Oct 11 2011
413 lecturas

Opinión

Néstor Francia / El Polo Patriótico y las simpatías que despierta Chávez

Ha sido muy auspicioso el inicio del registro del Gran Polo Patriótico. Muy significativa es la incorporación masiva de los movimientos populares y sociales de base. Una cosa que destaca en el proceso de la Revolución Bolivariana es el crecimiento, como flores silvestres, de una multitud de liderazgos populares que cada vez que toman la palabra demuestran gran fortaleza ideológica, perspectiva política, firmeza, convicción, conciencia y oratoria de primera línea.

Algunos de ellos superan, inclusive, a ciertos diputados y dirigentes en el sentido del uso efectivo de la retórica. Es falso, pues, que en Venezuela haya un solo líder revolucionario. Hay sí un solo gran y máximo líder, y ese gran y máximo líder está privilegiando, con clarividencia, la participación de los movimientos sociales en el nacimiento del GPP.

Chávez, por cierto, invitó a los colectivos que se han registrado en el Polo Patriótico a plantear de una manera nueva la política: “Repolaricemos, repoliticemos. Los capitalistas para allá, somos polos opuestos” ¿Esta esto en contradicción con la idea vertida por Chávez de constituir, a partir del GPP, una sola clase revolucionaria, que llamó “la clase de los patriotas”? En absoluto. El Presidente está convocando a una gran unidad fraterna de los revolucionarios, en medio de la diversidad.

No hay ninguna duda de que hay diferencias entre los sectores revolucionarios obreros y aquellos que provienen de las clases medias, por ejemplo. Son diferencias naturales de índole cultural y social, y a veces hasta de intereses. Pero hay una cosa principalísima que une a todos: la defensa de la Revolución y de la Patria: esa es la “clase de los patriotas”, unida por los intereses superiores, por encima de las diferencias y respetando la diversidad.

Ahora bien, Chávez ha hecho un claro deslinde clasista en ocasión del lanzamiento del registro del GPP: “No existe la unidad de todos y ‘seremos felices’. Ellos son la burguesía y representan el lacayismo imperial. Nosotros somos la Patria, el gran polo humano… Aquí en Miraflores no cabemos la burguesía y los revolucionarios. Es la unión de nosotros, la unión de la patria, no de la antipatria… Nosotros no es que vamos a unirnos con la burguesía, la burguesía es veneno y no hay unión posible con ellos”. Más claro no canta un gallo.

El mandatario puntualizó otro aspecto muy importante al afirmar que el GPP tiene como objetivo táctico el triunfo en las elecciones de 2012 y como objetivo estratégico “las transformaciones, la revolución, el socialismo”. Es decir, el GPP no es un frente electoral sino un frente histórico.

Chávez, igualmente, alertó de nuevo sobre los peligros que enfrentamos: “Ellos tienen un plan violento; van a esperar a las elecciones para cantar fraude y van a buscar apoyo de Naciones Unidas… van a buscar generar violencia como lo hicieron el 11 de abril. Por eso desde ahora tenemos que comenzar a neutralizarlos, a prepararnos en ese terreno, y para que se arrepientan toda la vida si es que se les ocurre desestabilizar”.

Y mientras se fortalece el proceso de unificación de las fuerzas revolucionarias, se siguen manifestando las fisuras en el campo contrarrevolucionario, sobre todo entre el llamado “frente socialdemócrata”, hegemonizado políticamente por los adecos, y el chiripero pro-Capriles, dominado ideológicamente por la derecha socialcristiana, con la incorporación de algunos sectores socialdemócratas no adecos, pero igualmente reaccionarios, como la mayoría de los partidos que integran el autodenominado “Frente Progresista”. Ya vimos lo ocurrido con las exequias de CAP, cuando el chiripero pro-Capriles hizo mutis por el foro, lo cual convirtió el funeral en una romería blanca. Ahora aparece el secretario general de AD, Henry Ramos Allup, deslindándose a su vez de los social cristianos, al reclamarle a Primero Justicia el uso,  durante un acto de campaña de Capriles Radonsky en Cojedes, de las siglas y el símbolo del partido blanco. Ramos escribió en su Twitter: “Amigos de PJ: Exigimos que rechacen utilización no autorizada símbolos de AD en actos proselitistas de su precandidato presidencial. Mal síntoma”. Estas heridas afectarán sin duda la candidatura del majunche que sea escogido finalmente para enfrentar a Chávez.

El éxito de la presentación de la delegación venezolana en la Evaluación Periódica Universal tiene desencajados a los voceros de oposición y a la canalla mediática. Esta última oculta sin ninguna vergüenza el verdadero resultado inmediato (los acuerdos y recomendaciones oficiales se conocerán mañana), y los primeros echan sapos y culebras contra los miembros de la delegación y los tilda de mentirosos, aunque buena parte de las cifras presentadas, sobre todo en lo referente a derechos sociales, han sido certificada por la ONU.

 La verdad es que de 50 países que intervinieron en el debate posterior, 38 manifestaron su satisfacción por los avances venezolanos en materia de los derechos fundamentales. Sólo 12 países, liderados por Estados Unidos, criticaron la supuesta falta de autonomía del Poder Judicial, la presunta limitación de la libertad de expresión y agresiones a organizaciones no gubernamentales, argumento que fue repetido por sus aliados políticos, como Francia, Israel y Alemania. Pero los “demócratas” opositores de aquí desprecian esa reacción mayoritaria y actúan una vez más como voceros de sus amos. Es algo que no tiene remedio.

Otro que persevera en el cumplimiento de las tareas que le imponen la oligarquía y el imperio es el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza. El insulso dijo, sobre la sentencia de la CIDH que favorece las pretensiones de Leopoldo López: “Que se acate. La única forma de evadir la sentencia es decir: ‘Denuncio el tratado y me voy’. Todos los países deben aceptar las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y todos deben acatar los fallos de la Corte”.

A esta nueva barrabasada del derechista chileno, ha respondido sin tardanza nuestro canciller Maduro: “La decisión de la Corte Interamericana está en manos del Tribunal Supremo de Justicia, que determinará la legalidad o no de cualquier decisión de cualquier corte internacional. Así de sencillo, Insulza que no se meta donde nadie lo ha llamado”. Santa palabra.

Los encuestadores de la oposición andan haciendo malabarismos para explicar la fortaleza de la popularidad de Chávez. Luis Vicente León, presidente de Datanalisis, prevé que el porcentaje de apoyo a Chávez bajará porque las cifras actuales son parte de “un efecto emocional” asociado a la enfermedad. Obvia, por supuesto, el hecho de que la Revolución se ha radicalizado en su opción por los más vulnerables, incluidas las leyes que benefician a las clases medias  (casos como la Ley de Arrendamientos y la referida al mercado automotor), así como programas de claros beneficios para el pueblo, como las ferias escolares y la Gran Misión Vivienda Venezuela, mientras la oposición se ve cada vez más como definida en la defensa de las minorías elitistas.

Otra razón que esgrime León para un supuesto futuro declive de Chávez es que  “Los candidatos están atomizados y por supuesto que Chávez está arriba de cualquier competidor, pero eso no sería un análisis justo en tanto y cuanto la oposición va a enfrentar a Chávez unida a través del candidato que elijan en las primarias”. En nuestra opinión, es todo lo contario. La atomización hace que las evidentes carencias de los pre-majunches se diluyan en la multiplicidad. Cuando el majunche designado se enfrente solo cara a cara con Chávez, se harán más evidentes sus debilidades y la gran distancia en personalidad, liderazgo y mensaje que habrá entre el candidato de la Revolución y el de la contra. El majunche quedará completamente al desnudo y a la intemperie.

Muy interesante la entrevista a James Petras sobre el movimiento estadounidense “Ocupa Wall Street”. Entre otras cosas, el intelectual afirma que “En Estados Unidos se vive un momento histórico, debido a las manifestaciones que, en las grandes ciudades del país, están reclamando que termine la dominación del sector financiero… Aquí en Nueva York, donde vivimos, la gran mayoría de los más importantes sindicatos está respaldando esta lucha”. Es imposible predecir hasta donde llegarán los ecos de este movimiento. Pero su fortaleza actual está más que demostrada.

Inclusive, según Petras “Si uno va con los manifestantes, miles y miles de ciudadanos, en coches y caminando, nos saludan. Hay una clara mayoría de simpatizantes, más allá de las decenas de miles que están en las calles reclamando” y además que “más allá de Nueva York, hay movilizaciones con el mismo eslogan, ocupar Wall Street, frente a todos los grandes centros financieros de Los Ángeles, San Francisco, Boston y otras muchas ciudades. Entonces tenemos aquí el embrión de un gran movimiento nacional y popular en contra de la dominación del capital financiero”.

Algunos dirán que este tipo de movimientos son como saltos espontáneos sin dirección clara ni perspectiva política definida, y eso puede ser cierto. Pero la revolución mundial no es un proceso lineal ni prefigurado en sus detalles. El valor subjetivo de este tipo de movimientos no puede ser ignorado.    A decir verdad, Petras reconoce la índole política del planteamiento del movimiento (como lo tienen los indignados españoles cuando hablan de “democracia real ya”: “No son simples indignados, están hablando de ocupar Wall Street. Es un repudio claro al capital financiero, con un programa que pide que el Gobierno intervenga con políticas públicas para controlar este sector, y canalice recursos hacia la economía productiva para generar empleos”.

Una cosa que llama la atención es la aseveración de Petras en el sentido de que entre los manifestantes hay una gran simpatía por el Presidente Chávez “porque muestra otro camino, en el cual canaliza los recursos públicos hacia la producción y la construcción de viviendas, en otros programas, en lugar de cómo está actuando (el gobierno gringo) como representante del capital financiero”.

Petras no deja reconocer las razonables dudas sobre el verdadero destino del movimiento “Ocupa Wall Street”: “Lo que tenemos que ver es si hay una convergencia en un nuevo movimiento de bases, que proyecte un nuevo liderazgo político, frente al desafío del capitalismo financiero en crisis… En estos momentos hay discusiones, hay asambleas para discutir el camino a elegir. Es un proceso largo, no se puede esperar en el corto plazo, pero estamos acumulando fuerzas aquí; se está extendiendo el diálogo, se ha profundizado la crítica a la política económica de Obama, entonces los fundamentos para lanzar un nuevo proyecto político están sobre la mesa”.

Esos métodos que señala Petras revelan cómo el concepto de democracia participativa y protagónica está prendiendo en el mundo. Las aguas están revueltas y buscando poco a poco su cauce.

Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario