May 10 2012
2108 lecturas

Sociedad

El Día de las madres

La conmemoración del Día de la Madre se remonta a los tiempos de la Grecia antigua cuando Rea era la gran madre de los dioses: Zeus, Poseidón y Hades. Los romanos llamaban a esta celebración La Hilaria. Se celebraba el 15 de marzo en el tempo de Cibeles y durante tres días se hacían ofrecimientos. | GISELA ORTEGA.*

 

Las madres han estado presentes desde la creación del planeta: Eva, madre de todos los hombres, según la tradición judía y cristiana. María, la madre de Jesús. Rebeca, madre de Esaú y Jacob. Kía, madre de Rubén, Simeón, Judá y Leví, entre otras. Las de la mitología clásica: Afrodita o Venus, madre de Eros o Cupido y de los julianos en la tradición romana. Mnemosine, madre de las musas. Alcmena, madre de Hércules. Isis, madre de Horus. Coatlicue, madre de los dioses aztecas…

 

Recordemos a algunas de personajes históricos casi legendarios como: Betsabé, madre de Salomón, Atia Balba Cesonia, madre de Cesar Augusto. Santa Mónica, madre de San Agustín y santa Helena, madre del emperador Constantino I, el grande.

 

A lo largo de la historia se van encontrando manifestaciones de esta celebración. En Inglaterra en el siglo XVII se celebraba el “servir de domingo”. Ese día las domésticas podían ir a sus hogares a visitar a su madre, —festejaban el encuentro con una torta—. Pero no sería hasta el siglo XX que esta conmemoración recibiría un carácter oficial de la mano de Anna M. Jarvis. Tras un encuentro familiar con motivo del tercer aniversario de la muerte de su madre, esta profesora estadounidense tuvo la idea de dedicar un día a todas las progenitoras. A raíz de esto, el segundo domingo de mayo de 1907 se celebro por primera vez el “Día de la Madre”.

 

En la literatura, particularmente la poesía, la madre suele ser un personaje infaltable o confesa fuente de inspiración para muchos escritores; recordemos solamente los poemas dedicados a la suya por el Nobel Czeslaw Milosz, Madre Coraje la obra de Bertold Brecht —estremecedor relato antibélico— y La madre, novela del ruso Máximo Gorki.

 

En la Iglesia Episcopal de Graffon en Virginia del oeste, Estados Unidos, hay constancia de este hecho con una placa. Esta fecha fue declarada oficial en 1910 por parte del gobernador del estado William Glascock. En mayo de 1914, Jarvis consiguió que esta celebraciónfuera incluida en el calendario federal de los Estados Unidos. Al poco tiempo, más de 40 países adoptaron la conmemoración.

 

El término de madre es sin duda alguna uno de los más ricos y complejos de los conceptos relacionados con los seres vivos; puede ser abordado desde muy diversas perspectivas: biológicas, sociales, individuales y grupales. La noción de madre, es además, esencial para la supervivencia de una especie o grupo de vivíparos (que tienen hijos vivos), ya que ella es la encargada de asegurar la descendencia y ella es quien, además, vive dentro de su organismo la gestación del nuevo ser a nacer en el futuro cercano.

 

Ser madre es más que tener un hijo, es estar preparada para asumir la responsabilidad de formar hombres; es estar dispuesta a dispuesta a volcar todo su afecto en otro ser, es tener conciencia de sumisión como eje de familia, es saberse columna de una sociedad, donde cuando se duda de todo y de todos, queda en pie como única cosa cierta, como exclusiva verdad, el que se tiene una madre.

 

Por eso el Día de la Madre es día de todas las madres: de las privilegiadas que logran serlo y saben hacerlo; de las que, pudiendo, no quieren serlo; de las que, queriendo no saben serlo; de las que, creyendo saber, fracasan siéndolo; de las que no debiendo serlo, son; de las que, siéndolo, no merecen —o merezcan según algunos— ser ni dar ser.

 

Es propicia la ocasión, para pensar acerca de la maternidad irresponsable que vuelve víctimas a seres inocentes y los incorpora a sectores marginales. Es bueno alertar acerca de las medidas educativas tendientes a lograr un embarazo consciente, oportunamente logrado y para alentar acerca de la necesidad de una adecuada y ordenada planificación familiar.

 

Es necesaria la creación de guarderías infantiles que permitan a las mujeres trabajadoras delegar en personas aptas el cuidado de sus hijos cuando circunstancias económicas les impiden ser madres a tiempo completo.

 

Y es día, el Día de la Madre, para enaltecer a quienes, sin medios de fortuna, se hacen madres de niños abandonados que no les pertenecen. Es también día de compadecer a las madres que no tienen a sus hijos y a los hijos que han perdido a su madre.

 

Hagamos de éste, un día de acción de gracias quienes hemos contado con madres modelos de ejemplo, paciencia, entrega, sacrificio, perdón, compañía, bendición, lección, consuelo, estimulo, amor, orientación y guía. Y uno de refrexión y solidaridad para quienes no pueden decir lo mismo.

 

Felicitaciones a las madres de todo el mundo por su abnegación y cariño y por ser el ejemplo más vivo de generosidad.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario