May 19 2006
274 lecturas

Economía

EN LIBERTAD EL INEFABLE SEÑOR FUJIMORI

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Poco después de las tres de la tarde el ex presidente peruano Alberto Fujimori abandonó su ligar de reclusión en Chile, que no era una cárcel sino una habitación en la Escuela de Gendarmería de Santiago; a eso de las 10 de la mañana la Corte Suprema le había otorgadao el beneficio de la libertad provisional bajo fianza mientras se tramita el juicio de extradicción al Perú, donde podría dar con sus huesos en el presidio.

Sin hablar con la prensa que se arremolinaba en el lugar, el dos veces presidente durante la década 1991/2000 subió al autmóvil que lo esperaba en la fría tarde de este jueves y, raudo, se perdió de vista al doblar una esquina. Fujimori permaneció detenido preventivamente desde el siete de noviembre de 2005.

La libertad le fue concedida por el magistrado Orlando Álvarez previo pago –hecho de inmediato por su abogado defensor– de la suma de $ 1.500.000, equivalentes a unos US$ 2.900 al cambio del día. No es mucho si se considera la gravedad de los delitos que le son imputados en Perú. Los tribunales lo requieren en Lima por diez delitos de corrupción y dos de violaciones a los derechos humanos.

Reacción inmediata

La libertad de Fujimori –que jamás regresó a su país al salir de él en viaje oficial, sino que envió su renuncia por fax y solicitó, obteniéndola, la nacionalidad japonesa, precisamente para evadir a la justicia– fue de inmediato transmitida a los medios de comunicación chilenos e internacionales.

Las reacciones no se hicieron esperar. Mientras el abogado del Estado pruano no ocultó su temor de que el malandrinesco político intentara fugarse, los organismos de derechos humanos de Perú manifestaban su consternación por el acordado de la Corte chilena.

La Asociación pro Derechos Humanos de Perú mostró su no conformidad por el hecho. A juicio de la institución, la medida no se compadece con los delitos de d que se lo acusa y expresó sus temores por otra fuga del ex gobernante.

El candidato a la presidencia peruana Ollanta Humala, por su parte, señaló que la libertad provisional concedida a Alberto Fujimori en Chile “es motivo de preocupación para los peruanos”. No obstante se mostró tranquilo en que el asunto seguirá en manos de la justicia.

El ex comandante, primera mayoría en la primera vuelta electoral celebrada en abril pasado, pidió además “tener calma”. En octubre de 2000 Humala se alzó en armas contra Fujimori en un intento por denunciar la grosera corrupción encimada en los poderees del Estado. En esa oportunidad fue encarcelado y poco después Fujimori huía a Japón.

El 18 de noviembre de 2000 el entonces presidente Alberto Fujimori debía participar en una reunión iberoamericana en Panamá, pero lejos de ello, y considerando que su futuro inmediato se complicaba en Lima, alteró el curso del viaje y llegó a Tokio. Nunca más regresó.

En Santiago el ministro portavoz de La Moneda, Ricardo Lagos Weber, expresó el punto de vista del gobierno ante la libertad condicional de Fujimori: “Aquí nosotros nos atenemos a lo que digan los tribunales de Justicia en Chile y vamos a velar para que la seguridad se aplique a todos quienes residen en el territorio nacional ya sea de manera permanente o transitoria, chileno o extranjero”.

Chechez la femme

Poco después de retomar Fujimori –aunque de manera provisional– su calidad de hombre libre, al menos en Santiago de Chile, el abogado defensor del ex presidente acusado de corrupción y violación a los derechos humanos declinó informar si se encontraba en el país la flamante segunda cónyuge del ex presidente –que integra una muy pudiente familia dedicada a la industria– con la que habría contraído nupcias por poder el seis de abril próximo pasado.

Refiriéndose al juicio por la extradicción fue claro al manifestar que el ex mandatario “no se fugará” del país y que los “argumentos que se han presentado (por parte del estado peruano) carecen de sustentación y de prueba, de tal manera, que sólo es cosa de tener un poco más de paciencia para que esto se resuelva en el camino que esperamos”.

Extraoficialmente se asegura que la señora de Fujimori servirá un banquete esta noche en la residencia para festejar “que se hizo justicia”. Lamentablemente no podrá haber otro viaje de luna de miel por cuanto el marido tiene orden de arraigo –aunque eso no debería ser un gran impedimento si resuelve otro viaje sorpresa–.

Los expedientes Fujimori

Las acusaciones por las que debe responder Alberto Fujimori son muchas. Entre ellas el incendio provocado en el edificio del Banco Nación en Lima, donde murieron siete personas; la esterilización quirúrgica de millares de mujeres pobres e indígenas –existirían testimonios de que la orden fue dada personalmente por el entonces presidente–, y el asesinato a sangre fría de tres integrantes de un comando guerrillero del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, que copó la residencia del empajador japonés.

De las 17 denuncias contra el ex mandatario, cuatro fueron enviadas al Congreso en 2002; dos, en 2003; siete, en 2004; y cuatro al año siguiente. Éstas –informó el periódico La República no sólo contienen acusaciones a Fujimori sino también a 13 ex ministros de Estado, una ex congresista y tres ex fiscales supremos, quienes actuaron en complicidad con el ex jefe del Estado para la consumación de los delitos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario