Jun 19 2007
292 lecturas

Opinión

NEGRI Y LA MULTITUD

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

“Es una gran dificultad para el gobierno civil, especialmente monárquico, que no se distinga suficientemente entre pueblo y multitud. El pueblo, en cierto modo, es uno, con una voluntad y a quien quiere atribuírsele una accion. Nada de esto puede propiamente ser dicho de la multitud.

El pueblo controla en todos los gobiernos. Incluso en las monarquías el pueblo manda. La voluntad del pueblo es la voluntad de un hombre … aunque parezca una paradoja el rey es el pueblo”.

De Cive
Thomas Hobbes, siglo XIV.

foto
En cierto sentido, no podriamos decir algo similar con respecto a los dictadores de los tiempos modernos: que la voluntad del pueblo es la voluntad de un hombre, que a cierto nivel los dictadores responden a los deseos inconscientes de las masas. El pueblo es siempre aquella mayoria silenciosa que sostiene los limites en contra del empuje dislocatorio que ejerce la diferencia.

La multitud, en frase de Negri, es siempre una multiplicidad, un plano de singularidades, un conjunto abierto de relaciones que no es homogeneo o idéntico consigo mismo, distinguiendose por una relacion incluyente con lo que esta fuera de ella.

El pueblo, por el contrario, tiende siempre a la identidad y homogeneidad interna manteniendo sus diferencias excluyentes con aquello que se ubica fuera de él.

foto

La multitud constituye una relacion inconclusa, en tanto que el pueblo constituye una síntesis preparada para la soberanía, una voluntad singular y una acción que es independiente y siempre en conflicto con la variedad de voluntades y acciones de la multitud.

El objetivo primordial de cada impulso nacionalista, según Negri, es el de transformar a la multitud en pueblo, en la creación de una identidad organizada y estable que homogeniza y purifica la imagen de la población mientras bloquea la interacción constructiva de diferencias dentro de la multitud. No es de extrañar que los conceptos de nación, pueblo y raza esten tan intimamente conectados.

Si abrigamos una remota esperanza de cambio y transformacion democrática, probablemente ésta venga, no del pueblo, sino de la movilidad de las multitudes que no tienen fuertes inversiones afectivas en la conservacion de hábitos y conductas que confirman el poder del sistema.

Es la pasividad, indiferencia e ignorancia del pueblo la que hace posible el poder globalizante absoluto de las transnacionales y sus aparatos financieros. Es la multitud en las calles de Seattle, Génova o Quebec la que reta, obtaculiza y resiste la globalización desde arriba, obligándoles con su presencia a modificar sus agendas y escuchar las voces disidentes.

foto
¿Cómo podemos describir un “movimiento” que no posee una dirección y guía centralizada, que abarca mas de 70 paises y que se define por “batallas” marginalizadas que van desde la política de la identidad al activismo del “Tercer mundo”? La gran diversidad de sus miembros, grupos de base, coaliciones y causas configuran lo que Felix Guattari llama una “transversal” cruzando la sociedad, desplegando una riqueza de tácticas subversivas orientadas a resistir y, tal vez, transformar el nuevo orden mundial capitalista a traves de la presion interna.

Pero… ¿de dónde vienen estos nuevos anarquistas, activistas, “culture jammers”, anti-capitalistas, ecologistas, zapatistas, anti-globalistas? Éstos que “reclaman la calle” no son ciertamente el proletariado fetichizado, sino mas bien lo que Bataille llamaria el “exceso” de la sociedad… Los marginalizados y las organizaciones de base que trabajan con ellos –los sin casa, los homosexuales, los líderes juveniles, las cooperativas de alimentos, los grupos de mujeres, los discriminados sociales– como también aquellos individuos y grupos que sufren de “demasiada informacion” (AD Busters, Corp-Wash, ATTAC, Coaliciones en Contra de la Pobreza, Amnistía Internacional, Earth First !, etc.)

La multitud es esta transversal. Una fisura, una trizadura causada por los excesos de la sociedad, surgiendo de aquellos que no tienen una gran inversion en el sistema burgués.

foto
A la identidad del pueblo hoy necesitamos contrastar la movilidad, flexibilidad y permanente diferenciación de las multitudes.

Esta vision triunfalista de Negri y Hardt nos coloca frente a una clara alternativa. O la resistencia a la opresión es un mecanismo automático o natural que espontáneamente operará, cualquiera sean las circunstancias, o es una construcción social compleja que tiene condiciones de posibilidades externas a ella. Lo que está ausente en esta noción de multitud es una teoría coherente de la subjetividad política. La habilidad y el deseo de resistir requieren de un conjunto de transformaciones subjetivas que solo pueden ser el producto de la lucha misma y que muy bien puede fracasar en darse.

Toda lucha es la lucha de actores sociales concretos en la persecución de objetivos particulares y nada garantiza que estos objetivos no entren en conflicto unos con otros. No hay transformación histórica a menos que el particularismo de las diferentes luchas sociales constituya una voluntad colectiva que requiere de una acción política que articule la multiplicidad de posiciones en juego. Y es esto lo que justamente esta ausente en esta nocion de multitud.

foto
La acción de las multitudes se transforma en política, según Negri y Hardt, sólo cuando comienzan a confrontar directa y conscientemente las operaciones represivas centrales del Imperio. Es cuestión de unir las diferentes experiencias de resistencia y fundirlas en unísono en contra de los nervios centrales de los comandos imperiales.

El problema es, sin embargo, el de cómo esta fusión de experiencias va a operar. Cómo la multitud puede organizarse y concentrar sus energías en contra de la represión y segmentación territorial del imperio. Es aquí –en el momento en que necesitamos referirnos a las formas concretas y especificas de esta articulación politica– cuando los autores de Imperio no pueden decirnos nada.

——————————–

foto
foto

* Escritores y docentes. Residen en Canadá.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario