Sep 5 2010
555 lecturas

Cultura

Luis Benítez / Confieso que he leído (poesía argentina II)

La poesía es una mar. Vasto océano, y bosque, muralla, silencio, libro, voces. Los poetas que son poetas no escriben para poetas. Escriben nomás y el poema busca al pescador. He aquí cuatro poemarios, su crítica, sus detalles y dónde conseguirlos. Un modo alternativo de acceder (dice el autor, él mismo un poeta) a la buena —honesta— literatura argentina no siempre al alcance de la mano.

Las variaciones del mundo Diego Roel
2010, Ediciones El Mono Armado
Buenos Aires

El autor Nació en Temperley, Provincia de Buenos Aires, en 1980. Obra poética: Padre Tótem/Oscuros Umbrales de Revelación (2004), Diario del Insomnio (2005), y Cuaderno del Desierto (2007).

Las variaciones del mundo
es un poemario dividido en cuatro secciones, tituladas Las variaciones del mundo; Sagradas fiestas infantiles, Las puertas del aire y Ciudad irreal. Se trata de un poemario breve pero de hondos alcances, donde el joven autor procede con un doble movimiento.

Por una parte, se asiste a un viaje iniciático, de autoindagación, un buceo hacia las profundidades de sí mismo; pero a poco de internarnos en este universo personal, se advierte que la búsqueda del autor atiende también al contacto con lo real, inapresable por definición, intentando llegar a los confines mismos de un universo que, comprende y asimila Roel, lo contiene y asimismo lo trasciende.

Resulta sumamente interesante, en el panorama local, el hallazgo de una búsqueda de absolutos como la de Diego Roel, cuando en autores de su misma generación lo habitual es encontrarse con bocetos minimalistas o autoconfesiones, por no hablar de un franco intimismo de modesto alcance. Ambicioso trabajo, este poemario llama a seguir la trayectoria futura del autor, que parece revivir con sus ajustados versos la vertiente metafísica de la poesía argentina.

Subrayemos: un autor al que hay que seguirle atentamente la pista.

Así escribe Diego Roel

(fragmento)
Escribir un poema que abra y cierre, que niegue y afirme. Que despliegue las imágenes precisas, las precisas pausas. Que filtre las luces y las sombras.

Que vele y desvele, simultáneamente, el sentido profundo de las cosas.

Para conseguirlo: El mono armado.

A palo de güeso
Ramón Fanelli
2009, Ediciones Página de Poesía
Buenos Aires.

Ramón Fanelli nació en 1955 en Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires. Obra poética: Mi país real: donde los niños nacen para morir; Entrejuegos y Tocador de realidades.

A palo de güeso es una nueva entrega de este autor que une a su trayectoria poética una destacada actividad como animador cultural, plasmada en la organización y la conducción de numerosos ciclos y encuentros de poesía, sumados a su actividad de casi cinco años al frente del recordado programa radial Tierra de Poesía.

Este cuarto poemario muestra a Ramón Fanelli —una vez más— como uno de los más sólidos representantes de la poesía con contenido social de la Argentina, vertiente que tras alcanzar su mayor auge en las décadas del 60 y el 70, pareció declinar luego ante senderos del género bien diferentes.

Distingue a la obra de Fanelli la calidad expresiva, el lenguaje directo y sin concesiones tanto al preciosismo como a la metáfora inválida, así como su capacidad para evitar diestramente cualquier caída en el mero panfleto.

Los recursos literarios dominados por Fanelli no necesitan de falsos énfasis para conmover al lector. Asimismo, se advierte el buen uso del verso de contenido sensual, la sutil ironía y la marcada humanidad de su expresión.

El lenguaje utilizado —engañosamente simple y directo— cala hondo en la sensibilidad del lector y despliega con habilidad una escondida polisemia: su fuerte es la apelación a lo sensible, pero no desciende jamás al sentimentalismo. Bien calibrado, este nuevo poemario de Ramón Fanelli invita a la lectura y no defrauda.

Así escribe Ramón Fanelli

Canjeamos
nuestras palabras
y ponemos a prueba
la pasión
para el común de la gente,
con la mínima certeza
de una emoción
que al dejar la vida
¡Sorpresa!
se alquilan para el arte
los mismos muertos
que brotan al final
de resistir y perpetuarse
con la excepción
de una ausencia.

Para conseguirlo: Página de poesía.

Silencio en la colina
Marcelo Luna
2008, Ediciones Muestrario
Buenos Aires

El autor

Marcelo Luna nació en 1954 en Buenos Aires. Obra poética: Poemas del taller (1975), La bitácora negra (1984) y Música de cámara (2007).

Silencio en la colina es un poemario que se inscribe en la tradición de los libros de viajes, singularmente habitado por la presencia el mar, que el autor surcó reiteradamente, por su profesión de marino, en una y otras direcciones.

Cada poema se presenta a la imaginación del lector como una colección de estampas e impresiones, a través de las cuales el autor nos permite visitar otras regiones y conocer a diversos personajes, pero destacadamente, también nos brinda la lente de su subjetividad, para que accedamos a las sensaciones, los sentimientos y las ideas que han sembrado en su interioridad esas incursiones.

Con un estilo cálido y siempre cercano a la sensibilidad del otro, al que se dirige, Luna sabe retratar muy bien aquello que muestra, sea un poniente sobre el río Uruguay cruzado por garzas y el recuerdo de Antoine de Saint-Exupéry, un pueblo blanco doblando el Cabo o la presencia de un pajarillo a orillas del Guadalquivir; sin embargo, esas “instantáneas” de Luna son también recursos de estilo que emplea para exponernos su espíritu, abierto a la interpretación de las realidades que explora.

El lenguaje es directo, en la mayoría de los pasajes del volumen, pero el tono es siempre delicado y hasta habitado, particularmente en los textos de índole amorosa, por una insoslayable melancolía, que no entristece pero evoca con gran efectividad el pasado y convoca el recuerdo.

Así escribe Marcelo Luna


Siestea quieto y…

Siestea quieto y absorto
el herrerillo
entre ramas
del erguén.
Preludio de equinoccio
por los eriales
de Ued-el-Kebir.

Un morabito pálido
en medio
del siroco
murmura los preceptos
de Al-Ilah.

Y la vida siestea
entre
frutos del moral.

Para conseguirlo: Ediciones Muestrario

Estrip
Marion Berguenfeld
2009, Edición del Círculo Médico de Lomas de Zamora
Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires.

La autora

Karina Marion Berguenfeld nació en Buenos Aires en 1962. Obra poética: Las lobas (2002), Bruta piedad (2004) y Forense (2007).

Estrip es el cuarto poemario de la poeta Marion Berguenfeld, que ha recibido con este volumen el Primer Premio en el VI Concurso Nacional Macedonio Fernández, cuyo jurado estuvo conformado por los poetas María del Carmen Colombo, Javier Adúriz y Jorge Boccanera.

Estrip se caracteriza por un lenguaje de gran soltura y mayor alcance, que emplea con neta habilidad todos los recursos de la ironía y hasta el humor sutil para llevarnos a un mundo donde tampoco falta (aunque sumida en el fondo de las palabras) una visión desesperante de la realidad urbana.

Es que el poemario de Berguenfeld resume, en muchos de sus pasajes, cuáles son las vivencias, las búsquedas y los desencuentros contemporáneos, expresados en claves actuales y vertidos por su autora con ingenio y un agudo sentido de los correctos “golpes” a la sensibilidad del lector.

El resultado es una colección de poemas de alto impacto, de rápida acción y singularmente efectivos.

Así escribe Marion Berguenfeld

Red
era una cita
llegué de taco aguja
el que hace juego
con mi látigo inglés.

Para conseguirlo:
Talleres Macedonio Fernández.
edhesperides@gmail.com

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario