Oct 30 2008
414 lecturas

Política

La crisis financiera en el centro de la Cumbre Iberoamericana

surysur

La XVIII Cumbre Iberoamericana que se lleva a cabo en El Salvador tiene como eje predominante la crisis financiera internacional. Durante las intervenciones de los mandatarios, la mayoría coincidió en apuntar a la desregulación de la participación del Estado en la economía, como responsable del derrumbe de los mercados.

Los presidentes que participan del encuentro exigieron a los países económicamente más poderosos responsabilidad para encontrar la solución adecuada ya que las consecuencias de la crisis se sentirán en todo el planeta y no sólo en donde se originó.

Uno de los primeros en tomar la palabra, el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero llamó a construir “un nuevo orden financiero internacional capaz de prevenir crisis como la que actualmente estamos padeciendo”. En ese sentido, aseguró es “imprescindible redefinir el papel del Fondo Monetario Internacional (FMI)”. Por último, el español resaltó que el mito de la necesidad de alejar al estado del control de la economía llevó a una perversión.

A su turno, el presidente de Brasil, Lula da Silva, remarcó que las naciones más pobres “son víctimas y no culpables” de la crisis y que por ello deben ser escuchadas a la hora de construir un nuevo orden económico. El brasilero pidió responder a la crisis con más integración, más comercio justo y menos subsidios e insistió en la necesidad de “recuperar el papel del Estado, marginado por las tesis del Consenso de Washington”.

Siguiendo con los discursos más destacados, el Jefe de Estado boliviano, Evo Morales, apuntó contra la causa de la crisis al afirmar que “lo que llaman problemas financieros son más bien problemas del capitalismo”.

En ese contexto, expresó que “algunos dicen que hay que salvar al capitalismo, pero el capitalismo jamás va a resolver el problema de la humanidad”. Además, aseguró que ese sistema “trae la crisis energética, la ecológica, la alimentaria”.

Por último, la presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió “llamar las cosas por su nombre: estamos ante el fracaso de un modelo que se instaló a fines de los ’80 y dominó el escenario internacional, el modelo neoliberal, más conocido como Consenso de Washington”.

La mandataria afirmó que “la clave de la equivocación fue pensar que el dinero se reproducía sin pasar por el sistema de producción y trabajo” y por eso no dudó en concluir que el derrumbe financiero "fue la crónica de una muerte anunciada, el final era inevitable”.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario