Mar 19 2008
255 lecturas

Opinión

El mundo según Bigio. – IRAQ, LUSTRO SIN LUSTRE. TIBET. BOLIVIA Y LA ALTURA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

CINCO AÑOS DE GUERRA EN IRAQ

El 20 de Marzo del 2003 Wáshington, Londres y sus aliados iniciaron la II Guerra contra Hussein. Si en 1991 Bush padre quiso que su ex aliado fuese detenido por haber invadido Kuwait, esta vez Bush hijo decidió acabar el asunto familiar hasta deponer al dictador.

Con esa invasión EEUU quiso fortalecerse en Afganistán, en la guerra contra Bin Laden y en el Medio Oriente. Sin embargo, en definitiva, generó mucha violencia, resistencia e inestabilidad en Iraq, al mismo tiempo que permitió que Al Qaeda se reactivara y expandiera globalmente y que provocó a que en el Oriente Medio sus peores rivales ganasen las elecciones en Irán y Palestina.

foto
Al atascarse en Iraq Bush perdió popularidad interna y su diplomacia constata que China y Rusia se le han ido distanciando, que en América Latina EEUU hn perdido mucha credibilidad (y la izquierda allí ha avanzado) y como ahora Irán y Corea del Norte pueden darse el lujo de anunciar programas nucleares sin que él se atreva a invadirlas y, más bien, obligándole a buscar la ruta de la negociación.

Bush es el último mandatario que ordenó tal guerra que sigue en su cargo, aunque en noviembre son las elecciones para removerlo. Si los demócratas ganan la Casa Blanca éstos iniciarían un gradual repliegue de Iraq, aunque si McCain logra que los republicanos se queden en el poder impulsaría más refuerzos buscando ganar una guerra que podría generar más aislamiento y desgaste económico, moral y político para la mega-potencia.

Mientras tanto se estima que el número de muertos en dicho conflicto oscila entre cien mil a un millón y que ello le ha costado a la economía norteamericana entre tres a cinco trillones de dólares.

La gira de McCain

Tras asegurar la candidatura republicana para las presidenciales de EEUU, John McCain inició un tour mundial al cumplirse cinco años de la invasión a Iraq. Hoy, cuando todos los mandatarios que acompañaron a Bush en dicha incursión han salido del poder, McCain postula volver a la carga y que sus aliados, en vez de procurar el retira de Iraq –algo que postulan sus contrincantes– deben enviar más recursos hasta ganar esa guerra, aunque ello implique quedarse en Bagdad un siglo más.

Inició la gira precisamente en Iraq, para partir hacia Jordania y entrevistarse con el rey Abdula; luego a Israel para reunirse con el premier Olmert; a Londres para encontrarse con el primer ministro Brown, y finalmente a París donde intercambiará ideas con el presidente Sarkozy. Le acompaña el senador judío ortodoxo Joe Lieberman, ex candidato vicepresidencial de Al Gore, quien quiere endosarle el voto de sectores demócratas y sionistas.

El público israelí prefiere a los Clinton y desconfía de Obama por sus raíces musulmanas. Mientras Obama y Clinton se agreden, McCain quiere proyectarse como una figura mundial capaz de “continuar el liderazgo” de EEUU en la “guerra antiterrorista global”.

ELTIBET Y LAS OLIMPIADAS

Cinco meses antes del inicio de las olimpiadas en agosto, Beijing viene siendo jaqueado por diversas minorías nacionales. Mientras Taiwán contempla un referendo para proclamar oficialmente su separación de China y entrar como tal a la ONU, en el Tíbet se han iniciado una serie de protestas.

Estas últimas vienen acaparando muchos titulares en la prensa mientras que en Occidente son utilizadas para buscar presionar al gobernante Partido Comunista para que vaya liberalizando el sistema político y económico del principal régimen ‘socialista’ que hay.

foto
El Dalai Lama, la autoridad política religiosa que tuvo Tibet hasta antes de su exilio en India en 1959, acusa a China de haber asesinado a un centenar de sus compatriotas. Sin embargo, The Economist, el único medio occidental que ha estado presente en Lhasa, duda de la certeza de esas cifras o que se haya producido una masacre como la de Tien Nam Men en 1989.

Mientras Beijing acusa al Dalai Lama de impulsar a sus fieles y monjes budistas por el camino de la violencia y los saqueos contra los comerciantes chinos musulmanes del Tíbet, éste replica que no quiere afectar los Juegos Olímpicos ni que éstos sean boicoteados. El plantea que no quiere la independencia de su país sino mayor autonomía y que se le permita a regresar para ocupar su anterior dignidad y liderazgo.

El Dalai Lama no habla de un genocidio físico sino cultural contra su pueblo, aunque los maoístas retrucan que ellos no quieren eliminar a la lengua, alfabeto y nacionalidad tibetanas sino evitar que los sacerdotes budistas mantengan a una de las sociedades más teocráticas, medievales y atrasadas que había en el mundo.

Si el Dalai Lama ganó el premio Nobel de la Paz y en Occidente se le presenta como el líder de la religión más pacifista, los rojos chinos recuerdan que él se ligó a los nazis y que tuvo una tiranía oscurantista y feudal.

El Dalai Lama llama a sus adeptos a contener la protesta pues afirma que un venado no está en capacidad de vencer a un tigre. Mientras muchos creen que el budismo es sinónimo de no violencia, lo cierto es que muchas fuerzas budistas usan muchas armas cuando tienen poder (como la dictadura de Birmania, el antiguo imperio militarista del Japón, los terroristas budistas anti-tamiles de Ceylán, etc.).

Para el clero budista tibetano la mejor manera de volver al poder en su país consiste en combinar protestas no muy violentas con el apoyo de las grandes potencias.

Mientras la Unión Europea y EEUU antes promovieron la desintegración de las ‘federaciones socialistas’ de la URSS, Yugoeslavia y Checoeslovaquia, hoy no quieren hacer lo mismo con China pues creen que lo mejor para la estabilidad mundial y para que el mercado siga retornando a este coloso es que la república popular china continúe unida y su gobernante partido comunista vaya gradualmente abriéndoles su economía.

Al utilizar la carta del Tíbet y haber algunas personalidades que barajan llamar al boicot a las olimpiadas chinas, Occidente busca presionar a China para que ésta no choque con Japón o Taiwán, les ayude a desarmar a Corea del Norte, no estreche relaciones con Sudán, Zimbabue y otros países africanos –que los dirigentes occidentales no ven bien– y que en definitiva vaya moviéndose hacia un sistema multipartidario que pueda garantizar mejor la inversión privada.

China, por su parte, no quiere abrir la caja de pandora de las nacionalidades; concede cierta autonomía a sus minorías, pero no quiere que su país recorra el ejemplo soviético de ir hacia una desintegración estatal y un declive económico.

fotoUN ATENTADO CONTRA LA UNIVERSALIDAD DEL DEPORTE

Bolivia plantea una contraofensiva a la decisión de la FIFA de vetar la realización de las eliminatorias mundialistas en cualquier ciudad que esté encima de los 2.750 metros sobre el nivel del mar. Esta decisión del máximo organismo del balompié mundial tiene muy serias consecuencias no solo para el deporte sino para el conjunto de la humanidad.

Desde hace más de dos milenios, cuando los griegos organizaban sus olimpiadas, los torneos deportivos entre varios pueblos tienen como fin fomentar la fraternidad entre éstos, permitiendo que todos puedan entrar a la competencia en las mismas condiciones de igualdad. En los mundiales de fútbol participan más de 200 países, todos los cuales tienen el derecho de jugar como anfitriones en sus respectivas tierras.

Sin embargo, el veto de la FIFA, que inicialmente fue a los estadios sobre los 2.500 metros sobre el nivel del mar (msnm), quiebra ese espíritu de universalidad. Las selecciones de Colombia, Ecuador y Bolivia se ven afectadas o no podrán jugar en sus capitales. Importantes estadios no podrán auspiciar certámenes internacionales: tales como el Garcilazo de la Vega del Cuzco (sede del Cienciano, campeón de la Copa Sudamericana 2003 y de la recopa sudamericana, 2004) o el de Toluca (sede de dos mundiales: 1970 y 1986), cuyos ‘diablos rojos’ han ganado dos veces la Copa Centro y Norte Americana (1968 y 2003).

Mucha más seria es la situación de cuatro países asiáticos, que carecen de algún estadio que esté por debajo de los 2.750 msnm. Se trata de Bután, Nepal, Tayikistán y Kirgistán. Si bien ninguno de ellos ha llegado a un mundial eso no significa que sus selecciones no sean parte de la FIFA y que no jueguen en las eliminatorias. La resolución de la FIFA implicaría que ninguno de éstos podría jugar alguna vez en su respectiva nación.

El presidente boliviano Evo Morales ha dicho que el dictamen de la FIFA mata los mundiales pues ya no jugará toda la humanidad sino solamente los pueblos que viven en las costas y valles, pero no en las montañas.

La primera resolución de la FIFA fue tomada en la germánica ciudad de Zurich, tan cercana a Berlín –donde en 1936 Hitler vetó el triunfo de la selección peruana en las olimpiadas de 1936 frente a la selección de su tierra natal (Austria)–. El Perú se retiró de los juegos acusando a los auspiciadores de promover el racismo. Ahora, al igual que en 1936, no se utiliza ningún argumento racial.

La FIFA, a diferencia de Hitler, proclama ser democrática y antirracista. Sin embargo, las connotaciones de ese dictamen discriminan a pueblos montañeses de raza amarilla. Se ha creado un precedente para que ahora se vete el derecho de los pueblos serranos de poder jugar o presenciar partidos internacionales en sus respectivos suelos. Se quedarían sin poder jugar como locales en copas libertadores o suramericana los clubes de Toluca, en México; Cuzco y un tercio de las capitales departamentales del Perú; de lugares donde vive la mayoría de los ecuatorianos; y de seis de las siete mayores urbes bolivianas.

Más grave aún, ese veto podría conducir a que en los campeonatos nacionales los equipos serranos no puedan jugar en sus tierras. También podría ampliarse al resto de disciplinas deportivas. La orden de la FIFA afecta poderosamente al deporte, el turismo, la cultura y la economía de las zonas altas del mundo.

Hace que algunos países nunca puedan jugar como locales en torneos internacionales o que puedan ser sedes de un mundial (aunque sea de una sub-17). El argumento oficial de la FIFA es que se busca proteger la salud de los jugadores y eliminar factores muy ventajosos para los locales. Ambos argumentos carecen de fundamentos.

Como experiencia personal puedo decir que he vivido a pocos metros del Estadio Hernando Siles en La Paz (a 3.577 msnm) y del estadio Oruro Royal (por encima de los 3.700 msnm). También he trabajado muchos años en lo que ahora es el estadio del famoso club Arsenal de Londres (casi al nivel del mar). Si me preguntan donde prefiero jugar el balompié opto por La Paz y Oruro donde las temperaturas no varían tanto y nunca me he enfermado jugando la pelota. En cambio, en Londres, el frío –debido a la alta humedad– puede ser más duro y cuando nieva, graniza o llueve torrencialmente afecta bastante. En varias oportunidades las inclemencias del clima inglés me han llevado a contraer fiebre.

Si bien es cierto que un equipo de la costa sufre al jugar en la altura, también es cierto que un elenco andino ha de padecer jugando bajo cero en Europa, con harto calor en Brasil, el Caribe o África, con mucha humedad en Londres o Buenos Aires, o donde tenga que viajar largas travesías. Uno de los primeros juegos de pelota con el pie se dio en el altiplano mexicano prehispánico, a más de 2.500 msnm. El Azteca es el único estadio en el cual se han disputado el match final de dos mundiales (1970 y 1986). Este se encuentra a 250 metros debajo de la marca de los 2,500 msnsm.

La resolución de la FIFA atiza el resentimiento. A Evo Morales y Rafael Correa, dos presidentes izquierdistas, ello les ha de servir para tornarse populares movilizando a las serranías en una disputa por su derecho a ser respetadas. Las izquierdas y el nacionalismo indio sabrán sacar tajada de dicho enfrentamiento y querer aparecer como los campeones del orgullo andino mancillado. El veto a las alturas abre una caja de Pandora que daña profundamente al carácter universal del deporte. Este debe anularse y permitirse que cada nación tenga el derecho a jugar partidos internacionales en casa.

——————————

foto

* Periodista, analista internacional. Trabaja en Londres.

www.bigio.org.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario