Sep 6 2011
423 lecturas

CulturaOpiniónPolítica

Los retos del pensamiento crítico: diseñar alternativas ante la crisis global

Al mismo tiempo, los Foros Sociales Mundiales se han convertido en espacios públicos constituyentes, para la reunión de movimientos, partidos e intelectualidad crítica, la discusión de retos y alternativas societales, y la revitalización de tradiciones de pensamiento excluidas, silenciadas y marginadas por las estrategias coloniales e imperiales. En la actualidad, la pregunta sobre las alternativas al capitalismo cínico y depredador, es una interrogante fundamental sobre la utopía y las subjetividades en una dimensión radicalizada. De modo tópico, abre un debate acerca de las formas de organización social y política, y por consiguiente, sobre la crítica y la diferencia cultural, en sí propone miradas a los procesos de resistencia, contra-hegemonía y emancipación en la región.

En América Latina, la fuerza e intensidad del debate sobre los sentidos de futuro de los decursos históricos ha implicado la emergencia de subjetividades excluidas por los procesos de colonización, modernización y expansión capitalista. En la fuerza de la utopía en la región persiste la búsqueda de la comunidad perdida. Las coordenadas del debate en el continente transitan desde las posturas sobre

El Buen Vivir hasta la plural idea del Socialismo de Siglo XXI. La pregunta sobre las alternativas es una pregunta que se dirige a pensar la precariedad de nuestro tiempo. Precariedad transida de un conjunto de problemáticas que nos convocan a la reflexión crítica y plural ante la inminencia de una crisis global de consecuencias devastadoras. Pero, sobre todo, nos conmina a pensar lo molecular de las luchas con lo molar de sus posibilidades. Por ello, las gastadas formulas para pensar las gramáticas de futuro precisan reformularse profundamente.

En palabras de Eduardo Galeano, la utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar. La reflexión que nos convoca supone pensar la articulación entre un componente político, un componente subjetivo y un componente histórico. Estamos ante el reto de renovar las gramáticas de la esperanza.
 

* Sociólogo, Universidad Central de Venezuela (UCV, 1993). Especialista y Magíster en Planificación del Desarrollo

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario