Sep 29 2011
335 lecturas

OpiniónPolítica

Néstor Francia / En Venezuela lo que mira la derecha, Bolivia y la caída de Piñera en Chile

El presidente Chávez ha dicho que no debemos caer en triunfalismos. Y tiene razón. A pesar de que se sabe que los factores de la MUD mantienen una unidad pegada con saliva, no hay duda de que ellos, al igual que nosotros, tienen un objetivo supremo. El nuestro es la independencia y la construcción del socialismo. El de ellos es acabar a como dé lugar con Chávez y con la Revolución Bolivariana.

Por eso reaccionan a la fuerte matriz de que su unidad es ficticia, montando shows “unitarios” para tratar de dar una imagen de coherencia y solidez. No están de brazos cruzados, sin duda. Además de múltiples acciones desestabilizadoras, la contrarrevolución tiene también estrategias que está afinando, a pesar de dificultades como la ausencia de liderazgo.

No creamos que en 2012 haremos boxeo de sombras. Como nos gusta decir, la pelea es peleando. Una muestra de lo que decimos: apenas un día después del espectáculo de los precandidatos majunches firmando un “pacto de gobernabilidad”, en el Centro Simón Díaz de Petare se reunieron ayer por segunda vez en un mes el grupo de gobernadores de la derecha. Es verdad que tienen cuchillos bajo la mesa, pero lo más probable es que de todas maneras el objetivo supremo los mantenga pegados hacia las presidenciales. Después de su casi segura derrota, habrá otro cantar. Como los “rebeldes” libios, que ahora no hallan como formar gobierno.

El caso de Conferry pone otra vez sobre el tapete el asunto de fondo de lo que ocurre en Venezuela, el enfrentamiento entre dos modelos históricos. Jorge Botti, presidente de Fedecámaras, afirmó, hablando sobre ese caso, que “está probado que cuando una empresa queda en manos del Estado, el servicio se deteriora y la calidad de los productos termina”. Esa afirmación es muy discutible, por supuesto, pero en realidad sería caer en su trampa ponerse a debatirla. 

El problema real es hacia donde se orienta el asunto de la propiedad. Para los socialistas, se debe avanzar cada vez más hacia la construcción de la propiedad social generalizada. Para los capitalistas, se trata de conservar un esquema comprobadamente fracasado: el del predominio de la propiedad privada individual o grupal de los medios de producción. Es ese modelo capitalista la causa del hambre, de la miseria, de la violencia, de la guerra. El problema de la propiedad se resolverá a largo plazo, si es que el capitalismo no destruye antes el hábitat humano.

No podemos decir que el hecho de que la propiedad pase a manos del Estado consagra per se la propiedad social. Este último objetivo solo se alcanzará cuando se desarrolle al máximo el proceso de empoderamiento popular, cuando sean los trabajadores administradores directos de las empresas y se imponga el control social de las instituciones de la sociedad. Cuando se extinga el Estado burgués. Para eso falta mucho, por supuesto, pero la humanidad marcha en esa dirección.

Por otro lado, es necesario acabar con esos monopolios privados, como lo es Conferry (la misma burguesía ha dicho que esa empresa controla el 70% del traslado de personas, insumos y mercancías hacia la estratégica isla), que deciden como dioses sobre precios y calidad de servicio. De una cosa podemos estar seguros: ahora será más económico viajar a Margarita por la vía del Mar Caribe.

El tema de la propiedad también surgió ayer en la continuación del debate parlamentario sobre la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios. La oposición contrarrevolucionaria se ha puesto una vez más del lado grueso de la cuerda, dejando así en el zanjón a los más vulnerables. De nuevo el argumento principal es la defensa de la propiedad privada (de las minorías).

El diputado derechista Cesar Rincones expresó algo por demás pintoresco: “¿Por qué no pueden ser los arrendadores los débiles? El concepto que se tiene es que el malo es el arrendador y el bueno el inquilino. Eso es desigual”. En realidad, desigual es que una minoría pretenda imponer su propia ley, poniendo condiciones leoninas en los contratos, pidiendo depósitos y meses por adelantado (¿por qué por adelantado? ¿No es esto vulgar especulación?), cobrando cánones estratosféricos, subiendo el monto del arrendamiento cada vez que les viene en gana, sin ningún control.

Por su parte, otro parlamentario de la derecha, Juan Carlos Caldera, señaló que es errado plantear que el arrendamiento en Venezuela es de unos pocos que quieren explotar a otros: “Es más bien una clase media que alquila a otra clase media”. Es decir, que el hecho de ser de clase media, y no multimillonario, te da el derecho de expoliar a los demás.

Pero está bien que se dejen ver el tramojo. Los inquilinos son una multitud en comparación con los arrendadores. Todos estos debates ayudan a que el pueblo termine de abrir los ojos.

El asunto Carlos Andrés Pérez

Insistimos en que los adecos están preparando una operación político-mediática de cierta envergadura (sobre todo con la complicidad de la canalla mediática) para convertir el sepelio de Carlos Andrés Pérez en una reivindicación de este cabecilla del neoliberalismo, y el gran responsable de la masacre de febrero de 1989. La “fiesta” fúnebre va a durar tres días. El secretario general de AD, Henry Ramos Allup, explicó que los restos del ex mandatario llegarán al aeropuerto de Maiquetía el martes 4 de octubre a las nueve de la noche, en donde serán recibidos por sus familiares, integrantes del Comité Ejecutivo Nacional de ese partido contrarrevolucionario y amigos. De allí serán trasladados en caravana a la casa de Acción Democrática en El Paraíso, en donde fue velado también Rómulo Betancourt.

“Queremos tributarle a Carlos Andrés un homenaje de la misma dimensión”, agregó Ramos Allup. El acto velatorio que comenzará la noche del 4 de octubre, se prolongará hasta el jueves 6 en la mañana. Durante el día miércoles 5 de octubre, se espera que tanto Antonio Ledezma como Henry Ramos Allup ofrezcan discursos en “honor” a la memoria de CAP.

Según Ramos, “A la casa del partido asistirán compañeros de todas las seccionales del país, quienes vendrán a rendirle tributo al Presidente Pérez, así como también representantes de otras organizaciones democráticas del país”.

El día 6 saldrá una caravana desde El Paraíso hasta la Iglesia Nuestra Señora de la Chiquinquirá ubicada en La Florida, donde el cura reaccionario Luis Ugalde oficiará una misa de cuerpo presente y posteriormente se tiene previsto el traslado al Cementerio del Este, donde antes de su inhumación, habrá discursos de Virginia Betancourt, hija del ex Presidente Rómulo Betancourt, y del historiador adeco Germán Carrera Damas. Demos por descontado que habrá una larga cadena de la canalla mediática, con videos, micros, entrevistas de personajes y de calle, y cobertura en directo del espectáculo. Toda una incursión carroñera sobre los restos de este funesto personaje.

El lunes me encontré con un diputado y alto dirigente del PSUV, y hablamos sobre el tema. El expresó una buena idea y por supuesto no cometeré la infidencia de relatarla aquí; siempre en la tónica de no irrespetar al muerto ni a su familia, pero dándole al hecho la connotación política que tiene. En todo caso, nos preguntamos: ¿Nos vamos a dejar pasar esa bola baja? ¿Le concederemos la calle a la contrarrevolución para que practique onanismo cobre los restos del ministro de policía de Rómulo Betancourt y quien ordenó el asesinato de miles de venezolanos el 27F?

La carta de Chávez

La voz tronante de la Revolución Bolivariana se dejó escuchar en la Asamblea de la ONU. En la carta enviada por Chávez a esa instancia y leída por el canciller Maduro, se dice, entre otras cosas: “Lanzamos la siguiente pregunta ¿Por qué se le concede el escaño de Libia en la ONU al Consejo Nacional de Transición (CNT), gobierno que no existe en ese país, mientras se bloquea el ingreso de Palestina?”.

La carta recordó que Venezuela, junto a los países que conforman la Alianza Bolivariana para los pueblos de América, abogó activamente por una solución pacífica en Libia, pero “a la postre se impuso la lógica bélica desde el seno de la ONU” y se puso en práctica la agresión por parte de la OTAN. Uniéndose a muchas otras voces que se levantaron en el mismo sentido durante la citada asamblea, Venezuela dijo asumir el compromiso de refundar la ONU o, de lo contrario, “esta organización perderá la poca legitimidad que le queda”.

Por ello, nuestra delegación recomendó como primer y decisivo paso la eliminación del derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, así como también la revisión a fondo de la Carta de Naciones Unidas y la redacción de una nueva. 


En Bolivia y más al sur

El presidente de Bolivia, Evo Morales, suspendió el proyecto para construir una ruta sobre una reserva ecológica que provocó protestas de indígenas mientras se realicen consultas en las regiones, después de que su ministra de Defensa dimitiera en desacuerdo por una violenta represión policial. “Mientras haya este debate nacional, y para que los departamentos decidan, queda suspendido el proyecto de carretera en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure”.

Por supuesto, estas situaciones son en buena parte promovidas por los enemigos de la revolución latinoamericana. Pero tal como dijo, en entrevista para Telesur, el analista político y escritor Hugo Moldiz, la medida de suspensión de la construcción de la carretera es la “mejor solución debido a las condiciones y los hechos que ha generado el conflicto entre los indígenas y el Gobierno”.

El analista afirmó que las medidas anunciadas por el jefe de Estado ratifican su voluntad de retomar el diálogo e impiden la desestabilización endógena que quieren lograr los sectores financiados por Estados Unidos, los cuales pretenden fragmentar al bloque indígena y campesino, que apoya a un Gobierno que está luchando por las deudas históricas heredadas desde 1825.

En esta materia tiene una buena experiencia el Gobierno Bolivariano de Venezuela, que ha tenido en sus políticas de diálogo social una muy buena herramienta para desarmar conflictos promovidos o utilizados por nuestros enemigos históricos. Antes de reprimir, es mejor dialogar. Lo de Bolivia fue un error, del cual aparentemente no es responsable directamente Evo Morales.

Bajando un poquito más hacia el sur, vemos cómo se demuestra que el camino de soluciones a nuestros problemas que propone la derecha está condenado al fracaso. La aprobación del presidente chileno Sebastián Piñera cayó del 35 % en mayo al 22 % en agosto, la más baja que recibe un gobernante de ese país desde la salida de Pinochet, en 1990, según una encuesta difundida hoy en Santiago. El sondeo, del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), revela además que la desaprobación de Piñera aumentó del 53 % al 66 % y también supera a los cuatro ex presidentes de la Concertación que gobernaron Chile después de la dictadura (1973-1990).

Lo que pasa es que la espada de Bolívar camina por América Latina.

Periodista.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario