Nov 30 2010
534 lecturas

Sociedad

Haití, el cólera y la cólera

Jean Araud.

Oficialmente más de un millar y medio de muertos cobró el brote de cólera en Haití, algunos observadores no oficiales piensan que son muchos más. La epidemia parece controlada pese a su migración a la vecina República Dominicana, solo que con el cólera —en clima cálido y donde la higiene pública no es norma general— nunca se sabe. Del mismo modo, el público nunca sabrá de cierto la causa precisa de la enfermedad y quiénes contra ella lucharon y cómo.

Mientras algunos no tienen otro oficio que buscar (encuentren o no) qué criticar, otros, en la histórica primera república caribeña, se dedicaron a salvar vidas. Sobre ello escribió Fidel Castro. No lo hizo porque sus brigadas médicas hubieran estado al frente de las batallas contra la infección —asunto escasamente registrado por los medios periodísticos, por otra parte.

Sin embargo conviene dejar consignado que ese puñado de personas que conforman el equipo médico y de auxilio cubanos logró, junto con los demás facultativos y paramédicos en hospitales y en terreno, contener la enfermedad.

Al anochecer de hoy llegó una noticia alentadora del Doctor Somarriba: durante los últimos 7 días no se ha producido un solo fallecimiento por cólera en los centros atendidos por la misión médica cubana. Tal índice sería imposible mantenerlo, ya que otros factores pueden incidir en ese resultado, pero ofrece una idea muy reconfortante sobre la experiencia adquirida, los métodos adecuados y el grado de consagración alcanzados.

Nos complace igualmente que el presidente René Preval, cuyo mandato finaliza el próximo 16 de enero, haya tomado la decisión de convertir la lucha contra la epidemia en la actividad más importante de su vida, la cual legará al pueblo de Haití y al gobierno que lo suceda.
(www.cubadebate.cu).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario