latina que tiene como su moneda el dólar USA).

 

El Presidente Correa, ni corto ni perezoso, tomó como propio el anuncio del candidato banquero; y anunció que a partir de enero próximo recibirán los 50 prometidos por el súper candidato, solo que la financiación corre por cuenta de la abultada ganancia de los bancos ecuatorianos. Esto hizo poca gracia “en el sector” ya que les recorta sus ganancias “legitimas” que suman más de 400 millones de dólares USA, al año (con plata ajena).

 

El auto candidato, Lucio Gutiérrez, fue un poco más allá: prometió aumentar a 65 dólares USA el tal bono. No dijo cuál será su fuente de financiamiento.

 

Por lo menos el banquero Lasso lanzó una idea distinta, que le causó serios trastornos electorales en sus “panas” banqueros. Todo puede ser, pero es imposible que paguemos nosotros, de nuestros bolsillos, la parte que nos tocaría, solo para que se luzca el señor Lasso. La declaración de que son cristianos y apostólicos, no da para tanto. Mejor es que CREO (la alianza política que le auspicia) saque candidatos al por mayor en provincias y que le deje al heredero “natural” del ingeniero Febres, el alcalde Jaime Nebot, que ponga los suyos en Guayas. Que este año, por ser la provincia más poblada, elegirá 20 legisladores. En fin..

 

Al paso que vamos (que van) se perfilan como “seguros candidatos” el súper banquero Guillermo Lasso, por el lado de la derecha recalcitrante, o que no puede ser otra cosa, y Alberto Acosta, por el lado “de la izquierda” que, desde hace rato, le hace guiños y le sirve a la derecha ecuatoriana. Y, desde luego, el economista Rafael Correa Delgado, por la Alianza País.

 

No se sabe a ciencia cierta si el auto candidato Abdalá Bucaram será o no candidato presidencial. Desde Panamá (donde se encuentra asilado desde hace 16 años) dice que si. Pero “esos malos” del CNE (Consejo Nacional Electoral) le indican que debe presentarse físicamente para serlo. Y el PRE-CFP si puede; pero no se sabe si primero irá preso ya que tiene unas “deudas” que pagar, de cuando fue presidente (siete meses; del 2006 al 2007). Igual que dicen los que entienden de leyes: que si Abdalá en lugar de asilarse en Panamá, se hubiera quedado cuatro meses en Ecuador, (si no que le pregunten al Dr. Fabiolo) estaría librado de culpas y podría presentarse a la reelección; a pesar de que han pasado muchos años (desde 1966) de la última ocasión. Y nadie sabe si quedará, para definir en segunda vuelta, con el banquero Guillermo Lasso.

 

El caso ecuatoriano es distinto aunque muy parecido al venezolano, al boliviano; y muy distinto al brasileño, al argentino, al nicaragüense. Y ni hablar de El Salvador, de Colombia, de Perú etc. En donde las coincidencias son más que la disidencias. Quieren suprimir, por ejemplo, los enlaces sabatinos para cortarle al presidente Correa esa “correa” directa que tiene con el pueblo ecuatoriano, para decirle cada sábado, cuatro verdades. Y vaya que a los diarios sipianos (de la SIP-CIA) les preocupa que hasta los “inocentes” grafitis callejeros estén ahora dirigidos a los de la oposición, cuando hace poco estaban dirigidos contra el gobernante de turno.

 

Para rematar este comentario, leyéndoles a los banqueros y a quienes les defienden del “atraco” que patrocina el Gobierno y sus “voys” de la Asamblea Nacional (ex Congreso) dan muchas ganas de salir a la calle con sombrero a la mano y pedir una caridad para esos “pobres” que una vez más amenazan con el fin del mundo, si los asambleístas  aprueban esa nueva exacción. Y dicen que son católicos, apostólicos y no sé si romanos; pero si ecuatorianos.

 

Que como paisaje están de acuerdo con que hayan pobres y miserables en este país ya que sin ellos, el paisaje romántico de este Ecuador, dónde se iría. Dicen los sipianos que se aumente el bono pero a costilla de los niños y niñas ecuatorianos ya que a ningún gobierno de la región se le ha ocurrido regalarles libros y cuadernos, Pero que sigan de pobres y de miserables, que para eso están.

Ese corazón cristiano que tienen para “socializar las pérdidas” (el presidente Correa les cita de ejemplo, el año 1999) Pero nada de socializar las ganancias, que para eso son banqueros.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario