Abr 9 2012
2467 lecturas

Sociedad

Malvinas, abril de 2012: vestigios de una guerra

El conflicto b茅lico de Malvinas, de duraci贸n corta, no ha dejado de ser por ello doloroso como todo acto de guerra, ha dejado muertos de ambos bandos, tanto argentinos como brit谩nicos como civiles. Pero lo que poco se ha hablado es de las miserias que se vivieron, ya que todas las guerras de la humanidad traen aparejadas miserias humanas. | AURELIO NICOLELLA.*鈥

 

Una de estas tantas miserias fue cometida por la poblaci贸n isle帽a, peque帽a en cantidad de habitantes, llamados despectivamente en su tiempo 鈥渒elpers鈥 [2], y hoy llamados 鈥渂ennys鈥 [3], sobre el destino a darse sobre los restos mortales de los soldados argentinos.鈥

 

No hace falta ahondar que los isle帽os nunca tuvieron simpat铆as con la Argentina y los argentinos, y esto fue as铆 siempre, antes de 1982 cuando exist铆an relaciones comerciales, educativas, humanitarias y sanitarias entre las islas y el continente, y luego de la invasi贸n o recuperaci贸n, [t铆tulo que se le quiera dar desde el punto de vista que se lo vea], dichas diferencias se acentuaron a煤n m谩s.鈥

 

Concluidas las acciones militares, y ante la rendici贸n del general Benjam铆n Men茅ndez, comenz贸 la postguerra: traslado de los soldados argentinos que hab铆an sido capturados como prisioneros [se habla de mas de diez mil al puerto de Montevideo]; dicha desmovilizaci贸n llevo casi un mes.鈥

 

Concluido ello se les present贸 a las autoridades militares brit谩nicas y a los isle帽os el dilema de que hacer con los restos de los soldados argentinos muertos en el conflicto cuyos cuerpos permanec铆an en distintos puntos de la isla Soledad, algunos amontonados en galpones que pose铆a la 鈥淔alklands Islands Company鈥 [4].鈥
Desde un primer momento las autoridades argentinas se negaron a su repatriaci贸n ya que hab铆a comenzado para la sociedad argentina la 芦desmalvinizaci贸n禄 鈥攓ue dur贸 hasta 1999.鈥

 

Mientras el gobierno militar argentino sigui贸 en el poder por un a帽o m谩s, las negociaciones sobre que hacer con los cuerpos de los soldados quedo estancada, es as铆 que los brit谩nicos esperaban que, con el advenimiento de la democracia en Argentina, dicha cuesti贸n tuviera una salida digna y los cuerpos fueran solicitados por las nuevas autoridades para que regresaran al continente, pero ello no sucedi贸,

 

Ante el ofrecimiento del Reino Unido de enviar los cuerpos de regreso a la Argentina, fue contestada dicha oferta como que los cad谩veres aseguraban la continuidad de la presencia argentina en las islas. Mientras en Londres supieron entender c贸digos militares que son propios de la guerra, el pu帽ado de habitantes de las islas no, por lo que comenz贸 as铆 la triste historia de los restos de los soldados argentinos.鈥

 

Desde mitad de 1984 un tira y afloja entre las autoridades brit谩nicas y las locales, dio a una situaci贸n dantesca, estas ultimas no quer铆an saber nada de tener cad谩veres de soldados que hab铆an venido a ocupar su tierra; en s铆ntesis no quer铆an ning煤n vestigio de argentinidad cerca.鈥

 

Los isle帽os se agruparon y formaron una comisi贸n que habl贸 con el comandante de la todav铆a peque帽a y provisoria base militar de Mount Pleasant, que reci茅n en 1986 estuvo concluida y activa al cien por ciento. Las autoridades militares, a decir verdad, manten铆an en ese momento de 1984 mas poder que el gobernador designado por la reina en ese entonces, que segu铆a siendo el mismo Rex Masterman Hunt [5], el que fuera expulsado tras la reconquista argentina.

 

Dicho poder de parte de los militares brit谩nicos tenia raz贸n de ser en que hasta bien entrado 1988 hubo temor que Argentina comenzara nuevamente acciones b茅licas contra Malvinas, esta vez desde el continente.鈥

 

En dicha reuni贸n, entre militares brit谩nicos y habitantes de las islas, se propuso al comandante reunir todos los cuerpos de los soldados argentinos y enviarlos en un avi贸n de la Royal Air Force a alg煤n aeropuerto de la Patagonia argentina o a Chile y dejarlos all铆, o en caso que argentinos y chilenos no aceptaran los cuerpos, cremar los cuerpos de los soldados y esparcir sus cenizas en alta mar.

 

Esto 煤ltimo fue lo que encresp贸 al comandante brit谩nico General Peter Edgar de la Cour de la Billi茅re, que les habl贸 de que dichos cad谩veres eran considerados, como todo muerto en acto de guerra, sagrados, y que no pod铆a apartarse de los protocolos militares, con lo cual dio por concluida la charla, solicit谩ndole a los isle帽os no hablar m谩s del tema.鈥

 

A partir de ese momento la comandancia de la Base se hizo cargo de la situaci贸n, habi茅ndose dado cuenta los militares brit谩nicos de la sensibilidad de los isle帽os hacia los cuerpos de los soldados argentinos, y buscaron un lugar en donde fuera imposible la visi贸n desde Puerto Argentino, y as铆 no molestar a los habitantes locales. Se eligi贸 una zona que los isle帽os no concurren por eso: Darwin, un paraje a mas de treinta kil贸metros de la capital isle帽a, donde todos los militares argentinos fueron enterrados individualmente con honores militares efectuados por un escuadr贸n de la Royal Air Force, donde estuvo presente el general Cour de la Billi茅re, pero ning煤n isle帽o presenci贸 la ceremonia militar, como un repudio a la decisi贸n militar de los brit谩nicos.

 

A las tumbas de los soldados no identificados se les agrego la siguiente leyenda 鈥淎rgentine soldier known only by God鈥 [Soldado argentino s贸lo conocido por Dios] que despu茅s fue cambiada al castellano al crearse el actual Cementerio Militar Argentino, donde peregrinan ex combatientes y familiares de los soldados fallecidos.鈥

 

Evidentemente la actitud de hostilidad de los isle帽os hacia los argentinos y los restos de los soldados ca铆dos en combate demuestra la miseria y el temor de pensar que los fantasmas de una guerra in煤til y tonta pueden ser borrados negando la historia.鈥
Hoy es sabido que en las islas del Atl谩ntico Sur la palabra Argentina es una palabra diab贸lica para sus habitantes, por lo que ser谩 dif铆cil poder cambiar el pensamiento de personas que miran con desconfianza al continente, por eso Argentina deber谩 cambiar su actitud hacia los isle帽os, pero los isle帽os tambi茅n deber谩n hacerlo.鈥

 

La presidente argentina Cristina Fern谩ndez de Kirchner, manifest贸 el dos de abril, a treinta a帽os de la recuperaci贸n de Malvinas, que solicitar谩 a la Cruz Roja Internacional ayuda para poder identificar los restos mortales de los soldados que a煤n sus nombres son conocidos s贸lo por Dios. Desde ya la Cruz Roja Internacional manifest贸 prestar su colaboraci贸n, lo que no se sabe es si los isle帽os prestaran asistencia permitiendo la exhumaci贸n de los cuerpos no identificados. Ya corren voces en Puerto Argentino que consideran 茅sto otra provocaci贸n de la administraci贸n de CFK.鈥

 

Lo cierto es que la cuesti贸n Malvinas sigue vigente para unos y para otros, para los isle帽os es revivir el pasado pensando que los fantasmas del pasado resucitan en eso cuerpos inertes, esta ser铆a la oportunidad para ellos de demostrar que han madurado, y lo que ocurri贸 en ese lejano 1984 a dos a帽os de la guerra fue un error, en cambio para los argentinos es cumplir con el honor postergado.

 

Notas:鈥╗1] Lucio Anneo S茅neca, filosofo, pol铆tico, orador y escritor romano [4 ac al 65 dc] fue senador romano y consejero, ministro y tutor del emperador Ner贸n.鈥
[2] Kelpers Los isle帽os son apodados kelpers porque las islas est谩n rodeadas por grandes algas marinas llamadas en ingl茅s kelp.鈥
[3] Bennys Los militares brit谩nicos llaman as铆 despectivamente a los habitantes de las islas Malvinas, ya que estos sol铆an usar sombreros parecidos a los que el comediante ingles Benny Hill presentaba en su shows televisivos.鈥
[4] Falklands Islands Company era la empresa brit谩nica que en tiempos de la guerra de Malvinas manejaba la econom铆a de las islas y era due帽a de casi el setenta por ciento de las tierras de los isle帽os. Actualmente se trasformo en la Falkland Islands Holdings, manejando las licencias de pesca y las de exploraciones petroleras de la zona, actualmente su directorio esta compuesto por miembros del gobierno local de las islas, quienes son los mas fervorosos opositores al dialogo con los argentinos.鈥
[5] Rex Masterman Hunt fue el gobernador designado por la Reina en 1980 hasta 1985, mandato que fue interrumpido desde el 2 de abril al 25 de junio de 1982 por la recuperaci贸n argentina de las islas. Fue condecorado por la Reina con el t铆tulo de Sir. Actualmente es pensionado y escribi贸 un libro contando sus experiencias en el d铆a de la recuperaci贸n argentina de las islas.
鈥斺
* Abogado, docente universitario en la Universidad Nacional Lomas de Zamora, Argentina, escritor e investigador hist贸rico.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. Antonio Casalduero Recuero
      12 abril 2012 1:59

      No nos olvidemos que los invasores ingleses s贸lo lo eran nominalmente, porque estos soldados eran en su gran mayor铆a Gurkas contratados como mercenarios en el norte de 脕frica, si bien toda la maquinaria b茅lica pertenec铆a a Inglaterra. El colonialismo ingl茅s rehus贸 desprenderse de esta colonia, vestigios retr贸grados de su pasado decimon贸nico, y todo para qu茅, s贸lo para que Margaret Tatcher remontara en las encuestas, su popularidad estaba muy alica铆da, y su visi贸n sagaz vio una espl茅ndida ocasi贸n en la aventura de Galtieri y decidi贸 actuar. Claro que el costo en vidas no tiene justificaci贸n alguna.