Dic 13 2011
753 lecturas

Película de la semana

La colifata

RW.
Para presentarla de una manera formal, LT 22 Radio La Colifata; para precisar: colifato, colifata en el peculiar argot argentino significa loco, loca; pero no cualquier loco, sino un loco entrañable. Un personaje querible, o sea, alguien distinto, pero no desechable. no necesariamente desechable. Dicho de otra manera, una persona humana. Tal vez alguien que usa otra máscara, diferente a la habitual que usamos todos. La rareza de La Colifata es que la manejan los enfermos.

Los enfermos son —muchos de ellos— gente abandonada, considerada incurable, locos pobres, en suma, residentes en el hospital psiquiátrico Dr. José Tiburcio Borda de Buenos Aires. Uno de los internos lo afirma: somos los únicos locos con antena, si alguien llega a ver otros, seguro que son marcianos.

Lo que comenzó como un experimento ideado por un entonces (comienzo de la década de 1991/2000) estudiante de psicología se convirtió con el andar del tiempo en algo más que un paso para la eventual reinserción de enfermos en el mundo presuntamente sano de la normalidad; con los años La Colifata se transformó en un fenómeno cultural que llamó la atención en medio mundo.

Es difícil el trazado de las fronteras entre lo que se estima normalidad y lo que se cree locura; el delirio avanzó de tal manera entre los ámbitos de la domesticidad, rarezas y centros de poder que ya nada —o muy poco— parece de veras producto de una mente sana.

Y, como en los antiguos asilos, como aquel donde el marqués, que llaman todavía divino, disparó con su obra, el gigantesco manicomio de la Tierra hoy trata a sus locos, que denomina disidentes y si la apuran simplemente terroristas, a patadas, golpes de agua fría, violaciones a destajo.

Los muertos son pronto olvidados y su identidad —asumiendo que alguna vez la tuvieron— se disuelve en los barros de la noche que acalla los gritos.

Quizá los internos del Borda tienen más suerte que sus colegas en las calles: La Colifata brinda a sus productores un espacio de (relativa) autonomía y les permite construir un estilo, que es la reconstrucción de un lenguaje que por el uso se torna inteligible. Mejor que una cárcel. Mejor que in interrogatorio policial. Infinitamente mejor que obtener un crédito de consumo.

Y no importa, entonces, que te creas cualquier cosa; hay universos donde todo es posible así como hay lugares a los que no se puede llegar (o salir).

La Colifata es una produccion ítalo-argentina de Four Lab, el guión es de Valentina Monti, que codirige con Mirta Morrone. Matteo Spigariol es el responsable del montaje y Moreno Gileno de la música. Se estrenó en 2005, tiene una duración de 52.56 minutos. No debe confundirse con otra producción que en cierta forma protagoniza Manu Chao.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario