Ene 2 2013
9032 lecturas

Opinión

El nuevo año y secretos del número 13

13-1Una superstición muy antigua fuertemente arraigada en nuestra cultura señala como número siniestro el 13, asociándolo con desgracias, negatividad, adversidades, impedimentos y dificultades; no obstante, para para otros es un número de suerte. El 13 es el número natural que sigue al 12 y precede al 14; Es el sexto número primo, después del once y antes del diecisiete. Además el octavo término de la sucesión de Fibonacci, después del ocho y antes del veintiuno. Su cuadrado es 169. Su sumatorio es 91, que es 13 x 7 —o 13 semanas, duración de una estación. Eso para comenzar. | GISELA ORTEGA.*

 

Cuando la superstición o creencia por la negatividad del número 13, se convierte en una patología, la persona sufre de una enfermedad llamada triscaidecafobia, que es el miedo irracional a esta cifra.
Estos individuos no salen los días 13 sea martes o viernes, incluso no pueden ver el número 13 ni permite que le hablen de él.

 

La fobia específica al viernes 13 se llama friggatriscaidecafobia —de la diosa vikinga Frigg— de donde procede la palabra Friday, viernes en ingles. Frigg (Frigga en la grafía inglesa) es una de las diosas mayores de la mitología nórdica, hija, luego cónyuge de Odín, reina de los Æsir y tutela la fertilidad, el amor, el manejo del hogar, la maternidad y las artes domésticas. Con su rueca hila las nubes.

 

Miedo al número 13
13-2Mucho antes del cristianismo se tenía cierto temor al número trece. En el judaísmo, el trece representaba un mal signo y se le asociaba directamente con genios y espíritus relacionados con la fatalidad.

 

Una creencia nórdica vinculada con la negatividad de esta cifra, cuenta que una deidad maligna, Loki, ocupaba en el jardín de los dioses el lugar décimotercero. El relato señala, que doce dioses estaban invitados a un banquete y que Loki no había sido convidado. Este, ofendido, se presenta a la reunión, ocupando el lugar 13 entre ellos. A continuación se entabla una terrible lucha en la que muere el hijo favorito de Frigg y Odín, Balder o Baldur.

 

En la época cristiana la leyenda más difundida es la de la última cena, donde se reunieron trece comensales. Jesús y sus doce apóstoles. Luego de esta comida, en menos de 24 horas, dos de ellos estaban muertos: Jesús de Nazaret y Judas Iscariote. De aquí surge la superstición de que 13 comensales no se sienten a la mesa, ya que es un llamado a la desgracia.

 

El capítulo 13 del Apocalipsis predice la venida del anticristo. El catolicismo vinculó el 13 con Satanás, al sostener que representaba la rebelión contra la autoridad de Dios, debido a que la masonería —a la que se le atribuyó la facultad de destruir el poder la iglesia— adoptó el 13 como número simbólico. En efecto, la orden de tipo masónico de los Illuminati, originada en Baviera, es dirigida a nivel mundial por su Consejo de los Trece y todas las logias masónicas reconocen 13 grados jerárquicos.

 

Otra relación que tiene el 13 como protagonista, es la captura y muerte de los caballeros-monjes templarios, cuyo círculo dirigente fue condenado la hoguera un día viernes 13 de octubre de 1307 —fecha que acaba el poder de los monjes guerreros, pudiendo achacar esto a la mala suerte; pero también está relacionado con la maldición de Jacques de Molay, último gran maestre del Temple, 13-3que estando ya en la hoguera convocó ante el tribunal de Dios al rey Felipe IV de Francia y al Papa Clemente V —los artífices de aquella destrucción de la orden—-, muriendo los dos sin haber transcurrido el plazo de un año, tal como el gran maestre había predicho.

 

Hay también una leyenda que señala que fue un martes 13 cuando se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel. Pero si estas narraciones nos demuestran la negatividad del número trece, existen otros relatos que demuestran todo lo contrario.

 

El número benefactor
El cortejo de Zeus, el dios supremo del Olimpo, estaba integrado por otros doce dioses; en total —contándolo— 13 divinidades. Otra cuenta quiso dejar de lado de la cuenta Zeus, y hacer 13 de la docena incorporando a Odiseo (Ulises).

 

La mitología escandinava y germana incorpora como número 13 entre los dioses y diosas a Freya, muy bella representaba el amor y los versos amorosos que podíanb entonar los bardos..

 

Los antiguos egipcios consideraban que la muerte era la fase decimotercera del ciclo de la vida, por lo que consideraban que el número 13 representaba la nueva existencia, era el camino hacia la morada de los dioses, un viaje al más allá. En muchos cultos de oriente, se utiliza este número para alcanzar la trascendencia.

 

En los rituales egipcios, se debían realizar en el templo de iniciación trece pasos. Seis pasos, representaban la audacia, la certeza, la voluntad, los objetivos, el deseo y el coraje, estos se debían ejecutar hacia adelante y para representar que cada paso estaba meditado, se efectuaban seis pasos hacia atrás. Por último, el paso número 13, servía para cruzar, de modo simbólico, la puerta que los conducirá a la nueva vida, a la nueva existencia.

 

En los estudios de Pitágoras, y la disciplina de la numerología, el número 13 pasa a ser el símbolo de la evolución y del crecimiento; también este número sirve para el buscador de lo místico, puesto que usándolo adecuadamente puede abrir las puertas del conocimiento

 

El número 13, en algunas prácticas de magia, simboliza el velo de los maestros, que podrá ser levantado una vez que el iniciado haya alcanzado la iluminación perfecta, una vez que el cuerpo, la mente y el espíritu se hayan purificado.

 

Trece es el número de monjes Shaolín que vencieron a las tropas de Wang Renze y ayudaron a establecer la dinastía Tang en China. 13 es el número de basílicas originales de la cristiandad. La Luna da 13 orbitas completas a la Tierra en un año. Durante cada semana el planeta Tierra gira 7 veces mientras se traslada a una distancia en la que el Sol cabe 13 veces. 13 semanas es la duración de cada estación.

 

El año es divisible en 13 meses de 4 semanas, 28 días, sobrando uno ceremonial. En 8 años, el planeta Venus da 13 órbitas. Es el ciclo pentagonal entre la Tierra y Venus. 13 son los ciclos “baktun” de la cuenta larga del gran ciclo maya.

A Series of Unfortunate Events es una tridecalogía (13 tomos) que cuenta la historia del los hermanos Baudelaire; cada uno de los libros cuenta con 13 capítulos.

 

En los Estados Unidos, el trece es considerado como un número de suerte. Forma parte de muchos de los símbolos nacionales, ya que en el reverso de los billetes de banco hay una pirámide incompleta de trece escalones, el águila heráldica en una rama de olivo con trece hojas y trece frutos y en las otras, trece flechas. Hay, además, trece estrellas sobre la cabeza del águila. Todo esto, en realidad, nada tiene que ver con la superstición, sino que conmemora las trece colonias que originaron el país y que por su parte fueron un símbolo de buen auspicio.

 

Los calendarios
El 13 era un número sagrado para los mayas, el cual representaba las 13 fases lunares. Fue ampliamente utilizado en sus calendarios. En algunos calendarios lunares, un año puede tener 12 o 13 meses, debido a que el ciclo lunar dura alrededor de 29 días, que es al menos 1/12 de año.

Se ha relacionado también con el hecho de que un calendario lunisolar seguramente debe tener 13 meses en algunos años, mientras que el calendario solar gregoriano y el calendario lunar musulmán siempre tienen 12 meses en un año.

 

Actualmente, si el calendario nos indica que es martes 13, se supone que la desgracia está garantizada, por ese número y por su relación con Marte, el dios de la guerra. Hay un refrán que dice: “en martes 13 ni te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes”. En la creencia anglosajona, el viernes, y no el martes, 13 es el día crítico. Se dice que durante esa jornada los espíritus negativos aprovechan para rondar y dañar a los vivos.

Para las corrientes japonesas, si el día 13 cae en viernes, puede ser una fecha maravillosa, es propicio para los juegos de azar y para que se cumplan todos los sueños.

 

Excentricidades del número 13
13-4En el Siglo XVIII la marina británica intentó eliminar las supersticiones relativas al día viernes 13. Se rebautizo un buque con el nombre de HMS Friday, (Friday significa “viernes” en inglés) se designo a un capitán llamado Jim Friday, se recluto a la tripulación un día viernes se armo la quilla del navío, y se botó la nave el viernes 13.
Y jamás se volvió a saber el paradero del barco y de su tripulación.

 

El avión caza alemán desarrollado tras el HE 112 fue designado He 100 para evitar la designación He 113, la cual se consideraba desafortunada puesto que Adolf Hitler era triscaidecafóbico.

 

En los Estados Unidos, nunca ha existido un caza denominado F-13, dado que muchos pilotos son supersticiosos.

 

Algunos se refieren a la misión lunar Apolo 13 como la prueba definitiva de que el 13 trae mala suerte. El Apolo 13 fue lanzado a las 13:13 EST del 11 de abril de 1970 desde el complejo 39 (tres veces trece) y no había alcanzado a pasar 13 minutos, cuando sufrió una explosión en pleno vuelo.

 

En todas partes existen manías acerca de este número; en el deporte, por ejemplo, no existe la camiseta que tenga este número. En Fórmula 1, se omite el número 13. En las competiciones de automovilismo y motociclismo no se asigna el número 13 a ningún participante.

 

La carta de la muerte en una baraja de Tarot es la número 13. Algunos edificios omiten el piso 13, saltando del piso 12 al 14, Esto también se aplica en ocasiones a los números de las casas o habitaciones como la de los hospitales. Esto también es válido para las filas de asientos de los aviones

 

Para evitar las desgracias en los negocios y tener buena suerte y prosperidad, se obvió, expresamente, crear la planta 13 en los edificios más emblemáticos de Nueva York, como el Rockefeller Center, el Hotel Pierre o el Helmsley.

 

Una creencia popular y hogareña, es nunca juntar en un recipiente 13 cabezas de ajo. Y es más común de lo que uno piensa, decir doce más uno, para no pronunciar el número 13

 

El compositor austríaco Arnold Schönberg, padecía de triscaidecafobia. Contrajo esta fobia en 1908 con la composición de las trece canciones del ciclo Das Buch der Hangenden Garten, basadas en poemas de Stefan George. Su opera Moses und Aaron 

El álbum musical “Room for Squares,” del compositor y cantante norteamericano John Mayer, consta de 14 pistas, aunque la 13ª es de dos segundos de silencio —el mínimo de duración de acuerdo a los estándares— y no aparece en la carátula del álbum. El álbum “Alivio de luto” de Joaquín Sabina, tampoco presenta este número: después de la pista número doce viene la pista “+uno”.

 

En el caso de Brasil han adelantado la fecha del comienzo del Mundial de Futbol, para que no cayera en viernes 13. Debido a ello el torneo se efectuará del 12 de junio al domingo 13 de julio de 2014.

 

El “caso” Richard Wagner. Nació en 1813, los números de su nacimiento: 1+8+1+3 suman 13. Su nombre y apellido tienen 13 letras. Escribió 13 operas, si tomamos en cuenta que no llegó a terminar la que pudo haber sido la primera Die Hochzeit 

WagnerSufrió 13 años de destierro. Terminó Tannhauser un 13 de abril y dejó de ser tocada el 13 de marzo de 1845, tras su fracaso en París, siendo repuesta posteriormente el 13 de marzo de 1895. El teatro de Riga donde se presentó como director de orquesta, se inauguró un 13 de septiembre. La casa donde se llevaban sus festivales en Bayreuth fue abierta un 13 de agosto y el último día que paso en ella fue un 13 de septiembre.
Wagner murió el 13 de febrero de 1883, decimotercer año de la unificación de Alemania.

 

Y ahora llegamos al 2013. ¿Qué sucederá? Y, para terminar, debemos mencionar una película española de 1973, un “thriller” llamada El asesino está entre los 13 .¿Uno por cada trece?
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

4 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Luis Hernando
    3 enero 2013 11:55

    Un inglés,educado y de mediana edad, pilla a una niña para molestarla, la niña le dice “Ay, por favor señor, yo solamente tengo trece”. El le responde: “Déjate de ser supersticiosa, a los arbustos, a los arbustos”.Je, je

  2. Thais
    3 enero 2013 23:59

    Es interesante el artículo.

  3. Cesar Corrales
    11 junio 2013 2:15

    y qué si mis nombres tienen 13 letras?

  4. jazmin citlali
    16 agosto 2013 22:56

    naci un viernes 13 alas 13 horas y tengo el lunar del numero 13 en el brazo