Ene 26 2013
705 lecturas

OpiniónSociedad

Generación “open mind”

tiempos1Una de las particularidades del capitalismo es que constantemente necesita abrir nuevos mercados y encontrar nuevas “oportunidades” para ampliar y seguir ampliando los márgenes de ganancia —o “utilidades”— del club de privilegiados, no discriminando el lugar donde pudiera encontrar esas “oportunidades”..
La idea es poder mantener a los consumidores constantemente fascinados. | NÍKOLAS STOLPKIN.*

 

Los altares de la moda reflejan la dinámica cultural de la substitución. Estos, por lo general, los dirigen una especie de club sacerdotal en países “desarrollados”, quienes han de definir los caminos a seguir, creándose caminos para todos los gustos y condiciones económicas.
El vestuario y las nuevas tecnologías grafican en parte el desarrollo de nuestra cultura del consumismo.

 

El cine y la televisión (vitrinas del consumo) son las plataformas ideales para convencer a esos futuros consumidores de que lo que está usando ya dejó de estar a la moda y de que se debe “actualizar” o “evolucionar”.

 

No en vano habrán de poner frente a tus ojos el uso de tal o cual herramienta, como queriendo demostrar “actualización” (ej: presentadores de noticias de TV junto con el “notebook” o usando algún “tablet” o celulares  (móviles) “touch”, y la mayoría de las veces no obviando las marcas).

 

El desfile de nuevas tecnologías, tanto en el cine como en la televisión, se hace presente de manera inocente, como dando a entender de que ellos están a la par con los “nuevos tiempos” mientras simultáneamente envían un mensaje a los receptores:
tiempos2“Lo usado por ti ya está fuera de tiempo. Actualízate. Evoluciona. Haz como nosotros. No te quedes atrás.”

 

Conforme entran las nuevas tecnologías, entran nuevas modas y costumbres.
 Poco a poco la cultura de lo que llaman “globalización, y que muy bien podríamos definir como la “estadosunidoszación”, penetran en nuestras culturas, adquiriendo nuevas costumbres o hábitos y adoptando nuevos códigos de comportamiento.

 

Lo anterior ha permitido tener en sociedades conservadoras una opinión pública más abierta y tolerante a ciertos temas que en otras oportunidades eran difícilmente tocados.

 

Es así como en ciertos países temas como la homosexualidad, los tatuajes o las drogas, las nuevas generaciones los han digerido sin ningún problema, de forma tal que ha permitido ciertas flexibilización en las leyes, actuando dicho digerir en forma de presión indirecta.

 

En la actualidad es ser natural ver a individuos tatuados, parejas del mismo sexo de la mano o individuos con buena formación estar involucrados activamente en el mundo de las drogas, de la misma manera como cuando se está involucrado en el mundo del alcohol.
tiempos3El consumo de marihuana ha penetrado tanto dentro de algunas culturas que ya no nos llega a sorprender ver a padres o profesores fumar ante sus hijos o alumnos, o algún colega o compañero disculparse para ir a fumarse “uno”.

 

Incluso podríamos encontrarnos con la sensación de que una mayoría dentro de  distintos grupos sociales no tendría ningún problema con el consumo de marihuana, lo cual podría sentar las bases para futuras legalizaciones.
 En la televisión de ciertos países ya se pueden ver a homosexuales asumidos y no asumidos de manera natural o personajes con más de algún tatuaje, muy distinto a los tiempos en que ver a un homosexual causaba alta impresión, lo mismo que alguien que estuviera tatuado.
 

 

Esta es la generación de los piercings, los tatuajes, las bebidas “energizantes” , la internet, las “redes sociales”, los correos electrónicos, los MP3, los MP4, etc; la generación de los “high school” y los “colleges”.

 

Esta es la generación en la que se ha puesto nombre a comportamientos tan antiguos como lo puede ser el llamado “bullying” o la “pedofilia”; tiempos4la generación que se ha encontrado con nuevas “enfermedades” donde antes no las había, y que ahora las señalan como “depresión”, “obesidad”, “alopecia”, “impotencia”, etc.

 

Ya no nos impresiona ver a padres tatuados, o que escuchen música punk o thrash metal.
Poco a poco nos iremos encontrando con abuelos sumergidos en la internet o en las “redes sociales”; abuelos con más de algún tatuaje; no serán más los hoy típicos que escuchaban boleros en sus años mozo, sino abuelos ex punkies, thrasher, hip-hoperos, etc.

 

tiempos5Y así como va el desarrollo de la pornografía, a la par con las nuevas tecnologías, en el futuro no nos habrá de sorprender ver a muchos hijos de madres trabajadoras del porno.
—Y qué hace tu mamá, en qué trabaja?
—En la industria pornográfica. Es actriz. Le encanta su trabajo.

 

¡Hey, amigo!, tienes que ser más “open mind”. Evoluciona. Estamos ya en el siglo XXI… ¿Por qué no hacemos un “swing”? Tengo ganas de conocer a tu pareja. ¿No te gustaría conocer a la mía?
——
* Analista político, crítico de política y cultura contemporánea
http://stolpkin.blogspot.com
.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario