Jul 28 2008
340 lecturas

Economía

La OMC continúa negociaciones por la Ronda de Doha

surysur

Las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Ginebra entraron hoy en su segunda semana con recriminaciones de Estados Unidos a India y China, acusadas de comprometer un acuerdo de apertura de los mercados mundiales.
 
Las potencias comerciales trataron de desactivar la resistencia de varios países emergentes, entre ellos, India, Argentina y Sudáfrica, a las fórmulas propuestas en Ginebra para concluir con éxito la Ronda de Doha de apertura de los mercados mundiales.
 
El comisario de Comercio de la Unión Europea (UE), Peter Mandelson, buscó calmar los reclamos de Argentina, diciendo que este país tiene mucho que ganar en sus exportaciones agrícolas a Europa y "nada que temer por el lado del acceso a (sus) mercados industriales".
 
En tanto, el director general de la OMC, Pascal Lamy, presentará mañana un nuevo texto de convergencia que recoja las posiciones de los miembros que negocian la Ronda de Doha por la insatisfacción que expresaron algunos países de la organización frente a su anterior propuesta.
 
El viernes pasado, Lamy presentó un texto que buscaba el consenso y que fue rechazado por Argentina, India y los países en desarrollo agrupados en el G-33, así como por algunos estados de la UE.
 
Los ministros analizaron el proyecto este fin de semana y tras la reunión de hoy, el responsable de la OMC decidió redactar otro texto con la ayuda de los presidentes de los grupos negociadores, que conocen de cerca las posiciones y los intereses de todos los miembros.
 
Por su parte, la representante de Comercio de EE.UU., Susan Schwab reiteró que su país se mantiene comprometido con el proceso, pero expresó su descontento por lo que considera un entorpecimiento de las negociaciones.
 
"Teníamos un acuerdo el viernes con un resultado exitoso, no era perfecto, pero tenía un equilibrio relativo, respaldado por la mayoría de los participantes. Lamentablemente unos pocos mercados emergentes decidieron que querían reequilibrarlo a favor de otros asuntos", explicó.
 
Por otro lado, la UE y los países de América Latina lograron un acuerdo bilateral para reducir el arancel aplicado a las importaciones de banano al mercado europeo, que para los latinoamericanos supone el cierre histórico de un litigio que duró más de 15 años.
 
Según el arreglo, el gravamen europeo a las importaciones de banano de América Latina, actualmente situado en 176 euros por tonelada, se recorta progresivamente a partir de 2009 hasta quedar en 114 euros, en 2016.
 
El ministro de Relaciones Exteriores brasileño, Celso Amorím, manifestó que se trata de un compromiso "histórico" que permitirá avanzar en el conjunto de las negociaciones de Doha.
 
El pacto evita que el banano entre en la categoría de "productos tropicales", que dentro de la Ronda de Doha deben estar sometidos a una mayor y más rápida liberalización.
 

Los 11 países de América Latina que están implicados en el pacto son Colombia, Panamá, Ecuador, Costa Rica, Honduras, Guatemala, Perú, Brasil, México, Nicaragua, Venezuela.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario