Dic 13 2009
1266 lecturas

Política

Honduras: Porfirio Lobo es protegido por el Mossad israelí.

Percy Francisco Alvarado Godoy*
La noticia de que el jefe de seguridad del Partido Nacional hondureño y jefe de la escolta del derechista Porfirio Lobo, ganador de las amañadas elecciones del 29 de noviembre, es un instructor de origen español perteneciente a la Agencia Internacional de Seguridad (ISA), integrada por ex militares y oficiales del Mossad israelí, destapa nuevamente la sospechosa presencia del sionismo en América Latina.

El español José Félix Ramajo, con residencia en Israel y uno de los instructores del ISA,  ha sido contratado para proteger  al presidente electo de Honduras. Este mercenario de 40 años de edad, se subordina directamente al general David Mirza, vinculado llanamente al Mossad, y al coronel Zafrir Pazir, y cuenta con un abundante historial al servicio de la actividad contrainsurgente en Euskadi, en Irak y otros países.

Ramajo ha sido instructor en técnicas de espionaje y contraespionaje, defensa personal, comunicaciones y otras en Herzeliya, al norte de Tel Aviv, Israel, destacándose por impartir estos cursos a personal de los servicios de inteligencia de España, Colombia, Irak y otras naciones. En el 2008 participaron en los cursos del ISS varios españoles, alemanes y miembros de los cuerpos de seguridad de otras naciones latinoamericanas.

Los cursos de la International Security Academy (ISA), desde su fundación hace  15 años,  contemplan el adiestramiento en técnicas de combate cuerpo a cuerpo, sobre la base del  krav maga, un tipo de lucha de contacto diseñada por especialistas israelíes, así como el empleo de armas de alto poder de fuego y eficacia como las pistolas Jericó y las  subametralladoras  Uzi y mini-Uzi.

Otro de los compañeros de Ramajo es Arnón Maor, especialista en combate cuerpo a cuerpo, quien ha participado junto a él en estos cursos. Ramajo ha sido un ejemplo de los españoles empleados como soldados de la fortuna -Entiendese mercenarios- en los últimos tiempos, los que se han vinculado en su mayoría a la empresa contratista  norteamericana Blackwater, vinculada al Partido Republicano y de pésimo historial por la represión despiadada  empleada contra el pueblo iraquí. Según estimados bastante prudentes,  cerca de 32 ciudadanos de España han sido contratados como mercenarios por la empresa de EE UU, bendecida por el Pentágono y la Casa Blanca con contratos cercanos a 1, 000 millones de USD.

Sus contactos con el Mossad
La Agencia Internacional de Seguridad fue fundada por Doron Madmony, miembro de la unidad contra el terrorismo (Yamam) y por el general David  Mirza, estrechamente vinculado al Mossad, con la finalidad de capacitar al personal de seguridad de otros países en actividades de inteligencia y contraespionaje, así como en lucha anti terrorista.

La ISA ha creado sucursales en España y en California, Estados Unidos, con vistas a desarrollar actividades de seguridad personal muy demandadas en  Long Beach, Pacific Palisades, Beverly Hills, Los Angeles LAX y otras zonas de la Unión. En el caso de  Madrid, la ISA ha incorporado a sus instructores de amplia experiencia dentro del Mossad y del ejército sionista (Tzahal) en confrontaciones en Iraq, Afganistán, Argelia, Chechenia, Nigeria, Angola, Colombia  y Guatemala, para capacitar a personal de seguridad español en actividades vinculadas a labores de la inteligencia, la seguridad en redes informáticas y en el sector marítimo o la detección del fraude en el sector financiero.

    Creada en 1992, la empresa International Security Academy (ISA) cuenta con once expertos provenientes del Mossad, así como un menor grupo de especialistas provenientes de Suiza, Croacia y España. Uno de sus más destacados miembros es el instructor jefe, el coronel Zafrir Pazir, con vasta experiencia en seguridad personal de los jefes de gobierno sionista por más de dos décadas, así como  los coroneles Avi Katz y Arnom Maor, este último también instructor de  los Yaman, un cuerpo de élite de la policía de Israel.

Recientemente, la ISA se ofreció para asesorar a las autoridades de Guatemala para enfrentar la creciente criminalidad contra empleados  en el transporte público, de los que han sido últimamente  asesinados cerca de  166 choferes y ayudantes del  transporte público. Su propio director, David Mirza, realizó dicho ofrecimiento hace apenas un mes.Los vínculos de la ISA con el Mossad permanecen activos, pues sus directivos ofician como analistas  situacionales en diversos países en los que prestan sus servicios, elaboran planes de contingencias para los servicios de seguridad de esas naciones y realizan medidas y contramedidas activas dirigidas a cumplir los objetivos represores de esos cuerpos especializados en contrainsurgencia.

Las tapaderas en América Latina
En julio de 1977 un suceso relacionado con el traficante de armas de origen mexicano Marcos Katz, volvió a destapar la participación de Israel en Centroamérica. La denuncia oportuna del diario israelí Haaretz, en relación con su participación en el alquiler de un avión argentino, decomisado en Barbados, con más de veinte toneladas de armas y municiones con destino al gobierno de Guatemala, siguiendo la ruta Tel Aviv-Portugal- Barbados- Guatemala, sacó a la luz las abultadas ventas bélicas del sionismo a los militares de facto en esa nación centroamericana.

Por esa época, el gobierno salvadoreño recibió cerca de 21 millones anuales en armas, entre los que se encontraban aviones Arava, Dassault Ouragan y Super-Mystere, así como miles de toneladas de armas y municiones.

De esta forma el Instituto Central de Operaciones y Estrategias Especiales (Mossad), creado por Ben Gurion en 1951, ha usado a América Latina como zona de operaciones en apoyo a los planes hegemónicos de Estados Unidos, a cambio de la solidaridad de los yanquis en su enfrentamiento con las naciones árabes y el pueblo palestino. Dotado de amplios recursos, sus oficiales encubiertos en organizaciones de diversas fachadas, se valen de diversos mecanismos para lograr sus objetivos. Desde el soborno generalizado a funcionarios gubernamentales, políticos y jueces, así como el manejo de la prensa mediática, crean una vasta red de operaciones desinformativas dirigidas contra los movimientos y naciones progresistas del continente.

Una de sus fachadas más proliferadas en la región es el empleo de agencias de seguridad y protección, que sirven de centros de operaciones a las células del Mossad, como la propia Security and Intelligence Advising (SIA). Esta compañía especializada en consultoría en seguridad, labores de inteligencia y protección, con casa matriz en Israel, opera con sus expertos desmovilizados o en activo del ejército sionista en diversos países de América, incluidos los Estados Unidos.

El rol del Mossad en Colombia, vinculado al abastecimiento de armas a los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y las bandas que actualmente las han sucedido, unido a la labor de entrenamiento en técnicas de tortura y asesinato selectivo impartido por miembros del Mossad, colocan en tela de juicio a las supuestas empresas de seguridad de ese país en esa nación latinoamericana. Uno de los protagonistas de esa alianza de los paramilitares de las AUC y el Mossad es el teniente coronel Yair Klein, salido de la unidad de elite Harub, quien formó en 1989 una empresa registrada en Bogotá con el nombre de Punta de Lanza, la que vende armas y tecnología de punta a los paramilitares.

Una conspiración descubierta hace un tiempo, puso al desnudo los vínculos de autoridades corruptas de varios países latinoamericanos en el contrabando de armas que vincula a los servicios de inteligencia sionistas y a los paramilitares colombianos. En esta conspiración participó Oris Zoller, conocido agente del Mossad israelí que vive en Guatemala y es el actual jefe de la compañía General de Representaciones Internacionales (GIRSA), quien junto a otro agente del Mossad nombrado Amar Salmar, realizó una operación de armas y municiones que supuestamente se venderían de Nicaragua a Panamá, aunque su destino final fueron los paramilitares colombianos de las AUC. En esta fraudulenta operación también participó un panameño vinculado al Mossad nombrado Shimon Yelinek.

Otra compañía israelí que sirve de facha al Mossad es Global SCT, propiedad del general Israel B. Ziv, quien abastece de armas y medios de guerra a Colombia, Perú y al gobierno de facto de Roberto Micheletti.

Fue tal el apoyo recibido por las Autodefensas Unidas de Colombia que su extinto líder, Carlos Castaño, confesó que la idea de crear las fuerzas paramilitares la aprendió de los israelíes. Global CST mantiene un contrato con el Ministerio de Defensa de Colombia por un monto de 10 millones de dólares, el cual incluye no solo el abasto de armas y logística de guerra, sino también asesoramiento en contrainsurgencia y labores de inteligencia. Existen actualmente fuertes sospechas que implican a Global CST en el operativo contra las FARC colombianas en territorio ecuatoriano que causó la muerte a varios guerrilleros, entre ellos al segundo jefe de esa organización, Raúl Reyes.

Lo más sorprendente es el papel del Mossad dentro de los planes desestabilizadores en la frontera colombo-venezolana, pues se ha comprobado que muchos paramilitares colombianos son entrenados por personal vinculado al Mossad para infiltrarlos en territorio venezolano con vistas a realizar diversas actividades contrarrevolucionar ias. A tal efecto han creado varios campamentos y un centro operativo en Bogotá.

Un capítulo de la actividad del Mossad que necesita ser ampliamente analizado es su participación en planes desestabilizadores contra la Revolución Bolivariana. En varias oportunidades se ha podido comprobar la participación de agentes israelíes operando dentro de las universidades venezolanas como la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Simón Bolívar y otras, con la finalidad de involucrarlos mediante la desinformació n en actividades de la oposición. Empleando a los estudiantes con fines mediáticos, como la reciente huelga de hambre protagonizada frente a las oficinas de la OEA en Caracas, han tratado de desestabilizar la situación en Venezuela, presentando ante el mundo una falsa oposición a las reformas constitucionales emprendidas por el gobierno bolivariano.

El Mossad tuvo activa participación también en el golpe del 11 de abril de 2002 contra Hugo Chávez, según lo atestigua la implicación de varias personas de origen israelí como Isaac Pérez Recao, vinculado a la actividad de empresas de seguridad y venta de armas en Venezuela siguiendo el modelo del Mossad para Global CST, la SIA, Punta de Lanza y otras. Pérez Recao, evitando el peso de la justicia, huyó a Miami, donde continúa conspirando contra la Revolución Bolivariana.

Para colmo de las actividades repudiables del Mossad en América Latina, a principios de este añose dio a conocer que los servicios secretos de Israel entrenaron militarmente a varios miembros del ala violenta de los carteles mexicanos de la droga, fundamentalmente al Cartel del Golfo y al Cartel de Sinaloa, entre los que se encontraba Arturo Guzmán Decena, el fundador del grupo de sicarios conocido como Los Zetas.

*Escritor guatemalteco

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario