Nov 5 2010
506 lecturas

Política

Godos y perros ladran

Néstor Francia.*

Venezuela, ante las inconsecuencias del gobierno español, respondió de manera oficial y, sobre todo, coherente. Un sector de la política chilena se sumas a la jauría anti bolivariana: el senador Navarro les responde. En el plano local siguen planteando escaramuzas basadas en la mentira. No puede haber diálogo con semejantes energúmenos.

La nota de nuestra cancillería reclamando las más recientes declaraciones de altos funcionarios del gobierno español, que dan aire a la matriz de que Venezuela es un santuario de la ETA, confirma nuestra apreciación en el Análisis del 7 de octubre donde referíamos:

“En la situación que se plantea con la nueva campaña vociferada por la derecha española en torno a supuestos vínculos Venezuela-ETA, hay elementos nuevos que no estaban presentes en marzo, cuando hubo la primera andanada aquella del juez Velasco y la Audiencia Nacional española. Uno de ellos es la forma en que el gobierno español está respondiendo a las presiones de la derecha comandada por el PP y por los medios de comunicación de esencia franquista.

"El gobierno de Zapatero se encuentra en una situación de mayor debilidad que entonces, su popularidad se ha deteriorado notablemente, acaba de afrontar la primera Huelga General en muchos años, generada por un paquete de medidas neoliberales contra los trabajadores. Zapatero está perdiendo elecciones incluso a lo interno del PSOE y la derecha del PP sigue sumando puntos, y amenaza con retornar al gobierno en las próximas elecciones presidenciales…

"El gobierno español, hundido en sus debilidades, presiona a su vez a nuestro gobierno con exigencias más bien severas”.

En cuanto a la forma en que estaba respondiendo nuestro gobierno a las inconsecuencias del gobierno de Zapatero, afirmamos en el mismo análisis: “…el gobierno venezolano ha venido respondiendo con inteligencia, y mientras niega las acusaciones y denuncia la campaña de la derecha internacional, ha aceptado investigar a Cubillas y las otras acusaciones. Sin embargo, es recomendable no pasarse de la raya en las concesiones, puesto podría dar alguna credibilidad a la inmensa patraña que se ha montado”.

Pues bien, el gobierno venezolano ha tenido que dejar de lado ciertas sutilezas y se ha parado firme frente las injustificadas y repetidas declaraciones del gobierno español. Después de asentar la protesta ante declaraciones de funcionarios de ese país, el comunicado de nuestra cancillería ha dejado en claro que “El gobierno bolivariano considera una demostración de cobardía política, que la clase política española pretenda justificar su fracaso en la lucha contra este flagelo, intentando endosárselo al gobierno y al pueblo de Venezuela, país históricamente extraño a este violento fenómeno cuya única raíz y razón de ser se encuentra en España”.

Y también: “El gobierno venezolano no permitirá que se siga cediendo desde España, por oportunismo o por convicción, a la presión de las corporaciones mediáticas a expensas de la dignidad del pueblo venezolano”, y además: “El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela exige el cese inmediato de estas declaraciones ambiguas y tendenciosas de parte de altos responsables gubernamentales de España”. Muy bien, pues como decimos en nuestro país “bueno es cilantro pero no tanto”.

Esto de las campañas oficiales en contra de Venezuela tiene también su correlato en Chile, donde el presidente —por quinto año consecutivo— del grupo Chileno-Venezolano del Senado, Alejandro Navarro, lanzó una dura crítica a la conformación de ese mismo Comité creado en la Cámara de Diputados, el que sólo busca “acentuar las diferencias que la derecha chilena tiene con el proceso bolivariano que se lleva a cabo en ese país, liderado por el presidente Chávez”.

El senador Navarro señaló que le parece lamentable que el Comité de Amistad con Venezuela de la Cámara de Diputados, esté compuesto en su mayoría por diputados de extrema derecha, de la Unión Demócrata Independiente, UDI; y de Renovación Nacional, RN, que para las pasadas elecciones parlamentarias venezolanas viajaron a Caracas, invitados y financiados por los partidos de oposición a Chávez, a cuestionar el sistema electoral, “mucho más democrático que el chileno, por lo demás; y a poner en duda el proceso y la forma de llevar a cabo los escrutinios”.

Navarro, resaltó que “como en Chile somos bicamerales hay dos Comités de Amistad con Venezuela, el de los diputados, que claramente no se conformó con fines amistad ni solidaridad ni para estrechar lazos con el hermano país, sino que de una manera de profundizar a nivel internacional las críticas y la caricaturización que se hace al proceso bolivariano, al Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV; y al Presidente Hugo Chávez.

"Y eso lo digo responsablemente, pues una de las líderes de esa Comisión, la diputada Mónica Zalaquett, de la UDI, tras llegar al país, luego de haber participado en las elecciones del 26 de septiembre, creó la agrupación "Pro-Venezuela", la que según ella, tiene como objetivo establecer una relación más directa con la oposición de ese país y canalizar las denuncias contra el gobierno y el presidente Hugo Chávez”.

Pero el gobierno español recibe también ladridos desde la oposición venezolana. Los partidos Acción Democrática (AD), Movimiento al Socialismo (MAS), Podemos y Alianza Bravo Pueblo rechazaron las declaraciones de la ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, quien  afirmó que no hay presos políticos en Venezuela.

Las cuatro toldas suscribieron un comunicado en el que expresan que las mismas “no se ajustan a la verdad” y señalan que el Gobierno español “se ha inmiscuido reiterada e indebidamente en los asuntos internos de Venezuela para atemperar o minimizar ante el mundo las reiteradas conductas y la mala reputación del gobierno de Hugo Chávez en materia de violación de derechos humanos, libertad de expresión y ahora sobre el delicado tema de los presos políticos”.

De esta manera el gobierno español lleva palo desde todos los sectores de Venezuela, pagando así su ambigüedad y su inconsecuencia, propias de estos partidos socialdemócratas, como el PSOE, que al final pretenden sobrevivir con la política de “ni chicha ni limonada” ¡Cosas veredes, Sancho!
 
Ayer señalábamos como la canalla mediática le daba cabida al ventilador desde el cual el narco fugitivo Mackled la emprendía contra funcionarios venezolanos, sin presentar prueba alguna, y además solicitaba la intervención extranjera de nuestro país. Hoy vemos como las canallas política y mediática se regodean con las infamias de este esperpento humano.

El diario fascista El Nuevo País tituló hoy, a columnas plenas en primera plana, “Mackled vomita”, con un antetítulo que reza “Dijo que Hugo se hizo el ruso” y un subtítulo que asienta “El turco tenía sobornado a medio gobierno y parte de la FAN”. Uno tiene derecho a preguntarse si esta última acusación del diario de Poleo no constituye acaso un delito, al “juzgar” y condenar a funcionarios de nuestro gobierno sin ningún tipo de prueba.

Otro lamentable personaje, el tránsfuga Ismael García, también se hacía eco de las palabras del malandrín en cuestión, al declarar en Aló, Ciudadano que sería muy peligroso para Venezuela que el narcotráfico empiece a penetrar la política. Esto en referencia a la solicitud de investigación a la Fiscalía General de la República que hizo la mañana de este jueves ante las denuncias irresponsables realizadas por Walid Makled.

García hizo tal denuncia basado en especulaciones y documentos que nada prueban contra nadie, y mencionó con nombres y apellidos a varios funcionarios, echando sobre ellos lodo, sin ninguna vergüenza. Por eso es que esta lucha es a muerte ¿Qué revolucionario va a estar dialogando con canallas de esta calaña?

* Analista de asuntos políticos.
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario