Oct 5 2008
586 lecturas

Economía

Hiperinflación, deflación y contracción fuerte en la actividad económica

Carlos Ramírez Powell*

El paquete de rescate (700 mil millones de dólares) en realidad sólo rescata los intereses directos del estrato de los altos ejecutivos del sector financiero. El faltante en las cuentas crediticias es mucho mayor. En la raiz de la pirámide invertida ya tenemos cinco millones de casahabientes en morosidad de pagos. Un análisis para entender el contexto real de la crisis financiera en EEUU y por qué nos afecta a todos.

Los bienes raices seguirán cayendo en precio, lo que empujará a otros cinco millones de casahabientes a tener un bien subyacente (la casa) cuyo valor es inferior al préstamo otorgado para adquirirlo. Esto incentiva a los casahabientes a dejar de pagar la deuda y entregar el subyacente.

Frente a un panorama de contracción de precios en el sector inmobiliario el principal motor de colocación de crédito hipotecario queda desbielado por las siguientes razones:

– Durante la fase del ciclo virtuoso de expansión era posible colocar crédito entre clientes de dudosa capacidad de pago bajo la premisa de que la casa en si misma era una inversión pues seguiría subiendo de precio. El subyacente garantizaba el crédito al margen de quien fuera el que asumiera el costo de dicho crédito. Esto permitió que un segmento de la población que antes nunca había tenido acceso a crédito hipotecario pudiese tomarlo.

– A su vez los intermediarios financieros directos frente al cliente se desligaron del riesgo que dichos créditos representaban, porque se establecieron formas ágiles de transferir el riesgo a entidades respaldadas por el gobierno (FNM-FRE) Estas instituciones empacaron los créditos en instrumentos financieros llamados MBS (mortgage backed securities) que a su vez pudieron ser sujetados a calificación de riesgo por empresas paralelas (rating agencies) como S&P y Fitch y Moody’s. La calificación de riesgo podía ser ubicada con la más alta confiabilidad, porque a su vez surgió un negocio de reaseguramiento de riesgo a través de un instrumento llamado CDS (credit default swaps) lidereado por AIG.

– Cuando este esquema comenzó a mostrar señales de insolvencia el gobierno estadounidense permitió a los grandes bancos y "hedge funds" (fondos de cobertura) colocar estos documentos (MBS-CDS) en una herramienta contable llamada SIV (Structured Investment Vehicles), que contaba con respaldo gubernamental, para ser colocados en los mercados financieros con rendimientos más latos debido su falta de transparencia. Otro sistema contable implementado a principios del 2008 fue permitir a los grandes bancos transferir todos estos documentos a una pestaña llamada level three assets (activos nivel tres) para poder presentar hojas contables "sanas".

– Una herramienta contable que agravó la función exponencial de crecimiento de la deuda insolvente, es que a la deuda no pagada en la base crediticia, se le permitió ser transferida contablemente al renglón de activos. En otras palabras, mientras más clientes entraban en mora de pagos, más rápido crecía el renglón de activos del sistema financiero. Durante los meses del tercer trimestre 2007 y segundo trimestre 2008, fue posible reportar "ganancias" mientras se secaba la liquidez del sistema.

Esto permitió a los grandes bancos distribuir bonos de desempeño entre sus altos ejecutivos y mandos medios. Lo anterior en si mismo constituye un desfalco de la compañía por parte de los ejecutivos de la misma en detrimento de los accionistas. De este rubro surgirán incontables demandas a lo largo de lo que resta de 2008 y todo 2009.
 
Hay más. Pero con eso queda bien planteado el esquema de la maduración y estallamiento de la burbuja 2001-2008.
 
El ciclo vicioso en el que nos encontramos inmersos es justamente la calca del "virtuoso"… en sentido inverso. En el momento que los precios de los bienes subyacentes comienzan a estabilizarse, se abre el proceso de contracción de crédito.
 
Se agotó el inventario de sujetos a los cuales se les podía otorgar crédito. Los sujetos dignos de crédito consumieron en un lustro el equivalente de sus ingresos –amortizables a deuda– de 30 años.

La inflación real superó durante todo este período a los incrementos salariales promedio.

La maquinaria de reciclaje de crédito del mundo a Estados Unidos comenzó a ralentizarse. Los "inversionistas" incrementaron sus exigencias de premio de interess y/o garantías.

El Banco Central japonés recicló dólares hacia el yen, absorviendo parte del impacto inflacionario directo al mantener una paridad artificialmente baja a lo largo de todo este período. Lo mismo se puede decir de las autoridades monetarias chinas. Durante el periodo 2001-2008, el dólar, el yen y el yuan se "integraron" artificialmente para mantener el primer escalón de consumo (demanda agregada de primer nivel) a flote. Esto permitió extender el periodo de reporte de precios estables a nivel de consumo al detalle (Wal-mart, que mejor debería llamarse "China-mart").

Este desacoplamiento entre el ritmo inflacionario del consumo básico y el consumo de crédito hipotecario (que estaba reportando ritmos inflacionarios superiores al 10% en todo este lustro) fue uno de los principales motores de inflado de  la burbuja.

Al superar los 100 dólares el petróleo (otro tema paralelo), la inflación en consumo al detalle comenzó a subir peligrosamente. Aun asi el BLS siguió reportando bajos niveles con base a trucos contables. El más importante: la separación del incremento en precios de energía y alimentos del resto de la estructura de precios.
 
Al día de hoy la desaparición de la burbuja ha quebrado a la mayor parte de las entidades financieras norteamericanas, obligando al gobierno a la nacionalización de los activos insolventes de dichas compañias.

… AIG. FNM. FRE. WAMU. WB. CFC. IndyMac. Merril-lynch. Bear&Stearns. Lehman bros. Etc, desaparecen y entregan su inventario "tóxico" a las entidades que las absorben. La cuenta es no menor a 12 billones de dólares al día de hoy. En realidad muy superior, pero la cifra ejemplifica la enorme disparidad entre el paquete de rescate propuesto (7 billones de dólares) y el quebranto real, más lo que se acumule el resto del periodo de contracción violenta que durará todavía no menos de 24 meses. 7/120, o sea que el paquete propuesto representa el 5% del quebranto total (como máximo.)
 
Prospectiva:
 
Todo lo anterior deja fuera el mercado de derivados financieros de los fondos de cobertura que con base a apalancamientos multiplican los riesgos de contraparte hasta por 100 veces, de tal manera que tenemos una nube nocional de obligaciones y riesgos de reaseguramiento no menor a 600 billones de dólares.  Dicha nube nocional de riesgo se va a colapsar a lo largo del 2009 básicamente dejando inoperativa a la totalidad de la maquinaria de generación y colocación de crédito a nivel mundial.

El motor de la contracción se encuentra en los 30 millones de créditos hipotecarios que se encuentran en riesgo de superar el valor del subyacente en EEUU. Esto garantiza la insolvencia del dólar. No existe esquema que no pase por una de dos sopas o ambas:
 
Hiperinflación-deflación… Todo esto con una contracción fuerte en la actividad económica a nivel mundial en todos sus estratos…

* Analista mexicano.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario