Sep 16 2010
357 lecturas

Política

En Venezuela faltan 10 días para la victoria popular

Néstor Francia.*

La encuestadora Datanalisis, vinculada a la oposición, tiene sus particularidades. Siempre da números pre-electorales contrarios al chavismo, pero a medida que se acerca el día de las elecciones, comienza a corregirse y a acercarse a la realidad. Cuando las presidenciales de 2006, uno de sus directores, Luis Vicente León, esperó dos días antes de las elecciones y anunció desde Chile (ya no se podía publicar encuestas en Venezuela) que Chávez ganaría con clara ventaja. En el referéndum de la enmienda (15-2-2009) las variaciones de sus números fueron impresionantes.

El 11 de diciembre de 2008 le daba al Sí (chavismo) 25,5 y al No, 56. El 3 de enero de 2009 tenía al Sí con leve mejoría, 36,2 y al No con 53,5. El 22 de enero, seguramente tratando de ayudar en una posible reversión de los resultados a favor de la oposición, desmejoró al Sí hasta el 29,7 pero también bajó un poco al No, con 52,8. Seis días después, el 28 de enero, Datanalisis dio una voltereta acrobática, para anunciar que el Sí sacaría el 51,5 contra el 45,1 del No. El resultado final real fue 54,8 para el Sí contra 45,1 para el No, lo cual posibilita ahora la reelección indefinida del presidente de la República.

Todo esto viene a cuento porque esta encuestadora comienza a reeditar su extraño método de cara a las próximas elecciones parlamentarias. Datanalisis anunció que el PSUV tiene una “ligera” ventaja en las elecciones legislativas del próximo 26 de septiembre, aunque para no desentonar con el falso triunfalismo público de la oposición (en privado es otra cosa), afirma que los resultados dependerán de los votantes indecisos, según su más reciente encuesta. El PSUV contaría, según la misma, con el 52 por ciento de las preferencias de los electores, frente al 48 por ciento de la oposición, según dijo ayer Luis Vicente León (véase la curiosa similitud con los últimos números asomados antes del referéndum de 2009).

Otro dato es que León pronosticó que el PSUV perdería en los estados con mayor población y ganaría en aquellos menos poblados, en un foro correspondiente a la decimocuarta Conferencia de las Américas que concluyó ayer en Miami, auspiciada nada más y nada menos que por el diario The Miami Herald, uno de los principales cuarteles mediáticos continentales contra la Revolución Bolivariana. Esto acentuaría la ventaja del chavismo.

La realidad es que no es en los estados, sino en las capitales más pobladas donde probablemente se darán ventajas menos importantes, sin importar quien gane. Pero al ser esta una elección donde eligen las circunscripciones y no los estados, el peso de las ciudades capitales en el resultado total es menor. Está el caso de Mérida, por ejemplo, donde la oposición siempre gana en la capital, pero pierde en todas partes al interior del estado. De manera que el hecho de que sacara más votos la oposición en la capital, no significaría que tendría más diputados en el conjunto del estado. Por otra parte, en los estados menos poblados el chavismo siempre ha ganado con ventajas muy sólidas, muchas veces por encima del 10, del 20 y hasta del 30 por ciento. En varios de esos estados el chavismo obtendrá todos los diputados.

De manera que los números más recientes de Datanalisis no hacen sino anunciar, a regañadientes, la contundente victoria de la Revolución.

En esa misma perspectiva, Chávez afirmó, en el Teatro Teresa Carreño, que a los “señores escuálidos le quedan pocos días de ilusiones”, pero al mismo tiempo advirtió lo que hemos señalado varias veces en estos análisis: “Después del 26 viene una ofensiva contrarrevolucionaria”. O sea que el 26 celebraremos la victoria, pero ya al día siguiente hay que amanecer con las alpargatas puestas.

 Entretanto, los escuálidos queman sus últimos cartuchos. Al nivel internacional, la agencia AFP, convertida en uno de los principales instrumentos externos de la oposición para la campaña, publica un amplio reportaje sobre el tema de la “inseguridad”, donde entrevista a una caterva de adecos y copeyanos de vieja data (como Adicea Castillo y Marcos Tarre), y a otros voceros opositores. Igualmente vimos la tendenciosa entrevista que hizo Patricia Jianot, de CNN, al terrorista fugado Raúl Díaz, quien fue condenado por el atentado con explosivos contra la embajada de Colombia en Caracas.
 
En el frente interno la oposición incrementa la conflictividad artificial, y comienza ya el guarimbeo de última hora. Otra enfermera se sumó a la “huelga de hambre” que emprendió Norma Hernández a las puertas del hospital del Seguro Social Pastor Oropeza de Barquisimeto, en el estado Lara, para supuestamente exigir reenganche laboral. Es probable que este nuevo "show" mediático se prolongue hasta el día de las elecciones.

En la misma línea, una minúscula organización fantasma que se autodenomina “Comité de Afectados por los Apagones” esgrimió cacerolas y consignas frente al ministerio de energía eléctrica, sobre todo para descalificar el argumento del sabotaje como justificación de los cortes eléctricos. Este “Comité” es presidido por una militante adeca y reconocida ficha escuálida, Aixa López. Mientras, en Monagas se dieron acciones de guarimbeo propiamente dichas, con disturbios callejeros, quema de cauchos e interrupción del tránsito, también con el pretexto de los cortes eléctricos.

Es de esperarse más acciones de este tipo en los próximos días. Ya lo decíamos en nuestro análisis del 31 de agosto pasado, cuando nos referimos a “una maquinita opositora que solo vive del show mediático y de aprovechar cualquier atisbo de conflictividad para tratar de ganar puntos desesperadamente, ante la realidad que cada vez se perfila con más claridad en cuanto a un contundente triunfo del chavismo en las elecciones del 26-S…

"Apenas una persona se queje por cualquier cosa puntual y aislada…la oposición tratará de aprovecharlo a su favor. Esa será una de las tónicas de su campaña”.

* Analista de asuntos políticos.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario