Nov 20 2008
3518 lecturas

Ambiente

México: maíz criollo en peligro

Karen Trejo* 

Los posibles efectos del maíz transgénico en las variedades criollas de la planta viene siendo motivo de muchos años de debate en México. En el país existen 59 especies diferentes de maíz. Este grano tiene importantes valores culturales, simbólicos y espirituales para la mayoría de los mexicanos, por lo que la percepción del riesgo del maíz transgénico se expresa en los términos de que la entrada al país de maíz transgénico sentará un duro golpe para el campo mexicano y su biodiversidad.

"Resulta especialmente preocupante no sólo debido a la importancia sociocultural y económica de la agricultura tradicional del maíz en México", sino también porque este país "es uno de los centros de origen del maíz y perder una variedad del grano en México significa perderla en todo el planeta", afirma la investigación titulada Maize and biodiversity: The effects of Transgenic Maize in Mexico (Maíz y biodiversidad: Efectos del maíz transgénico en México), efectuada en el 2004 por la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte (CCA), integrado por México, EEUU y Canadá desde 1994.

El gobierno mexicano ha auspiciado investigaciones sobre este tema pero sus resultados se han difundido vagamente. No obstante, otros estudios muestran que los transgenes se han introducido en algunas variedades tradicionales de maíz en México.

Siembras experimentales

Los casos comenzaron a documentarse en noviembre del 2001, cuando la revista Nature publicó el hallazgo de contaminación transgénica de variedades nativas de maíz en el estado de Oaxaca. Esta fue la primera información sobre la existencia de siembras experimentales de maíz transgénico sin monitoreo ni regulación, las cuales no están permitidas en México, de acuerdo con el artículo 69 de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, aprobada en el 2005, que establece los mecanismos para el otorgamiento y la revisión de los permisos de siembra.

De acuerdo con el monitoreo realizado hasta febrero del 2007 por la organización ambientalista Greenpeace en México, hay presencia de maíz transgénico en campos de comunidades rurales de Michoacán, Sinaloa, Distrito Federal, Tamaulipas y Chihuahua.

En Michoacán, que es considerado el corazón agrícola del centro del país por la pureza de las especies de granos básicos que ahí se cultivan, es probable que en casos particulares las semillas hayan sido enviadas por las familias migrantes que están en EEUU y sembradas en sus comunidades por desconocimiento, dice Roberto Duarte, integrante de la Sociedad Productora Rural del Lerma

Sin embargo, Alejandro Espinoza, coordinador del Consejo Consultivo Científico de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Órganos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM), denunció que hay casos de empresas trasnacionales como Pioneer, DuPont y Monsanto, entre otras asentadas en el sur de EEUU, dedicadas a la venta de maíz transgénico que lo distribuyen a los productores de Sinaloa, estado exportador de productos agrícolas en el norte de México.

El informe de la CCA calcula que con base en la proporción de maíz transgénico que se cultiva en EEUU, las importaciones mexicanas de maíz estadunidense son transgénicas en una proporción de 25% a 30%. Explica que las dos variedades de maíz transgénico procedentes de aquel país poseen dos rasgos genéticamente modificados: 1) transgenes Bt para la resistencia a ciertas larvas de insectos, y 2) otros transgenes para la resistencia a ciertos herbicidas.

Grave advertencia

El estudio de la CCA establece que "hasta ahora no hay evidencia alguna de que la introgresión de los rasgos de las actuales variedades de maíz GM entrañe daños significativos para la salud o el medio ambiente en Canadá, EEUU o México. Sin embargo, esta cuestión no se ha estudiado en el contexto de los ecosistemas mexicanos".

Y lanza una alerta: "Los efectos en la diversidad genética del maíz mexicano podrían tener repercusiones directas en la diversidad del maíz y los ecosistemas en toda América del Norte y el resto del mundo. Más aún, los genes contaminantes sin duda tendrán mayores impactos en la diversidad biológica de México. Uno de los posibles genes contaminantes expresa un plaguicida —la toxina Bt— que se sabe produce efectos en otros organismos aparte de las plagas objetivo que suelen encontrarse en EEUU".

Hasta febrero del 2007, los datos recabados en el monitoreo de la organización ambientalista Greenpeace en México, apuntan hacia la existencia de transgenes nptII y Cry1Ab en campos de cultivo de Sinaloa; así como de EPSPS, Cry1Ab y Cry9C, en el Distrito Federal, sin que se refieran sus posibles consecuencias.

El debate

La Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados se encarga de regular y monitorear la liberación experimental con fines de investigación, y la comercialización, importación y exportación de organismos genéticamente modificados.

Después de 3 años de su aprobación, en marzo pasado se publicó el reglamento de dicha ley en el Diario Oficial de la Federación, sin el aval del Consejo del CIBIOGEM, denunció Espinoza.

En respuesta, grupos ambientalistas como Greenpeace y el Grupo de Estudios Ambientales ya planean interponer una controversia constitucional en contra de ese reglamento. El principal argumento es que dicho reglamento no toma en cuenta un marco de bioseguridad para la siembra de maíz transgénico en México, por lo que "los pasos para la liberación de ese grano aún no están concluidos", afirma en entrevista telefónica Aleida Lara, coordinadora de la Campaña de Agricultura Sustentable y Transgénicos de Greenpeace México.

En un comunicado conjunto esas organizaciones afirmaron que "el gobierno federal pretende aprobar la siembra de transgénicos pasando por encima de la ley, ya que no se ha establecido un principio precautorio para proteger a los maíces criollos", de acuerdo con lo establecido en el artículo 2, fracción II, de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados.

Esta norma refiere la necesidad de "definir los principios y la política nacional en materia de bioseguridad de los OGMs y los instrumentos para su aplicación".

Por su parte, la organización Semillas de la Vida argumenta en su campaña de cartas públicas que "la salud de las familias mexicanas, el derecho de los pueblos a conservar la autonomía sobre el libre uso de las semillas de sus cosechas y 5,000 años de desarrollo de México sustentado en el maíz, son razones suficientes para actuar con prudencia".

Semillas de la Vida exige la moratoria a la siembra experimental de maíz transgénico en México, establecida en el 2001 por la CCA, además del cumplimiento irrestricto a la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados.

Aunado a la operación de corporaciones trasnacionales y a la falta de consensos políticos para salvaguardar, por un lado, la riqueza genética de las semillas criollas y, por el otro, la seguridad de campesinos y consumidores, un tercer factor que alienta la producción de maíz con transgenes fue la inclusión de México hace 14 años en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), afirma Greenpeace en su recuento de casos de contaminación de cultivos de maíz transgénico en México, publicado el 28 de febrero del 2007.

La alternativa
 
Con base en sus normas de protección ambiental, la CCA recomendó a los tres países en su informe del 2004 mantener y fortalecer la moratoria a la siembra comercial sin regulación de maíz transgénico en México, así como reducir y monitorear las importaciones de este producto, hasta que no se compruebe en investigaciones los efectos a la salud y al medio ambiente.

También en el mismo informe se ha propuesto que las empresas etiqueten los productos con una leyenda que anuncie su origen transgénico para que el consumidor ejerza el derecho de elegir lo que se come; además de que se difunda mayor información por medio de "Programas educativos dirigidos a los campesinos para que no siembren sem0illas que puedan contener transgénicos y no planten ninguna semilla traída de EEUU o de otros países donde se cultiva maíz GM".

Lamentablemente esto no ocurre de forma contundente en México. *

*Corresponsal de Noticias Aliadas en México

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Jose Francisco Monroy Bedolla
    13 abril 2010 17:03

    Es un problema los transgenicos, aqui en el campo Queretano estan por llegar este tip de semilla, probablemente para el año que entra. En tanto el maíz criollo, que se siembra en algunas partes del estado, esta con problemas de comercialización pues les estan poniendo pretextos para su compra, por parte de los compradores locales, argumentando que los molineros de la tortlla no lo quieren y por esta razon se los pagan más barato que el maíz que se cosecha de semilla mejorada. La tendencia es obligar a la gente a dejar de sembrar el maíz criollo.