Abr 25 2005
292 lecturas

Política

México: López Obrador y qué más

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

UN RECORDATORIO

Verónica Murguía / escritora.

El desafuero es la culminación de una campaña de propaganda que lleva ya mucho tiempo, y la gente está fatigada y confusa. Ahora, un gobierno hipócrita y holgazán, más ansioso por salir en las portadas de revistas de sociales –como Santiago Creel– o de hacer turismo religioso –como el siempre ausente Vicente Fox–, que por cumplir una sola de sus promesas, le asestó un golpe al mismo derecho a ser votado que los llevó al poder.
Mi preocupación es que por el miedo o las dudas, se vuelva a repetir el escenario que hizo ganar a Zedillo. No hay que olvidar las maniobras intimidatorias de entonces. Debemos recordar la increíble capacidad de respuesta, ante el desastre y la ineficacia del gobierno, que los capitalinos desplegaron después del temblor de 1985.
Otras sociedades, como la sudafricana, han salido adelante en coyunturas más difíciles gracias a la cohesión y la resistencia pacífica. Lo importante es desterrar la apatía, o nos lleva patas de cabra, es decir, el pri.

UNA JODA

Jaime López / compositor.

Desafuero o no desafuero no es la cuestión. Es más bien una joda. Y en ello ciertas mentes que presumen de lucidez están demostrando que el medioevo mexicano, como la pobreza (que de todas formas habría que erradicar), es un capital político que reditúa hasta al más avejentado de la clase. Pero no está de más volver a recordar a Wystan Hugh Auden con aquello de: “Los pequeños tiranos, amenazados/ por grandes tiranos,/ creen sinceramente/ amar la libertad.” O a Simon Frith con su rotundo: “Negarse a crecer no es un acto político sino edípico.

EL DESAFUERO Y LA ELECCIÓN DE 2006

Carlos Fuentes / escritor.

¿A quién le interesaba inflar desproporcionadamente un asunto administrativo menor, revestirlo de defensa del estado de derecho y llevar a juicio político al candidato con mayor ventaja electoral para la Presidencia de la República en 2006? ¿Al margen extremista del pri a fin de eliminar a López Obrador y quedar en ventaja clara frente a un candidato del debilitado pan? ¿A éste, el pan, por los mismo motivos pero con la vana ilusión de que, después de la bancarrota del actual Ejecutivo, si eliminan a López Obrador pueden retener la silla del águila? Como en las circunstancias actuales Madrazo se comería vivo a Creel, la ilusión de Los Pinos es hueca y sólo sirve para la restauración priísta. Pero lo más grave es lo que indica una priísta democrática, Beatriz Paredes. El juicio contra López Obrador frena y pone en crisis “innecesariamente” la evolución política de México. Innecesaria pero fatalmente.

EN DEFENSA DE LA DEMOCRACIA

Roger Von Gunten / artista plástico.

Yo nunca he estado interesado en la política, pues lo mío es la cultura, la pintura. Lo que veo con el juicio de desafuero a López Obrador es el enorme abismo que se crea en el poder, pues se pretende dejar fuera a un candidato para las elecciones presidenciales de 2006, argumentando diversos elementos legales. Pero lo grave es no escuchar las voces de la sociedad que están a favor de Obrador, y esto es una grave grieta que se abre socialmente.
Hay que protestar pacíficamente y llamar a la cordura, hay que evitar a toda costa un enfrentamiento con el Estado, pues a nadie le conviene.
Yo he vivido en carne propia lo mismo que Obrador. He perdido un juicio por la voluntad del poder, y ahora no puedo hacer nada más que tener dignidad, y resistir los embates de la corrupción.

LA MISMA BURRA

Alfonso André / baterista de Jaguares.

Yo lo que veo es que el desafuero no afecta demasiado a nuestra democracia. No cambia la situación. Considero que no hay un cambio real porque no hubo democracia en el pasado y no la hay ahora. Vivimos en un país en el que más bien se juega a la democracia, cuando en realidad estamos gobernados por las familias poderosas que tienen la sartén por el mango. No importa si es el pri o el pan, es la misma burra revolcada. 

RESISTENCIA CIVIL

Agustín Escobar Ledesma / antropólogo.

Como dijera Jack el Destripador, el verdadero Plan Nacional de Desarrollo del representante de la socialité refresquera consiste en mutilar la República para echarla a los depredadores. El primer golpe fue al águila, uno de los más caros símbolos patrios; el segundo Madrazo, fallido, por cierto, es el de imponer las “reformas estructurales” (voraz eufemismo que se agazapa para saltar a la yugular de pemex, imss, issste, cfe) y el tercer azote corrió a cargo de los señores feudales prianistas al adjudicarse el derecho de pernada con la democracia.
¿Que la inconformidad y las protestas ante la canallada del desafuero de Andrés Manuel López Obrador durarán dos meses, dos días y dos horas? Mucha poquita es la amnesia de los poderosos. Somos hijos de la rebeldía. Llevamos siglos de resistencia, unas veces armada, otras pacífica, en defensa de la dignidad.
Pertenecemos al imaginario colectivo patarrajada en pie de lucha.

NO A LA ILEGITIMIDAD

Marcela Sánchez Mota / periodista cultural.

El 2 de julio de 2000 muchos mexicanos celebramos la derrota del pri, celebramos el inicio de una incipiente democracia, celebramos la posibilidad de mermar las anquilosadas raíces de la corrupción, la posibilidad de caminar hacia la democracia social, no sólo política, del pueblo mexicano. Sin embargo, sólo hemos presenciado el nacimiento de una nueva conformación de los poderosos desde donde se decide el futuro de las mayorías. Desde donde se decide una justicia selectiva, desde donde se concede el amparo a sujetos como Cabal Peniche o se permite la libertad a Ángel Isidoro Rodríguez el Divino por errores en su proceso penal; desde donde se deciden las resoluciones del Fobaproa y del Pemexgate.
El desafuero, la inhabilitación y el posible encarcelamiento de Andrés Manuel López Obrador será consecuencia de una farsa que se ha sustentado en la interpretación parcial de las leyes. La carencia y la manipulación de la información no deben imperar en nuestras de posturas y exigencias políticas. Debemos apelar al uso de la razón y la legitimidad.

LA TELARAÑA DEL DESAFUERO

Naief Yehya / escritor y periodista.

México es la urbe de la que nunca me he ido y sin embargo he dejado de habitar desde hace casi tres lustros. Quizá por eso no pude anticipar que llegaríamos a la lamentable y vergonzosa situación que se vive hoy. Sin embargo, de aquí en adelante es posible intuir que, de no echar marcha atrás, los efímeros y maltrechos avances democráticos del siglo xxi se disolverán vertiginosamente.
Los tropiezos y atropellos del actual gabinete y sus cómplices están creando una telaraña en la que inevitablemente quedaremos atrapados. Seguiremos los pasos de Ucrania y Kirguistán (pero sin el apoyo de la cia) tratando de acomodar un arreglo que convenga a los intereses globalizadores de Estados Unidos o nos hundiremos en el patrón represivo, autoritario y criminal que tan bien conocemos.
El camino del ridículo al escándalo y a la infamia conduce muchas veces a la catástrofe. En cualquier caso ya estamos de regreso en el tenebroso terreno que pensábamos haber abandonado definitivamente.

A PESAR DEL DESAFUERO

Ana García Bergua / escritora.

Lo malo del desafuero es que no sólo afecta a López Obrador y a las muchas personas que planean votar por él, sino que, como se repite hasta el cansancio, pues es cosa de sentido común, pone en entredicho la legitimidad de la elección de 2006 y desanima a todos los ciudadanos que tenían la esperanza en que la naciente democracia mexicana se consolidara.
Esto del desafuero es la prueba fehaciente de que la política se ha convertido en un circo de artimañas, jurídicas y mediáticas, más que en un lugar donde se pesan las capacidades para gobernar. Yo no soy bruja, pero sí una ilusa: quisiera que a pesar del desafuero y sus consecuencias, la gente saliera a votar masivamente en el año 2006 por quien cada quien crea que lo representa, es decir, que no dejemos que la democracia se nos arranque de las manos.

PINTAR EL ASFALTO

Rodrigo Moya / fotógrafo.

Ese aparato llamado “democracia occidental” ha servido hasta ahora sólo para consagrar en su nombre el fraude, la expoliación y el engaño a nivel planetario. Usar su propio manual de instrucciones para enmendar sus evidentes defectos, puede desfondar por otra generación la esperanza de un México mejor.
No se puede asistir más a la farsa de unos cuantos actores de guiñol, que a través de la televisión usan al país entero como escenario, y como público a millones de “resistentes”. Hay que ir contra la corriente ultraderechista que ya se implantó, precisamente en nombre de esa democracia defectuosa. Hay que organizarnos como una marea ciudadana que no cesa, que no se cansa, que no perdona un solo engaño más. Resistir no basta. Hay que agobiar a esa derecha criminal, a esa televisión, a los zombis que han perdido la facultad de ver y pensar. Hay que organizarse, pintar los muros, las aceras, el mismo asfalto allí donde las máquinas se detienen. Hay que rescatar la voz que nos han robado.
Organizarnos de pocos en pocos, de muchos en muchos, y allí donde estemos dejar una pegatina, un volante, una señal, una consigna. Pintar el asfalto, las banquetas, los muros que son de todos. Que nuestra indignación se vea y se oiga en todas partes, a todas horas. Resistir no basta.

DESPUÉS DEL DESAFUERO

Carlos Bonfil / crítico de cine.

A corto plazo, un abuso de poder y una injusticia; a mediano plazo, un fuerte error político; a largo plazo, una canallada histórica. La decisión tomada por 360 diputados del pri, del pan y del pvem de inhabilitar al personaje político más favorecido en las encuestas con vistas a la elección presidencial de 2006, se ha convertido, en los hechos, en la inhabilitación moral del discurso político de la derecha tradicional, ligada hoy, con más fuerza que nunca, a la vieja maquinaria de corrupción que representa el pri.
Según encuestas recientes, para el electorado nacional los partidos políticos tienen hoy menos credibilidad que los propios diputados y senadores, quienes a su vez gozan de menos popularidad que los cuerpos policíacos, lo que ya es decir. Inesperadamente, y después del descrédito que sobre el prd arrojaran los llamados videoescándalos, la injusticia mayúscula del desafuero ha logrado unificar a la izquierda en torno a una cuestión política, pero esencialmente moral: la resistencia pacífica como una respuesta ciudadana justa e inaplazable.
Del éxito de esta movilización, y de la reparación oportuna de una infamia promovida por la razón de Estado, dependerán la vigencia y revaloración de la legalidad y el estado de derecho, conceptos hoy en día muy devaluados.

EL MISMO PAÍS

José Manuel Aguilera / guitarrista y compositor de La Barranca.

Todo el rollo del desafuero y lo que está en torno a él desenmascara de forma evidente que México sigue siendo el mismo país que pensamos que había dejado de ser. Que el supuesto cambio de 2000 sólo es de nombre, pero no de fondo. Sólo es un cambio de estafeta.
Si realmente México desea ser democrático debe hacer cambios de fondo y no sólo ganar unas elecciones presidenciales.

SENSACIÓN DE “CONCERTACESIÓN”

Tania Libertad / cantante.

Yo creo que ya se alteró definitivamente. El panorama para mí es sumamente triste. Es de depresión –y no solamente lo he sentido yo. Lo he platicado con muchos amigos.
Es la sensación de que se ha perdido algo. Es un retroceso. Y no es que se hubiera avanzado gran cosa en términos democráticos. Lo feo es que desde el comienzo del problema de López Obrador todo el manejo estuvo raro, se sentía que todo estaba negociado por intercambios. Siempre ha quedado la sensación de las concertacesiones: “si tú me apoyas en esto, yo te doy esto”, pero esa no es la idea de democracia que queremos nosotros.
En dos palabras, mi idea del panorama democrático para México se resume en tristeza y depresión.
br>

EN BUSCA DEL DIÁLOGO

Leonel Maciel / artista plástico.

El actual escenario político y social en México es muy complicado. Lo pienso de esta forma, pues la decisión de la Cámara de Diputados de quitarte el fuero a López Obrador –esté uno o no de acuerdo con sus ideas políticas– es un atropello a la democracia de nuestro país. Con esto da la impresión de que se trata de un enfrentamiento entre dos proyectos de país totalmente opuestos. Es necesario que los tres partidos políticos más importantes se pongan a dialogar sobre un acuerdo político real, que sea él más justo para los ciudadanos, pues hay que llegar a la elección presidencial del 2006 con transparencia, con un proyecto y programa de nación, basado en una fuerza democrática progresista bien organizada. Es pertinente hacer que los votos de cada ciudadano se respeten, y que las voces que se levantan para reclamar las injusticias sean escuchadas, que todo se mantenga en el margen de la legalidad, y que nuestros reclamos por un Estado democrático sean por cauces pacíficos. Hay que evitar la violencia a como dé lugar, y lograr juntos un México mejor cada día.

CUENTEN CONMIGO

Eduardo Langagne / poeta.

Siempre emití mi voto confiando en el futuro de mi país. Jamás mi voto esperanzado sirvió para que resultara electo un presidente. No obstante, aporté mi sufragio para la elección de la Ciudad de México en el año 2000 y en ella sí coincidí con la mayoría. Por eso me siento despojado. Acato la ley aunque sé que lo legal no es siempre lo justo, menos ahora que una de sus múltiples interpretaciones posibles da por resultado una decisión indigna. Lamento mucho esa unívoca lectura.
La democracia es hoy un jarrito de Tlaquepaque. Sin la participación de alguno de los candidatos ya vislumbrados para la elección de 2006, el nuevo Presidente de la República se sentaría solo en una silla hecha con las desilusionadas manos de la abstención.
Pero no regresaremos al pasado. Los ciudadanos construiremos una alternativa que impulse a un candidato para seguir confiando en el futuro. No he militado ni militaré en partido político alguno, pero siempre seré un activista de la esperanza.
Cuenten conmigo.

—————————

* www.jornada.unam.mx

Una cronología del desafuero de López Obrador y otros hechos políticos recopilados por el periodista Daniel Pastrana puede leerse, también en La Jornada, aquí.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario