Dic 5 2010
503 lecturas

Cultura

Festival de La Habana: La integración de los pueblos en la pantalla grande

Santiago Masetti*
Una nueva edición del Festival Internacional de Cine Latinoamericano comenzó el 2 de diciembre y se extenderá por diez días en los cines de esta capital. El esperado certamen recordará el bicentenario de las gestas independentistas de América Latina y los procesos de integración por los que atraviesa el continente.

Este distinguido festival se propone reconocer y difundir las obras cinematográficas que contribuyen, a partir de su significación y de sus valores artísticos, al enriquecimiento y reafirmación de la identidad cultural latinoamericana y caribeña, como así también a conocer los procesos de integración cultural y política de los latinoamericanos.

El movimiento del nuevo cine latinoamericano nació bajo la égida de una renovación cultural, estética y social, que se nutrió de las experiencias fílmicas alcanzadas por el neorrealismo italiano y la nouvelle vague francesa; y que surgió en un contexto histórico en el que se consolidaba el triunfo de la Revolución Cubana, en medio de un continente plagado de dictaduras y gobiernos militaristas.

Esta nueva edición, respecto de la producción cinematográfica que expone, supera a sus antecesoras por la cantidad de filmes programados en sus diferentes secciones y se distingue por la diversidad de géneros entre largos, medio y cortometrajes, óperas primas, documentales y animados.

Se exhibirán unas quinientas películas, ciento veintidós de ellas en concurso, repartidas en veintiún largometrajes, veinticuatro óperas primas, veintitrés medios y cortometrajes, veintiséis documentales, veintiocho animados, veinticinco guiones inéditos y dieciocho carteles.

Argentina es el país con más largometrajes para el certamen habanero con ochenta y ocho films, seguido por México con setenta y nueve y Cuba con setenta y ocho. Entre los cortometrajes se destaca un film realizado por veinticinco directores argentinos como Israel Adrian Caetano, Víctor Laplace y Lucía Puenzo, entre otros, donde se recrean varias historias personales y colectivas.

En el acto de apertura del XXXII festival, el fundador y presidente de la Fundación del Nuevo cine Latinoamericano, Alfredo Guevara, afirmó que “en este año, 200 aniversarios de las independencias latinoamericanas, está marea renovadora parece nuevamente incontenible y conducen más allá de las formas y los límites, desde la raíz al encuentro de América Latina con América Latina y en cada obra de sus artistas, de sus pensadores, en cada acción que los acompaña, recuerdo el origen mismo del movimiento del nuevo cine latinoamericano; la época en que se descubrió a sí mismo, y recuerdo siempre presente, a los héroes y mártires, y ejemplos, de invención de estética humanista que le dieron legitimidad histórica a nuestro movimiento. Hoy son otras las formas, esas esencialidades sutiles, aparentemente invisibles, que sin embargo recorren caminos similares porque son fundacionales. Es que cada circunstancia entrega sus recursos, idiomas, que pueden ser distintos porque empeñados en resistir el desgaste, resistirlo y enfrentarlo esa es la clave de la vitalidad del festival”.

El evento también contará con la participación de reconocidos cineastas internacionales y, como ya es costumbre desde hace más de dos décadas, ofrecerá credenciales particulares para todos aquellos que deseen asistir a algunas de las presentaciones o seminarios de dicho evento.

La ciudad de La Habana se convirtió, durante 10 días, en una fiesta del arte audiovisual, con un público fiel, seguidor y exigente, que es la mejor película que pasará por este festival.
 

*Agencia Periodística del Mercosur, desde La Habana

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario