Feb 28 2005
298 lecturas

Política

Entrevista: ”Estar contra EEUU es saludable”

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Teun A. van Dijk -distinguido lingüista holandés, en la actualidad profesor de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona- recorre el mapa de las principales confrontaciones actuales y aboga por la articulación de un bloque de resistencia contra el militarismo, el racismo y las discriminaciones.

Racismo, propaganda y fuerza militar

Especialista en análisis de discurso, Van Dijk indaga sobre la relación entre poder, discurso y medios de comunicación y observa que, después del 11 de septiembre de 2001, se ha puesto en funcionamiento un sistema que combina propaganda mediática, racismo y fuerza militar, para discriminar y someter a “otras” sociedades y culturas, sobre el supuesto ideológico de la superioridad europeo estadounidense.

 
El discurso-poder de Occidente sigue la lógica de la dominación, del abuso de poder, de los prejuicios, de la discriminación y del racismo, prácticas que se imponen a través de la producción y circulación discursiva de representantes políticos y de medios de comunicación de las élites dominantes. Ese es el campo de estudio al que se ha aplicado Teun van Dijk.

 
– La prensa internacional suele registrar crecientes manifestaciones antiislámicas en distintos países de la. ¿Cómo ve usted esa cuestión?
 
– Esas manifestaciones no son nuevas. Hay una tradición muy vieja de antiislamismo en Europa. Hace 15 años hubo manifestaciones de ese tipo después del fatwah (decreto emanado de autoridades en materia de fe) contra de Salman Rushdie, y no como una reacción popular, sino como un movimiento protagonizado por las elites simbólicas.
Después del 11 de setiembre -el de Estados Unidos, no de Chile- hubo muchas reacciones en varios países contra la presencia y la inmigración de musulmanes.
En Holanda, por ejemplo, creció el racismo antiislámico y antiárabe con el éxito del partido de Pim Fortuyn (un líder populista de ultraderecha) y con el asesinato de éste y del cineasta Theo van Gogh -director del filme Submission, en el que se refiere al Islam con la sumisión de las mujeres-.
Podemos decir entonces que los derechos de los musulmanes están seriamente comprometidos.

 
– En un artículo publicado el año pasado por la revista argentina Ñ usted asegura que, después del 11/S, en EEUU se ha gestado en el ámbito de los discursos políticos, y de los medios de comunicación occidentales, una “estrecha asociación entre terrorismo, árabes e Islam”. ¿Es el racismo una práctica funcional al imperialismo y a sus relaciones de dominación?
 
– El racismo es un sistema de dominación sustentado por prácticas de discriminación, como la exclusión y la marginalización de los no europeos, sobre la base ideológica de una supuesta superioridad cultural. Esas prácticas e ideologías se manifiestan en los discursos públicos de los grupos dominantes, por ejemplo: en la política, en los medios, en la ciencia, en la educación y en la burocracia.
Ese sistema sirve también como legitimación de la dominación social, cultural, militar y económica de los europeos, tanto en Europa, como en América y otros lugares del mundo.

A veces, esa dominación es muy sutil e indirecta. Después del 11 de setiembre, la marginalización de los musulmanes y de los árabes y la política de dominación sobre Oriente Medio se disfraza de histeria antiterrorista.
Como analista crítico del discurso me interesa el rol de los discursos dominantes y de resistencia a esas formas de dominación. Por ejemplo: cómo los discursos políticos y los medios de comunicación producen y reproducen las interpretaciones de los hechos en el mundo y cómo se reproducen así las ideologías dominantes.
Antes era la ideología anticomunista, después la “guerra” contra la droga, y ahora la guerra contra el terrorismo. Una estrategia muy eficiente para legitimar intervenciones, control y dominación.

 
Miedo a la diversidad

– El cientista político estadounidense Samuel Húntington ha señalado que el multiculturalismo “presenta a todo inmigrante como una víctima”. ¿Está de acuerdo con esta apreciación?
 
– Por desgracia tenemos que tomar los discursos de Húntington en serio, porque tienen mucha influencia en algunos círculos conservadores poderosos, sobre todo en EEUU. Pero, al contrario de lo que dice Húntington, el multiculturalismo es una forma de contra-poder de los grupos dominados, grupos que se ven como resistentes y no como víctimas. Por eso precisamente hay tanta oposición de la derecha contra esas formas de oposición y contrapoder.

 
– ¿Percibe usted el problema que Húntington describe como “hispanización” de Estados Unidos y su cultura anglosajona, blanca y protestante?
 
– Me alegra que las culturas anglosajona y europea se latinicen, se africanicen y se arabicen. La diversidad no sólo es estéticamente más atractiva, sino también, como sabemos, combina los mejores aspectos culturales y sociales en una nueva cultura, más dinámica.
Las lucubraciones de Húntington no son más que una forma de resistencia tradicional y retrógrada contra los cambios en el país y en el mundo. Obsérvese a la gente en el centro de Londres, París y Ámsterdam, que en gran medida es originaria de muchas partes del mundo. Eso hizo a esas ciudades más atractivas.

 
El “antinorteamericanismo”,
el terrorismo y la prensa

– A partir de su reciente viaje por América Latina, que a fines de 2004 lo llevó a Chile, Bolivia y otros países, ¿cómo percibe a esas sociedades respecto del antinorteamericanismo que ha reverdecido en ciertas regiones del mundo?
 
– El antinorteamericanismo no es generalizado y además se combina con actitudes positivas hacia los Estados Unidos, por ejemplo: en la música, en el cine y las ciencias. No hay masas de víctimas del antinorteamericanismo.
Se trata de una crítica contra de la arrogancia militar y política de Estados Unidos. Es una forma de resistencia, y no de dominación, por eso lo veo como muy saludable; porque se trata de una crítica inteligente y no de un prejuicio.

 
– ¿Cómo observa a los medios de comunicación latinoamericanos respecto de la creciente asociación entre terrorismo, árabes e Islam, que usted señala entre los medios occidentales?
 
– En los medios latinoamericanos se ven menos informaciones sobre “terrorismo e Islam” que en los de Estados Unidos y Europa, sobre todo porque tanto para los periodistas como para el público estos no son problemas o preocupaciones. Aquello que se escribe es mucho más distante y crítico -por ejemplo sobre Estados Unidos- que en otras partes del mundo.
Obviamente aparece la reproducción de las noticias de las agencias internacionales dominantes -estadounidenses y europeas-, pero no se registra el mismo nivel de alarma social que en Estados Unidos y Europa.
América Latina tiene otros problemas, algunos muy conocidos, como la pobreza, la economía, la dependencia de EEUU y las desigualdades sociales; y otros, menos conocidos y a veces negados, como el racismo contra los indígenas y los afrolatinos. En Argentina, por ejemplo, ese racismo se da contra los inmigrantes de Bolivia y Perú.

 
– El intelectual palestino Edward Said expresó que en la era de la “manufacturación del consenso” por los medios de comunicación, según el concepto del lingüista estadounidense Noam Chomsky, se crean barreras culturales en Occidente que desde Palestina la gente no puede derribar. ¿Con qué expectativas observa usted la diversidad cultural y el multiculturalismo en Occidente, en este contexto?
 
– Obviamente, las elites dominantes que construyeron el consenso cultural también tienen que cambiarlo, porque son ellos quienes dominan los medios de la producción discursiva pública. Pero eso solamente es posible cuando grupos dominados, mujeres, y otras minorías, resisten y fuerzan a las elites a un cambio.
Esto es cierto para la destrucción del medio ambiente por las industrias y el consumismo, y para el machismo y el racismo. Espero que también sea cierto para el militarismo, una forma de primitivismo que comprueba que el mundo no vive en la Modernidad ni en la Postmodernidad, sino todavía en un estado de salvajismo, en el que los conflictos se resuelven por la fuerza, con las armas y con militares.

 
– ¿Podría señalar alternativas de lucha contra la marginación y el racismo promovidos desde el poder político y económico occidental?
 
– Las alternativas son conocidas. Las económicas han sido formuladas en el Foro Social Mundial de Porto Alegre. Todos nosotros, los que tenemos acceso al discurso público en medios alternativos, a la internet, a la ciencia y a la educación, podemos contribuir a la construcción de ideologías de resistencia contra la pobreza, el sexismo, el racismo y el militarismo, y de esa manera brindar ayuda simbólica a los grupos que más lo necesitan, para quitar legitimidad a los discursos de las elites dominantes.

———————————
 
(*) Entrevista publicada por la Agencia Periodística del Mercosur (APM), en www.prensamercosur.com.ar/nota.php389.

Distribuida por ANC-UTPBA.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario