Dic 11 2016
1344 lecturas

Pol铆tica

Mercosur: Cr贸nica de un golpe anunciado

 

La medida de apartar a Venezuela del bloque regional no tiene validez jur铆dica y su implementaci贸n en la pretendida suspensi贸n viola el derecho del Mercosur. Es un retroceso sin precedentes en t茅rminos de la integraci贸n latinoamericana.

Los gobiernos de Argentina, Paraguay, Uruguay y el de facto de Brasil anunciaron su decisi贸n de establecer en relaci贸n con Venezuela 鈥渆l cese del ejercicio de los derechos inherentes a su condici贸n de Estado Parte (鈥) hasta que los Estados Partes signatarios del Tratado de Asunci贸n [los firmantes] convengan con la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela las condiciones para restablecer el ejercicio de sus derechos como Estado Parte鈥. Esta decisi贸n, motivada en la intolerancia pol铆tica de estos cuatro pa铆ses a partir de sus diferencias con Venezuela sobre los objetivos del proyecto de integraci贸n y sus pol铆ticas, se lleva adelante violando de manera fragrante y sistem谩tica el derecho del bloque, generando un grave precedente en la regi贸n en varios aspectos caros a nuestra historia pol铆tica.

Para una mayor comprensi贸n de las motivaciones profundas de esta decisi贸n que, dado el principio del consenso que rige para la definici贸n de las pol铆ticas y la aprobaci贸n de las normas en el Mercosur, Venezuela es hoy el 煤nico obst谩culo de peso, interno al bloque, que tiene el proyecto de restauraci贸n conservadora y neoliberal protagonizado por los gobiernos de Argentina y Paraguay, y de facto de Brasil. Tambi茅n es compartido por Uruguay el nuevo consenso hegem贸nico que busca convertir al Mercosur en un esquema de integraci贸n 鈥渇lexible鈥, estructurado en torno al libre comercio, a partir del desmantelamiento de los mecanismos que, en la 煤ltima d茅cada, buscaban promover la integraci贸n productiva, la creaci贸n de empleo regional y la inclusi贸n social, e incluso aquellos establecidos por el Tratado de Asunci贸n que dio origen al bloque, como el arancel externo com煤n o la pol铆tica comercial com煤n.

Macri y el canciller golpista brasile帽o Jos茅 Serra

Macri y el canciller golpista brasile帽o Jos茅 Serra

Ha sido Uruguay el que ha presentado este a帽o una propuesta de flexibilizaci贸n del Mercosur que, de aprobarse, terminar铆a con la obligaci贸n de negociar conjuntamente con terceros pa铆ses y bloques. Varios gobiernos han expresado el deseo de emular a la Alianza del Pac铆fico y han puesto 茅nfasis en una inserci贸n comercial basada en la firma de acuerdos de libre comercio bilaterales, con pa铆ses incluso como Estados Unidos y China, con los cuales la asimetr铆a de desarrollo es tan evidente como devastadoras las consecuencias de estos acuerdos en los t茅rminos en que se negocian.

Si, como demuestran la experiencia hist贸rica de nuestra regi贸n y algunos casos actuales, las consecuencias de un proyecto de este tipo no pueden ser m谩s que mayor subdesarrollo y exclusi贸n, agrava profundamente la situaci贸n el hecho de que la pretendida suspensi贸n de Venezuela, que dejar铆a v铆a libre para que el Mercosur tome este camino, se llevar铆a adelante violando el coraz贸n del derecho del bloque.

Sinuoso camino
Los intentos de suspender a Venezuela del Mercosur y, por ende, de quitarle su poder de veto en las decisiones del bloque, no comenzaron el 2 de diciembre. Las primeras declaraciones en ese sentido fueron hechas por el presidente argentino Mauricio Macri, en la 煤ltima Cumbre de Jefes de Estado. En mayo de este a帽o el gobierno de Paraguay convoc贸 a una reuni贸n extraordinaria para evaluar la situaci贸n de Venezuela con vistas a aplicar el Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democr谩tico a este pa铆s, buscando su suspensi贸n. La paradoja de esta convocatoria es que Paraguay no ha ratificado el Protocolo de Montevideo (Ushuaia II), que refuerza el esp铆ritu de aqu茅l, y que s铆 ha sido ratificado por la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela. Esta convocatoria iba en l铆nea con la tambi茅n frustrada estrategia de invocar en el caso de Venezuela la Carta Democr谩tica Interamericana.

Malcorra y Serra: disparos contra la integraci贸n

Malcorra y Serra: disparos contra la integraci贸n

En un contexto de creciente intolerancia pol铆tica se neg贸 a Venezuela 鈥渄e facto鈥 la condici贸n de Estado Parte y el leg铆timo derecho al ejercicio de la presidencia pro tempore del bloque, a partir de la finalizaci贸n del ejercicio de la misma por parte de Uruguay, en julio.

Las declaraciones p煤blicas de los cancilleres de Brasil y Paraguay, basadas inicialmente en cuestionamientos a la 鈥渃alidad moral鈥 de Venezuela y de su gobierno para estar a cargo del Mercosur, evidentemente no tienen ninguna validez jur铆dica. A partir de aquel momento, los gobiernos de Argentina y Paraguay, y de facto de Brasil, comenzaron a declarar que exist铆a una vacancia en la presidencia pro tempore del Mercosur, vacancia que ellos mismos hab铆an buscado generar.

Esta par谩lisis del bloque motiv贸 incluso una declaraci贸n un谩nime del plenario del Parlamento del Mercosur, es decir, de todas las fuerzas pol铆ticas all铆 representadas, inclusive las hoy oficialistas, solicitando a los gobiernos 鈥(鈥) normalizar de manera inmediata el funcionamiento del Mercosur, en estricto apego a la normativa correspondiente.鈥

La decisi贸n del 2 de diciembre de suspender a Venezuela tiene como antecedente la 鈥淒eclaraci贸n Conjunta relativa al funcionamiento del Mercosur y al Protocolo de Adhesi贸n de la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela鈥, que firmaran los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en septiembre. Se trata, nuevamente, de una declaraci贸n que coloca una capa m谩s de maquillaje jur铆dico a una definici贸n ya tomada. En ella, estos pa铆ses 鈥渧erificado el incumplimiento por parte de la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela de lo acordado en el Protocolo de Adhesi贸n en cuanto a la adopci贸n del acervo normativo vigente del Mercosur鈥 y en funci贸n de que entienden 鈥渘ecesario asegurar el funcionamiento del Mercosur鈥, establecen una impl铆cita conducci贸n colegiada de las cuestiones que consideran esenciales, esto es, de las cuestiones comerciales con especial 茅nfasis en las negociaciones hacia el libre comercio con la Uni贸n Europea, y dan un plazo hasta el 1潞 de diciembre a Venezuela para, en caso de verificarse a煤n el 鈥渋ncumplimiento鈥, proceder entonces al cese de los derechos.

Doble est谩ndar
ven mercosur banderaVenezuela ha incorporado en cuatro a帽os el 90 por ciento de la normativa derivada del Mercosur vigente en 2012, cuando se produjo su incorporaci贸n. El promedio de notificaci贸n de incorporaci贸n normativa de este pa铆s supera a lo hecho por el resto de los Estados Partes del Mercosur en los 25 a帽os que tiene el proceso de integraci贸n. A modo de ejemplo, Brasil ha demorado cinco a帽os en internalizar el Protocolo de Asunci贸n sobre Compromiso con la Protecci贸n y Promoci贸n de los Derechos Humanos del Mercosur, y a煤n no ha internalizado la norma que crea el Instituto de Pol铆ticas P煤blicas en Derechos Humanos del bloque, aprobada en 2009. La no aprobaci贸n de estos instrumentos, tan caros para la garant铆a y promoci贸n de derechos ha sido responsabilidad de la oposici贸n en el Congreso a los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff, comprometidos con ellos, oposici贸n que hoy se encuentra gobernando de manera ilegal e ileg铆tima el pa铆s y busca suspender a Venezuela con el argumento de la 鈥渘o incorporaci贸n鈥.

Es preciso se帽alar nuevamente que la Declaraci贸n mencionada no tiene validez jur铆dica y su implementaci贸n en la pretendida suspensi贸n viola el derecho del Mercosur en varios aspectos. En primer lugar, Venezuela es Estado Parte desde la entrada en vigor del Protocolo de Adhesi贸n. Dicho Protocolo y los dem谩s instrumentos jur铆dicos del bloque no establecen la posibilidad de aplicar ninguna sanci贸n ante el supuesto incumplimiento de los requisitos de adhesi贸n, ni condicionan el goce de derechos y menos a煤n el estatus de Estado Parte.

En segundo lugar, se viola la norma del consenso establecida en el Tratado de Asunci贸n y en el Protocolo de Ouro Preto, parte del derecho originario del bloque. Lo adoptado en dicha declaraci贸n, entonces, no es m谩s que un conjunto de afirmaciones de cuatro gobiernos (si bien Uruguay se abstuvo, no obstaculiz贸 el denominado consenso) y no cuenta con el consenso en el que dice fundarse, porque Venezuela no estaba presente ni lo dio.

El Protocolo de Adhesi贸n establece que tal proceso se desarrollar谩 de forma progresiva bajo los principios de gradualidad, flexibilidad y equilibrio, as铆 como que las diferencias acerca de la interpretaci贸n del mismo y en relaci贸n con la cuesti贸n de la adecuaci贸n normativa ser谩n dirimidas entre las Partes y que 茅stas se comprometen a realizar las modificaciones a la normativa del Mercosur necesarias para la aplicaci贸n del Protocolo. mercosur

Detr谩s de estos acuerdos est谩 el principio de la buena fe, manifestado en la incorporaci贸n record de la normativa del bloque por parte de Venezuela y en la notificaci贸n reciente del gobierno de este pa铆s acerca de estar en condiciones de internalizar el Acuerdo de Complementaci贸n Econ贸mica N潞 18, instrumento importante para el esquema de integraci贸n.

Estos principios no han sido respetados por los autodenominados 鈥淓stados signatarios鈥, categor铆a que no existe en el derecho del Mercosur, cuya definici贸n y acciones han obturado cualquier posibilidad de di谩logo en el espacio com煤n. El mismo plenario del Parlamento del Mercosur, en la declaraci贸n un谩nime mencionada, insta a los gobiernos a 鈥渃analizar sus diferencias y controversias a trav茅s de los mecanismos institucionales previstos en la normativa鈥.

Ha habido manifestaciones de actores relevantes, como la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur o los movimientos sociales en general, en pos de una vuelta atr谩s en esta definici贸n, que implica una balcanizaci贸n que debilita a nuestra regi贸n en un mundo donde la acumulaci贸n pol铆tica y econ贸mica se da sin duda en espacios ampliados, as铆 como un retroceso sin precedentes en t茅rminos de la integraci贸n, la democracia y la consolidaci贸n del espacio sudamericano como una zona de di谩logo y paz.

* Profesora de la Universidad de Buenos Aires.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. Antonio Casalduero Recuero
      13 diciembre 2016 23:05

      No hay que ser demasiado entendido en pol铆tica para darse cuenta de que detr谩s de todo este desbarajuste est谩 la mano siniestra de Estados Unidos, el gendarme mundial, el amo del planeta, el depredador por excelencia, el pa铆s m谩s peligroso para continuaci贸n la vida en el mundo. Este poder incontrarrestablemente poderoso, bas谩ndose en su tecnolog铆a b茅lica, a toda costa busca apoderarse del petr贸leo venezolano, eso ya nadie lo duda, s贸lo lo dudan las fuerzas reaccionarias dentro de la propia Venezuela, la burgues铆a c贸mplice de los Estados unidos. Los dem谩s pa铆ses sabr谩n oponerse con fuerza a estos designios del imperio, la unidad latinoamericana debe ser el principal objetivo.