Abr 4 2008
264 lecturas

Economía

EL DESOLADO JARDÍN DE LA VIOLENCIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La violencia es la perdida total de la cordura, de la serenidad. Se puede manifestar de distintas maneras: desde agresiones verbales a ataques físicos. Es una acción que no responde al modo en que comúnmente se relacionan los seres humanos.
Por norma general, se considera violenta a la persona que irrazonablemente se niega a dialogar y se obstina en actuar pese a quien pese, y caiga quien caiga. Todo lo que viola lo razonable es susceptible de ser catalogado como violento si se impone por la fuerza.

Las acciones como el desafuero o acto que atropella la ley va en contra de la convivencia y se expresa en el abuso, la atrocidad, la brutalidad, la fuerza, la furia y la ira, manifiestan aspectos y modalidades de comportamiento que derivan de la ofuscación. En casos extremos, cuando estas reacciones se vuelven colectivas, pueden terminar en disturbios callejeros, saqueos, linchamientos, asesinatos, guerras civiles y entre Estados.

En este momento, en Venezuela sobran los motivos de frustración que disparan un clima de violencia permanente. La mayor parte de la desesperación individual es motivada por la decepción. Entre estas causas, la ausencia de controles sobre nuestras reacciones provocadas por el desempleo y sus secuelas, el hambre, falta de dinero, enfermedades, hasta por las presiones en el trabajo y la discordia matrimonial.

Una de los motivos principales del aumento vertiginoso de la delincuencia común, una forma de violencia social, es precisamente la falta de medios de los grupos de pobreza grave y extrema, que de alguna manera busca su sustento y, en muchos casos, a través de asaltos y hurtos tratan de solventar sus problemas, de los cuales nos enteramos cada noche y cada fin de semana por la prensa.

Hay otros aspectos de la violencia que no se dan por las causas anotadas anteriormente, por ejemplo la que se vive en las metrópolis más pobladas y se manifiesta en personas de otro nivel socioeconómico: la neurosis que ataca a los automovilistas. Se la atribuye a las precarias condiciones del transito de las ciudades por las enormes “trancas”, por la falta de previsión de nuestros gobiernos, que no han desarrollado una vialidad adecuada, por los numerosos huecos, la falta de señalización y alcantarillado deficiente. Esto también desilusiona a la gente.

En las circunstancias que vive el país, la impotencia que sentimos todos al no ver soluciones a las más urgentes dificultades que nos acosan, explotan en una excitación colectiva que nos conduce a una violencia irracional que se nos manifiesta en los momentos más insignificantes. Es cínico pedirle a la ciudadanía, la colaboración para resolver los problemas del Estado, cuando quienes tienen el deber y responsabilidad de hacerlo, no lo hacen, principalmente por falta de capacidad, y siguen pensando en beneficio propio.

foto
Frente a esta triste situación, atroz si se quiere, todos estamos inermes, porque si bien cada uno debe de poner su granito de arena para construir el país, la masa de concreto y ladrillo para hacer ese edificio, que es la nación, deben colocarla los que están detentando el poder en todas las esferas.

Tipos de violencia

Existen varios tipos de violencia: el físico, psicológico y sexual. Sus causas pueden variar, y dependen de diferentes condiciones, como situaciones graves e insoportables en la vida del individuo, falta de responsabilidad por parte de sus padres, presión de grupo, el resultado de no poder distinguir entre la realidad y la fantasía, entre otras.

Violencia contra la mujer

La violencia padecida por la mujer no pertenece al pasado. Es un fenómeno actual. Además de la lesión física, comprende también la agresión psicológica y verbal. Destruir la autoestima de una persona mediante críticas, actitudes negativas y desprecios, es sin duda, es una forma grave de rechazo e intimidación.

Es indiscutible que el maltrato psíquico puede ser incluso más dañino, en el largo plazo que el corporal. La mujer herida en su yo más íntimo no puede evidenciar cicatrices. La presencia de éstas, sin embargo, estará siempre ahí.

El reconocimiento de los distintos géneros de violencia ejercida contra las mujeres ha facilitado éstas identifiquen las situaciones de abuso y conozcan sus derechos. La declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, elaborada en diciembre de 1993, define este tipo de agresiones.

Lo son: “Todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como privada”.

Violencia doméstica, o violencia familiar

La violencia doméstica es aquella que tiene lugar en el ámbito familiar, comprende todos aquellos actos brutales, desde el empleo de la fuerza física hasta el acoso o la intimidación, que se produce en el seno de un hogar y que perpetra al menos un miembro de la familia contra otro u otros. Habitualmente, este tipo de violencia no se produce en forma aislada, sino que sigue un patrón constante en el tiempo.

Sus principales víctimas son mujeres, niños y personas dependientes.

Violencia de Estado

De acuerdo al Diccionario del uso del español, de la catedrática española María Moliner, la violencia es la utilización de la fuerza en cualquier operación o proceder del Estado, que es el conjunto de órganos que conforman al gobierno de la nación. Sin embargo según el diccionario etimológico de latín a español stado también se traduce como republica o civitas siendo la definición “civitas” y enuncia: pueblo, nación, país, patria, política, ciudadanía entre otras.

Por lo que la violencia de stado sería, la utilización de la fuerza en cualquier operación o proceder perpetuado por cualquier miembro del estado, siendo estos funcionarios públicos con el respaldo de las instituciones gubernamentales o por cualquier grupo mayoritario o hegemónico avalado por las instancias civiles o gubernamentales, en contra de un individuo o grupo minoritario.

Violencia directa

Es la violencia física, y otras formas que tiene por objetivo herir o matar.

Violencia natural
Llevada a cabo por la naturaleza, sería el único tipo de violencia generada de forma ajena al hombre y a su voluntad.

Violencia estructural

Consiste en agredir a una agrupación colectiva desde la misma estructura política o económica. Se consideran casos de violencia estructural aquellos en los que el sistema causa hambre, miseria, enfermedad, incluso muerte en la población. Serían en definitiva aquellos sistemas que no aportan las necesidades básicas a su población por la misma conformación de sus estructuras económicas y jurídicas.

Violencia cultural

Se refiere a los aspectos de la cultura que aportan legitimidad a la utilización de los instrumentos de la violencia citados anteriormente Así, por ejemplo, se puede aceptar la violencia en defensa de la fe o la religión. Casos de violencia cultural pueden ser el de una religión que justifique guerras santas o atentados terroristas, así como la legitimidad del Estado para ejercer la violencia.

Violencia juvenil

Se refiere a los actos destructivos y de vandalismos que realizan jóvenes entre los 10 y 29 años de edad y que afectan a otros adolescentes dentro del mismo rango y edad. En la mayoría de los países, los principales actores de este tipo de violencia son los hombres y algunas veces el comportamiento violento se presenta desde la infancia o la temprana pubertad. Sin embargo, la interacción con los padres y la formación de grupos, patotas o pandillas aumentan el riesgo que los muchachos se involucren en actividades delictivas, violentas o no violentas.

La violencia directa es clara y visible, por lo que resulta relativamente sencillo detectarla y combatirla, mientras que la estructural y cultural, son menos visibles, por lo que suponen más problemas a la hora de combatirlas.

foto
Causas de la violencia.

En un sinnúmero de casos un gran porcentaje de mujeres son agredidas por sus compañeros conyugales cuando están bajo el efecto del alcohol.

La falta de conciencia de los habitantes en una sociedad, que creen que la mejor forma de solucionar las cosas es con tiroteos, golpes, enfrentamientos.

El no poder controlar los impulsos, generando violencia por no saber como resolver las cosas.

La falta de comprensión de las parejas, la incompatibilidad de caracteres: la violencia intra–familiar. Un niño que vive dentro de un ambiente conflictivo y poco armonioso ha de ser, una persona problemática en el futuro.

La falta de comprensión hacia los niños: muchos padres maltratan a sus hijos y generan así violencia.

La drogadicción, muchas personas se drogan para poder ser lo que no son en la realidad.

——————-

foto

* Periodista.

giselaoo@cantv.net.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario