Sep 2 2014
587 lecturas

Política

España: Podemos le pisa los talones al PSOE e Izquierda Unida se desploma

Los graves efectos que para la vida de los españoles ha tenido la larga crisis económica, combinados con la corrupción y el descrédito de la clase política, han desembocado en un terremoto político. Esto es lo que cabe deducir del sondeo de Sigma Dos de intención de voto para las generales con el que comienza el curso.

Podemos, una formación que cuestiona los fundamentos del sistema político nacido en la Transición, sería la tercera fuerza política del Congreso si hoy se celebraran elecciones generales a escasa distancia del PSOE que, lejos de remontar tras su renovación, continúa en caída libre.

Las elecciones europeas del 25 de mayo supusieron una convulsión en el mapa político español, con la inesperada irrupción de Podemos (9,2% de los votos y cinco escaños) y un severo castigo al bipartidismo. Desde entonces, una pregunta ha martilleado con inquietud en los dos grandes partidos y también en los más pequeños. ¿Podemos es flor de un día o ha venido para quedarse?

La encuesta de Sigma Dos que hoy publica este periódico sobre intención de voto para unas elecciones generales indica que la respuesta adecuada es la segunda. Según el resultado del sondeo, el movimiento liderado por Pablo Iglesias no sólo ha venido para quedarse, sino que experimenta una progresión inédita en la historia de la democracia para una formación de nuevo cuño. Si hoy se celebraran elecciones generales, Podemos se convertiría en la tercera fuerza política del Parlamento español con el 21,2% de los votos, a la increíble distancia de poco más de un punto del segundo partido, el PSOE.

El sondeo, realizado tres meses después de las europeas, confirma para unas generales las tendencias que los españoles ya dejaron claras a la hora de depositar su voto para elegir a los representantes en el Parlamento Europeo. El bipartidismo imperfecto que ha caracterizado el sistema político español desde la Transición, con PSOE y PP como pilares básicos a mucha distancia del resto de los actores, está severamente amenazado como consecuencia de los efectos devastadores de la crisis económica en las capas medias de la población -gestionada por gobiernos socialistas y populares-, que además han ido acompañados del estallido de casos de corrupción que afectan a ambos partidos.

Si en las europeas ambos no alcanzaron el 50% de los votos, tres meses después el sondeo confirma esta tendencia a la baja. Han perdido más de 20 puntos desde las últimas generales de 2011. La encuesta confirma, asimismo, una de las constantes de esta convulsa legislatura. El PP se desgasta por la acción de Gobierno, pero el PSOE también en su labor de oposición, sin que le haya servido de mucho la renovación de su liderazgo. Ni el uno ni el otro parecen dar con la tecla adecuada para frenar el descrédito de la clase política que ha dado alas a Podemos.

El curso político que hoy abrirá Mariano Rajoy en Galicia será decisivo, ya que desembocará en las elecciones municipales y autonómicas del mes de mayo, que serán la antesala de las generales de finales del año próximo. Y el PP, según el sondeo, sigue siendo el partido más votado. El 30,1% continúa confiando en la formación mayoritaria. La lectura positiva que puede hacer la dirección del PP es que recupera intención de voto en relación con el resultado de las europeas, en las que obtuvo el 26%; si bien se ha dejado más de 14 puntos desde las generales y más de tres en relación con el último sondeo de Sigma Dos para las generales, publicado a primeros de este año.esp rajoy ladron

A buen seguro que el PP achacará esos cuatro puntos a su plan de recuperación de los votantes perdidos, sustentado en el mensaje de optimismo económico que diariamente emana del Gobierno por los indicadores macroeconómicos, y en la bajada de impuestos. Sin embargo, el análisis cualitativo de la encuesta no ofrece demasiados motivos para el optimismo. En la encuesta queda claro que persiste el descontento ciudadano con el Ejecutivo -el 88,1% tiene una imagen regular, mala o muy mala del Gobierno- y una inmensa mayoría -el 92%- no cree que España haya salido de la crisis.

Tampoco el plan de regeneración, que incluye determinadas medidas políticas adoptadas por Mariano Rajoy para tomar impulso y reconciliarse con sus electores, parece entusiasmar demasiado a los españoles. Una mayoría de los encuestados -el 48,9%- no está de acuerdo con la reforma que propone el PP para que el alcalde sea el candidado de la lista más votada, en contra de la tesis defendida por los promotores, que aseguran que esta demanda es un clamor social. Es verdad que el 43% la comparte y que una mayoría de los votantes del PP -hasta el 70%- se muestra de acuerdo con esta reforma.

No obstante, la ventaja del PP sobre el PSOE sigue casi inalterable en más de ocho puntos, prácticamente la misma que reflejaba el sondeo de comienzos de este año. El suelo de los socialistas parece haberse evaporado. Su intención de voto cae hasta el 22,3%; lo cual quiere decir que desde las europeas el PSOE se deja unas décimas, que se convierten en seis puntos si comparamos el dato con el resultado de las generales de 2011.

El sondeo supone un auténtico jarro de agua fría para la flamante nueva dirección socialista encabezada por Pedro Sánchez. De acuerdo con este resultado, el proceso de renovación abierto en el PSOE con la sustitución de Alfredo Pérez Rubalcaba no ha calado aún en los potenciales votantes socialistas. No existe efecto Sánchez cuando se cumple un mes de su elección como secretario general del PSOE. O, al menos, el entusiasmo mostrado por los militantes que participaron directamente en su elección no se ha trasladado fuera de los muros del partido. Si bien el nuevo líder del PSOE ha logrado en pocos meses un alto grado de conocimiento y alcanza una nota de 4,09 en valoración, superando a Mariano Rajoy. Éste es el único dato de la encuesta positivo para el PSOE.

Aunque ya lo apuntaban los distintos estudios poselectorales que se hicieron tras las europeas -sobre todo el del CIS-, el sondeo confirma que Podemos no sólo disputa claramente el espacio electoral a IU, sino sobre todo al PSOE. Es una circunstancia inédita que un partido político de reciente creación -tiene apenas siete meses- se sitúe en intención de voto a un punto de una formación política como el PSOE, con más de 100 años de historia y que ha gobernado durante 21 años desde la recuperación de la democracia.

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, no oculta, sino todo lo contrario, que su objetivo político es desplazar al PSOE del liderazgo de la izquierda. Así lo afirma en el libro Conversación con Pablo Iglesias, publicado tras las europeas por el periodista Jacobo Rivero. Iglesias asegura que la pulsión de cambio que aprecia en la sociedad española es similar a la ilusión despertada por Felipe González a comienzos de los 80.

Según el sondeo de Sigma Dos, la intención del líder de Podemos de emular a González dista mucho de ser una ensoñación. Más del 49% de los votantes socialistas creen posible que Podemos arrebate al PSOE el liderazgo de la izquierda en España. La progresión de Podemos desde las elecciones europeas evidencia también que su denuncia de los abusos de lo que denomina casta política es un mensaje que ha calado en la sociedad.

El PSOE no es la única víctima de Podemos. Lo son también los partidos más pequeños como IU y UPyD. La intención de voto de IU se resiente, según el sondeo. Pierde más de dos puntos en relación con las generales y se deja siete sobre el resultado de las europeas, en las que logró el 11% de los votos. La dirección de IU apreció el peligro que venía de Pablo Iglesias desde la misma noche electoral y por ello crecen las voces internas que presionan para un acuerdo de coalición con Podemos. Una mayoría de los encuestados se pronuncia a favor de que ambas fuerzas políticas concurran juntas a las próximas generales; incluido el 68% de los votantes de IU.

El avance de UPyD en las últimas convocatorias electorales también se ha frenado. Según el sondeo, la formación de Rosa Díez pierde más de dos puntos en intención de voto sobre su resultado en las europeas, si bien sube un poco en relación con las generales. La encuesta señala, sin lugar a dudas, que la apuesta soberanista ha sido un mal negocio para CiU, cuyo retroceso en generales es notable, en tanto que ERC sigue escalando posiciones.

El escenario poselectoral que dibuja la encuesta es inquietante para la gobernabilidad del país, debido a la fragmentación del futuro Parlamento. El PP no estaría en condiciones de gobernar en solitario, pero la alternativa de una alianza de todos los partidos de izquierda es inverosímil a día de hoy. De ahí la apuesta por la gran coalición de muchos veteranos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario