Feb 28 2012
980 lecturas

Política

Los últimos acontecimientos en Túnez

Esta nota se redactó rápidamente al calor de los acontecimientos “en pleno desarrollo”, como diría mi amigo el periodista venezolano Walter Martínez, pocas horas después de una gigantesca marcha de protesta en el centro de la capital, Túnez. A los efectos de facilitar una lectura adecuada de estos acontecimientos, se ofrece el siguiente preámbulo con los datos actuales a los lectores poco familiarizados con la realidad actual tunecina.| RASHID SHERIF.*

 

Contexto y acciones

 

Condiciones climatológicas agravantes
Desde hace dos semanas, caída anormal de nieve en regiones del norte y noroeste. Varias familias y aldeas enteras en situación de gran emergencia y desesperación. Deslizamiento de tierra, caída de casas en condiciones precarias; luego inundaciones al derrítar la nieve con mayor nivel de desastre y destrucción. Falta total de prevención y previsión de esa calamidad natural por parte de las autoridades, seguida por una actitud pasiva del gobierno provisional islamista, sus dirigentes irresponsables viajando mientras tanto por varias capitales de Europa y Medio Oriente.

 

Solo el pueblo salva al pueblo: misiones de solidaridad múltiple y admirable de todas las demás regiones, igual pasó no hace mucho cuando llegaron desde la frontera sur con Libia un millón trescientos mil refugiados entre libios y de varias otras nacionalidades —sin contar los cientos de miles de trabajadores tunecinos emigrados en Libia—. Nuestro pueblo con todas sus limitaciones económicas compartió con lo que tenia, según nuestras milenarias costumbres comunitarias de hospitalidad.

 

Condiciones sociopolíticas y económicas pos-insurrección
Dentro de un clima de depresión económica y social con más del doble de desempleados desde hace un año, 25% de los cuales jóvenes altamente calificados sin oportunidad alguna para un primer empleo, llegando esa cesantía a un millón de ciudadanos (Túnez cuenta con una población de sólo once millones); mayor nivel de pauperización del pueblo trabajador, incluyendo la clase media, mayor numero de población viviendo por debajo del nivel de pobreza; caída brutal del turismo principal fuente de recaudación para el presupuesto nacional, fundamentalmente a favor de una burguesía compradora que recoge en realidad migajas de la torta a manos de las agencias extranjeras de viaje las cuales perciben el pago en el extranjero del “paquete” turístico (¡barato!) todo incluido hasta el boleto de avión.

 

He aquí las últimas acciones provocativas y represivas del régimen islamista y sus milicias fascistas salafistas:

 

ataque a la cadena TV Nessma, juicio a su director;
ataques físicos a periodistas en el cumplimiento de su actividad y en la calle;
invasión ilegal de salafistas a universidades en varias ciudades del país sin intervención de la policía ni los tribunales;
represión brutal de la policía en contra de los profesores universitarios pidiendo intervención y protección frente al Ministerio de Educación Superior;
declaraciones del jefe del movimiento islamista en el poder (gobierno provisional) protegiendo (“nuestros hijos”, decía) y estimulando a las milicias salafistas abusadores en el campus universitario en varias ciudades, los que bloquean actividades e intimidan las autoridades académicas;
ataques de estas milicias a mujeres en la calle —las que no llevan el velo tradicional importado de Arabia Saudita y Afganistán;
ataques verbales y amenazas de muerte en público y en las mezquitas por los salafistas y movimiento Ennahdha en contra de los ciudadanos laicos y los progresistas;
ataques abiertos en marchas salafistas contra la democracia;
encarcelamiento ilegal y abusivo del jefe de una revista según una ley abrogada del régimen anterior, con el primer preso de opinión desde la caída del régimen anterior;
asalto salafista a la sede de la TV nacional protestando contra programas juzgados por ellos de corte laico y democrático;
marchas salafistas con complicidad de la policía a favor de la llamada oposición armada siria contra el gobierno legal de Siria y a favor de las intervenciones sionistas y de la OTAN.

 

Ultimas provocaciones del gobierno en contra de los derechos legítimos de los trabajadores con chantaje y varias acciones intimidatorias por parte de las milicias salafistas pro-gubernamentales contra la Central de Trabajadores (UGTT), arrojando montones de basura frente a su sede, quemando dos sedes regionales y desacrando (a pocos metros de un puesto de la policía) al mausoleo y la tumba del prócer de la independencia, luchador anticolonialista y fundador de la UGTT, Farhat Hachad.

 

La lista es mucho más larga aún de las fechorías de los islamistas recuperadores de la insurrección popular —en la cual nunca participaron—, acaparadores actuales del poder del Estado y de la Asamblea Constituyente. Llegada de varios jefes religiosos del Medio Oriente el uno más reaccionario que el otro hasta ese último llamado Gheneim desde Egipto, rabioso agitador quien llamó —en varias ciudades y mezquitas de Túnez— al “jihad” (guerra santa) contra los “infieles” a los jóvenes desempleados para así emplear su tiempo sin trabajar en ganar el Paraíso como mártires; llamado criminal en público para dar muerte a los ciudadanos tunecinos “infieles” laicos, progresistas y otros demócratas; también llamó a la circuncisión del clítoris de las niñas —algo jamás visto en Túnez en toda su historia milenaria.

 

Todas estas manifestaciones de degeneración extremistas y reaccionarias llenaron de cólera al pueblo.

 

Islamistas usurpadores del poder del pueblo

 

Falta de legitimidad y de credibilidad del movimiento islamista Ennahdha, el cual trata de compensar por los apoyos de sus amos, EEUU, OTAN y como sub-contratista de otros lacayos contratistas del Medio Oriente, como Qatar, Saudí.

 

El pecado original de los islamistas por sus antecedentes de terroristas: ataques con bombas en hoteles al estilo de Posada Carriles en Cuba, matando inocentes incluyendo turistas extranjeros; el mismo autor de estos hechos criminales hoy vuelto presidente del gobierno provisional, se presenta con cara dura en Paris en un programa matinal de la TV llamando a los turistas franceses para que vuelvan a visitar Túnez, actualmente enfrentando un grave desastre natural.

 

Estos mismos islamistas con antecedentes de terroristas asesinos y golpistas (con fechas bien marcadas en los años 70 y 80), siguen siendo violentos, arrogantes, pretendiendo una ficticia hegemonía sobre la sociedad entera con el uso abusivo y tendencioso del Islam; siguen con sus maniobras deshonestas a raíz de las elecciones del 23 de octubre pasado cuando el pueblo salió con una alegría inédita a las elecciones para una Asamblea Constituyente.

 

Con alcanzar sólo un voto sobre cinco electores en edad de sufragar, comprando además múltiples votos en amplias zonas rurales que han sido víctimas del abandono y miseria, Ennahdha convirtió su éxito relativo (y no mayoritario) en la imposición de una asamblea de tipo parlamentaria que no tiene sentido (con mayoría a su favor y una minoría de varios partidos “centristas”); entró en componenda con otros dos partidos “centristas” —uno de los cuales (Ettakattol) traicionó a sus electores, mientras el segundo ha sido de notoriedad pública ni más ni menos el propio sub-contratista o apéndice de los islamistas quienes rellenaron votos a su favor a partir de sus propias filas islamistas.

 

Ennahdha impuso una distribución de cargos en el gobierno y en la Asamblea Constituyente, haciendo elegir a su antojo el presidente de la misma, el presidente provisional de la republica (candidato único elegido en esa asamblea con un mínimo de votos) y al presidente provisional islamista Ennahdha del gobierno de transición; tratando por una parte de recuperar los logros de la insurrección popular, y por otra parte dejando de forma autoritaria sin fecha para la terminación tanto del mandato de la Asamblea Constituyente (por la cual se votó por un periodo de un año, así como los cargos de presidente provisional de la republica y el del gobierno provisional. Caso único en la historia.

 

Otra provocación y no de menor cuantía.
Los islamistas que dominan la Asamblea Constituyente pretenden introducir en la nueva constitución la famosa “Charia” (ley musulmana tradicional tergiversada por varias tendencias y totalmente fuera de época), la que en particular despoja a las mujeres tunecinas de todos sus logros sociales y legales que han hecho de ellas las más liberadas de toda sociedad de mayoría musulmana.

 

Acto seguido, ese gobierno débil se lanzó en tejer alianzas estratégicas extranjeras con los gobiernos feudales del Medio Oriente (principalmente Qatar y Saudí), con los gobiernos occidentales imperialistas de Francia y de EEUU. A éste último, se le concedió incluso una base militar al extremo sur del país, en Remada, sitio estratégico casi equidistante entre las fronteras Libia al este y la de Argelia al oeste. Hasta ahora no había bases militares extranjeras en nuestro país. Además, es notorio, incluso con noticias publicadas en Tel Aviv, que los servicios secretos israelí del Mossad han sido presentes en el país con sus oficinas y sus agentes desde el régimen anterior hasta la actualidad.

 

Movimiento masivo de los indignados

 

En lo que va de año, ha habido un sin número de protestas, “sentadas” y marchas. He aquí al menos ejemplo de tres eventos capitales que han aglutinado varios miles de patriotas en las calles a través del territorio nacional, profundamente indignados por los sucesos que atraviesa el país:

 

– 14 de Enero, primera conmemoración del derrocamiento del presidente mafioso con una marcha de protesta y no tanto de primera celebración. Dos semanas más tarde, 28 de Enero, el pueblo masivamente dice ¡basta! a las acciones violentas y de intimidación por parte de los islamistas, particularmente sus milicias fascistas salafistas.

 

– Cuatro semanas más tarde, el 24 de Febrero, la policía impide de forma arbitraria y agresiva una manifestación pacífica en contra de la llamada “conferencia de los amigos de Siria”. Ocurrió a mitad de la mañana, a pocos metros de la sede de la central sindical, Unión General de los Trabajadores Tunecinos (UGTT), varios cordones policiacos tipo anti-motines bloquearon el acceso a esa plaza por varias calles, y se lanzaron a golpes con sus bastones contra los presentes, abriéndole el cráneo a unos tres jóvenes, golpeando en el piso al decano de los abogados, un hombre respetado, para terminar dispersando con fuerza brutal a los ciudadanos presentes.

 

A la misma hora, la policía permitió también de forma arbitraria, pero con complacencia y complicidad,una marcha agresiva de los islamistas fascistoides salafistas que llegaron hasta la sede de la televisión nacional en protesta contra los programas donde aparecen intelectuales y personalidades de la vida civil laicos y progresistas.

 

Los ciudadanos que sufrieron la embestida abusiva de la policía frente a la UGTT se trasladaron rápidamente hacia los suburbios al norte de la capital, a El Marsa, donde iba a tener lugar esa “conferencia” OTAN (sionista) y sus lacayos del Medio Oriente. Llegaron a impedir la entrada a Hilary Clinton a ese centro, obligándola por miedo a regresar urgente a su hotel en la capital por más de dos horas.

 

Y el 25 de Febrero, masiva marcha del pueblo unido en solidaridad con la central obrera, UGTT, para afirmar los valores sindicales así como los valores patrióticos enarbolados no hace mucho por la insurrección popular.

 

“Trabajo, Dignidad y Libertad”, y por supuesto en contra de las acciones intimidatorias, opresivas de los islamistas en el poder y su brazo tipo camisas negras, fascistas-salafistas. Los lemas fueron más allá, radicalizándose para rechazar a las fuerzas imperialistas, sus contratistas feudales autócratas del Medio Oriente y sus nuevos servidores de la llamada oposición externa siria.

 

El cortejo compacto de decenas de miles de ciudadanos y ciudadanas, por varios kilómetros a través del centro de la ciudad, recuerda por su magnitud los miles de ciudadanos y su gran indignación, en los días heroicos de la insurrección popular pacifica y victoriosa de hace poco más de un año.

 

Los lemas patrióticos que fueron clamados a gritos por miles de ciudadanos indignados, además, exigían el respeto a la autonomía e integridad del movimiento sindical, llegando hasta denunciar a las fuerzas imperialistas de EEUU, Francia, la OTAN y sus derivados: Israel y lacayos miserables del Medio Oriente. Como ejemplo de consigna, se gritaba frente a la embajada de Francia en pleno corazón de la capital: “¡Ni Francia ni Qatar, Túnez horra, horra!” [libre]; luego “¡Ni Obama ni Qatar, Túnez horra, horra!” .

 

Un paso más. El pueblo llegó hasta exigir la caída de ese gobierno provisional abusivo, represivo y entregado a los intereses imperialistas, denunciando la mascarada que tuvo lugar con la llamada “conferencia de los amigos de Siria”. Además de una marea de banderas de la nación y del sindicato UGTT, se enarbolaban banderas de Siria, Libia (bandera original verde del tiempo de Gaddafi) y otras rojas con la efigia del guerrillero heroico, El Che, nuestro e inmortal.

 

La marcha organizada por UGTT en la capital con previo permiso legal desde las 11 y hasta las dos de la tarde, con apoyo masivo de varios partidos, asociaciones, sindicato estudiantil y movimientos de los independientes, llegó cerca de la Plaza del 14 de Enero, a final de su recorrido frente al edificio macizo, lúgubre y desprestigiado del Ministerio del Interior, donde fueron apresadas varias generaciones de patriotas y torturados hasta la muerte.

 

Allí, el coro popular gritó lemas en contra del desprestigiado nuevo ministro islamista y por la caída del nuevo régimen opresor y sub-contratista de fuerzas imperiales. Es así como pocos minutos pasadas las 2:00 PM, salieron en grupos compactos los policías anti-motines, gritándole a los presentes para dispersarlos, los cuales no se dejaron impresionar lanzando con más fuerza aún cantos patrióticos y consignas de resistencia a la opresión. Es así cuando la policía cargó violentamente con toda su rabia, disparando al aire y luego lanzando bombas de gas lacrimógeno. Estos miserables esbirros gritaban insultos y corrían particularmente detrás de los jóvenes algunos de los cuales fueron agredidos sangrando con traumas craneales.

 

De las jornadas posterioires (25 y 26), como primera lectura hay que destacar al menos los siguientes aspectos definitorios del momento actual de la lucha de resistencia del pueblo tunecino: se confirma la constatación esencial de los días de la insurrección: el miedo cambió de campo, poniéndose el poder represivo del gobierno anterior como el actual a la defensiva. La rebeldía de calle y la resistencia del pueblo insurrecto siguen mientras no se hayan logrado los objetivos del pueblo soberano.

 

Estas manifestaciones de indignación escapan totalmente a toda pretensión de las agencias enemigas (EEUU, OTAN, Israel) de haberlas fomentado, como lo pretendieron falsamente para la insurrección inicial de los días 17 de diciembre 2010 – 14 de enero 2011.

 

Se ha puesto al desnudo ampliamente las maniobras fraudulentas y las tentativas de recuperación de los frutos de la insurrección popular por parte de los islamistas reaccionarios, en la cual ellos no tuvieron participación alguna.

 

Han vuelto de nuevo en primera línea, tal como en los días de la insurrección popular, las mujeres (reprimidas por los islamistas) y los jóvenes, todos ellois descartados e invisibilizados hoy día.

 

Se han desenmascarado públicamente las alianzas imperialistas y sus servidores del Medio Oriente como apoyos directos a los islamistas reaccionarios, los cuales no gozan ni de prestigio ni de legitimidad. Todo lo cual crea rechazo e indignación en el pueblo y contribuye en aislar más a los islamistas reaccionarios en el gobierno y como “virus” exógeno en el tejido social.

 

Se ha alcanzado un nivel mayor de conciencia política popular anti-imperialista, como hecho notable a gran escala en el país. Se ha consolidado aún más un bloque de una alianza estratégica importante entre clase trabajadora, clase media, juventud, mujeres y pueblo en general: hecho notable a favor del proceso actual de organización y unificación de las fuerzas vivas patrióticas en el seno de estructuras políticas unitarias como tentativa hacia un polo patriótico. Se trata de un momento eje definitorio en la escena divisoria tunecina como polarización de fuerzas: por una parte un grupo minoritario aislado de los islamistas vendepatria y por la otra parte el pueblo cada vez más unido de los patriotas en defensa de la integridad y la soberanía nacional.

 

Se ha hecho todavía más claro para el pueblo la tarea histórica: es preciso seguir aunque sea por años la sagrada lucha patriótica de resistencia anti-imperialista y por la liberación nacional.
Túnez, 26 de Febrero de 2012, seis de la mañana con cuarenta y seis minutos.
——
Médico, luchador por los derechos populares.
Blog: www.shaahidun.wordpress.com
.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario