Feb 26 2008
278 lecturas

Opinión

Fidel… – Y NO PUEDEN CON ÉL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El bloqueo económico establecido por Estados Unidos le causó a Cuba pérdidas por decenas de miles de millones de dólares, la población pasó penurias, pero no claudicó. Colapsó el campo socialista, con el que tenían relaciones económicas fundamentales, vino un período muy duro y la revolución ni se tambaleaba .Luego se hicieron cambios en el plano económico, cuidando no afectar los fundamentos del socialismo cubano, y el Presidente Fidel Castro afirmó en un impactante discurso en la clausura de una reunión del Foro de Sao Paulo que el nuevo esquema “no es el socialismo que queremos”, pero era necesario para preservar los logros de la revolución.

Cuba se abrió en muchos aspectos económicos, pero no transó su esencia. Para sus enemigos, especialmente para los sucesivos gobiernos estadunidenses, Fidel Castro se había vuelto una obsesión. Intentaron asesinarlo en más de 600 oportunidades, también fracasaron. Entonces, con el paso de los años, concluyeron que esos años también pasaban para el mandatario cubano y empezaron a apostar al momento en que ya no estuviera en condiciones de gobernar o muriera. Y sostenían que cuando eso sucediera el pueblo cubano se rebelaría contra “la tiranía castrista” y Estados Unidos, soñaba el fatuo de Bush, volvería a dominar a Cuba.

El 31 de julio de 2006, a pocos días de cumplir 80 años, el presidente Fidel Castro dio a conocer una proclama, en la que informaba que había sido sometido a una intervención quirúrgica y delegaba provisionalmente sus cargos en su hermano Raúl, quien a partir de esa fecha es el Presidente provisional de Cuba. El martes 19 de febrero recién pasado (2008), el mandatario hizo público un mensaje al pueblo cubano señalando que “no aspiraré ni aceptaré –repito– no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe”..La Asamblea Nacional eligi a quienes ocuparán esos puestos, culminando el proceso normal iniciado con las elecciones locales y nacionales realizado en los últimos meses, como está establecido en la constitución.

Y entonces resulta que hace 19 meses que Fidel Castro le hizo entrega de la presidencia del Consejo de Estado al general Raúl Castro y no se ha producido ningún levantamiento contra el gobierno. Al conocerse la decisión de Fidel de no aspirar a los cargos que desempeñaba, la noticia fue recibida por los cubanos con tranquilidad, comprensión, respeto e incluso resignación ,expresando así su reconocimiento a su obra y su lealtad al pueblo.

Lugares comunes

En el plano internacional las reacciones al anuncio del mandatario cubano son una retahíla de lugares comunes: es el término de una etapa, hay un cambio de etapa, comienza otra etapa, hay un antes y un después, una página queda atrás y algunos otros balbuceos. Por supuesto no faltan los que se creen con derecho a hacerle recomendaciones a los cubanos porque los suponen incapaces de tomar sus propias decisiones. La excepción la constituyó la declaración de la cancillería mexicana, que es impecable en todos los aspectos.

Desde luego George Bush fue el que más habló, lo que no implica que haya dicho cosas coherentes. Asumiendo el papel de de hombre democrático afirmó que la “salida de Fidel Castro dará pie al inicio de una transición democrática” y abogó por la celebración de “elecciones justas y libres”; no especificó si también tenían que ser fraudulentas como las de su elección y reelección,y se apuntó para intervenir diciendo. “Y nosotros vamos a ayudar. Estados Unidos ayudará a la gente de Cuba a realizar los sueños de libertad”.

Al mismo tiempo su procónsul John Dimitri Negroponte dijo que no se levantará el embargo que, en términos concretos, es lo que ha dificultado el acceso de los cubanos a algunos bienes materiales.

Todo esto demuestra una profunda ignorancia de la realidad cubana y de los cubanos mismos, Estados Unidos cree que la situación sigue siendo igual a cuando ellos explotaban al país y humillaban a sus habitantes. Y no sólo Estados Unidos, los países europeos que fueron imperios coloniales padecen de lo mismo, como el funcionario francés que criticó a Fidel Castro por no sumarse al neoliberalismo de los años 70, modelo fracasado que está la base de la recesión estadounidense. Ese es el gran problema que enfrentará Cuba, la arrogancia de los ignorantes que pretenden darle lecciones mientras en sus propios países sus políticas generan pobreza.

—————————

*Periodista, reside en México.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario