May 2 2011
493 lecturas

Opinión

Néstor Francia / Sobre hechos y noticias mundiales y polémicas y el gobierno de Venezuela

No hay manera de que nuestro análisis de hoy sea breve. Hay demasiadas cosas en la agenda. Comenzaremos con la noticia más reciente, la muerte de Osama Bin Laden. Esto se suma a la gran ofensiva mediática lanzada por los poderosos la pasada semana, teniendo como marco de referencia la “Boda Real” y la beatificación del Papa reaccionario Juan Pablo II. Sin olvidar a Joaquín Pérez Becerra.

La muerte de Bin Laden en una operación militar yanqui tiene una importancia secundaria desde el punto de vista puramente político. No va a cambiar la correlación de fuerzas en el mundo, no va a frenar la crisis general del capitalismo, no va a acabar con el estancamiento de las guerras de agresión imperial en Afganistán o en Libia, ni con el levantamiento de los pueblos árabes, no va a impedir que los pueblos del mundo continúen en su denodada lucha por la soberanía y la justicia social. Pero tiene un efecto mediático innegable, tanto hacia adentro como hacia afuera de los Estados Unidos.

Hacia adentro, refuerza poderosamente la imagen de Barack Obama hacia las elecciones de 2012 y distrae a los ciudadanos estadounidenses de la profunda crisis económica y social que los conmueve, sobre todo porque se alborota la fibra “patriótica” cuidadosamente instalada en sus conciencias por la propaganda del Estado fascista que rige a esa potencia militarista y dictatorial.

Hacia afuera, mejora la deteriorada imagen del imperio y revive, aunque sea parcial y temporalmente, su reputación de país fuerte, dominante, poderoso, así como le devuelve un halo de victoria que no había podido saborear desde la captura de Sadam Hussein. Por eso George W. Bush se felicitaba al señalar que “Este trascendental logro marca una victoria para Estados Unidos, para la gente que quiere la paz en el mundo… La lucha contra el terrorismo continúa, pero esta noche Estados Unidos ha enviado un mensaje inconfundible: no importa cuánto tiempo lleve, se hará justicia”.

En ese sentido, se cierra una gran semana mediática para el imperio y las oligarquías, sin duda alguna. Durante varios días, dos eventos marcaron un clímax en la manipulación política y cultural de la Humanidad: la “Boda Real” y la beatificación del Papa reaccionario Juan Pablo II. Sobre el primero, no agregaremos mucho más a lo que algunos analistas progresistas han señalado.

El periodista y director del portal alternativo español Codo a Codo, José Manuel Martín, afirmó que “Por lo menos en España y lo que he visto en algunos países de América Latina, sobre todo en Colombia, la boda de la monarquía británica ha salido de las páginas de farándula para cubrir las primeras páginas (…) en unos términos que me parece un desprecio hacia las mujeres, con titulares como que ‘todavía las niñas quieren ser princesas’ o que ‘todas las mujeres quieren ser una cenicienta’”. El comunicador opinó que la cobertura del enlace monárquico “es una maniobra indecente, teniendo en cuenta la tremenda crisis económica que empobrece a las grandes mayorías dentro de la Unión Europea”, e hizo énfasis en el derroche de “recursos económicos, políticos y mediáticos en una operación de imagen para tratar de recuperar el prestigio de una institución tan rancia como la monarquía británica”…

El analista apuntó que es muy importante para la monarquía británica utilizar este evento para limpiar su imagen pública, justo en momentos en los que “el 20 o 25 por ciento de los británicos consideran que la República sería un régimen mucho más adecuado para el siglo XXI”, y agregó que “Están tratando de recuperar la imagen, de que vuelvan a hablar de la cenicienta, de la mujer que quiere ser cenicienta, la pareja moderna que trata de dar otra visión de la Casa Real cuando ya como institución política no tiene nada que ver su papel por las relaciones de su miembros sino por la eficacia y justicia de la administración para la gobernación de un país”,

Por su parte, Paco Arnau, analista de medios y director del portal ciudadfutura, afirmó por su parte que los temas de la cobertura de las nupcias se centran “fundamentalmente en banalidades, quien es invitado o no a la boda, como va a ser la tarta, el vestido de la novia, la orquesta, la comida, el menú, el convite, etc.”… Sobre la jerarquización de las noticias sostuvo que, “en estos tiempos los medios de comunicación en Europa Occidental se están dedicando a dar una versión de la realidad muy determinada, tanto en conflictos internacionales (…) como en el caso de otras informaciones de entretenimiento de masas, en este aspecto acontecimientos como la boda del Príncipe Guillermo, digamos que también cumplen su función de ofrecer una imagen irreal, que no tiene nada que ver con la propia realidad social que se está viviendo en países como España”.

Como ejemplo destacó que en la portada del periódico de mayor circulación de Madrid convivían dos titulares, uno sobre la Boda Real y otro sobre “la llamada clase media española que como producto de la crisis se está dedicando a rebuscar en los contenedores de los supermercados alimentos caducados, de una forma o de otra están relacionadas ambas cosas, la imagen irreal que se da en los medios de un mundo ficticio, como el que entraña la monarquía versus la propia realidad social de unas clases que en un momento dado se creyeron clase media y que pensaban que ese mundo Real estaba a su alcance mediante la sociedad de consumo”…El analista agregó que “se aprovechan de las boda reales y otro tipo de espectáculos para ejercer un papel de distracción popular, es decir, la televisión como arma de distracción masiva”.

Para la filósofa e historiadora venezolana Carmen Bohórquez el despliegue mediático para la cobertura de una boda monárquica no es un hecho banal y aislado, sino que forma parte de la colonización mental y cultural que pervive a 200 años de la independencia política del país y sigue alimentada por “amarillistas de intimidades reales”: “Al servicio de esta permanente colonización se ubican los medios de comunicación: el brazo armado más eficiente con el que cuentan los imperios para mantener sus supremacías sobre los pueblos del planeta”.

La derecha venezolana no ha dejado de opinar sobre el tema. La periodista derechista María Isabel Párraga afirmó, irónicamente, que “…vimos a mucha gente en la calle con sus televisores de mano para no perderse ni un solo segundo del "sí" y el "beso real", de la cara de la Reina cuando se dirigía a la advenediza pécora de la Camila y de cómo la cola del vestido de la nueva Duquesa de Cambridge era más corta que la de su suegra la siempre recordada Lady Di. ¡Esos sí son temas importantes! No la dictadura del proletariado, la explotación de los poderosos o el imperialismo yanqui. ¿Cómo hacemos con eso? Es entonces cuando nos preguntamos: si somos así y nos gusta, con todo lo frívolo, pomposo, fatuo, vacío, sifrino y glamoroso, ¿cómo en algún momento van a poder lavarnos el cerebro hasta tal punto de rechazar la representación de lo que el gobierno tiene como iconos de la contrarrevolución?”.

Con mucha más inteligencia y agudeza, el columnista escuálido de El Nacional, Alberto Barrera Tiszka, escribió un artículo muy crítico de la función mediática que rodeó a la “Boda Real”.

Para llevar adelante este gran show mundial de manipulación e irrespeto, se montaron treinta y tres estudios de televisión frente al palacio real, 40 sets de transmisión se apostaron a lo largo del recorrido del cortejo nupcial, un centenar de medios internacionales dieron cobertura directa con un equipo de más de 350 fotógrafos, 400 cámaras de televisión y ocho mil 500 miembros de la prensa acreditados; además se estima que el evento fue seguido por más de dos millardos de personas ¡Un tercio de la humanidad! Un solo comentario más: así será de fuerte aun el dominio cultural del capitalismo, que una de cada tres personas en el mundo se dejó embobar por esta estupidez.

La beatificación

El otro gran espectáculo mediático de la derecha se montó en torno a la beatificación del Papa Juan Pablo II. Más o menos el método es el mismo: se prepara una incidencia de alcance mundial, se idealiza a un personaje y a una situación, se lanza una escalada mediática y se utiliza la mermada conciencia y empoderamiento cultural de una buena parte de la Humanidad. Juan Pablo II no tiene nada de “santo”, fue un reaccionario cabal y autoritario.

Cedamos la palabra de nuevo a otros, con extractos de un artículo publicado en internet, bajo el título de “La misión siniestra de Juan Pablo II” y la firma de “Obrero revolucionario”: “A lo largo de ese largo reinado, (Juan Pablo II) se aseguró de que la iglesia católica fuera un bastión conservador en todo el mundo. Atacó con toda el alma la liberación social, las ideas científicas modernas y la igualdad de la mujer… El apoyo público de Wojtyla a la oposición católica-nacionalista que surgió en Polonia cuando era parte del bloque soviético fue un arma política crucial del arsenal de Estados Unidos en esos tiempos…Desde el principio y como ningún otro papa, Juan Pablo II recorrió el mundo -04 viajes a 129 países- en una incesante campaña para impulsar una visión rígidamente conservadora de la humanidad, la moral y la sociedad, cobijada como una alternativa esperanzada al sufrimiento y la alienación de la vida moderna…

"Atacó a los sacerdotes que tienen compromiso social, especialmente en Latinoamérica, y purgó la oposición en la jerarquía eclesiástica…Defendió las doctrinas católicas sobre la mujer y la sexualidad, y se opuso al control de la natalidad, al aborto y a cualquier cambio en el papel inferior de la mujer en la iglesia católica…La política altamente reaccionaria de Juan Pablo II se ve patentemente en Latinoamérica, donde sectores de la iglesia católica se identifican con los pobres y se han aliado con movimientos de oposición a las dictaduras impuestas por Estados Unidos…Juan Pablo II declaró guerra sin cuartel contra esas corrientes, especialmente la teología de la liberación… En su primer viaje a Nicaragua, en 1980, regañó en público a Ernesto Cardenal, un cura católico del gobierno sandinista.

"Eran tiempos de intensa represión en la región: en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, gobiernos y escuadrones de la muerte apoyados por Estados Unidos asesinaban sin miramientos a laicos, monjas y curas. Juan Pablo II hizo oídos sordos. Criticó a los oprimidos y bendijo a los poderosos… En país tras país Juan Pablo ascendió a los reaccionarios más incorregibles, los partidarios de la represión más fascista y los críticos más duros de los movimientos populares. Cuando en 1998 se giró una orden de captura contra Augusto Pinochet en Londres, el papa lo apoyó públicamente…

"En su visión del mundo, una moral y un aparato religioso archiconservadores debían ser el cemento espiritual de un mundo capitalista dominado por Estados Unidos… Para llevar a la práctica esa visión del mundo, se puso a purgar de la iglesia católica el disentimiento y la oposición. Puso a un cardenal ultraconservador, José Ratzinger (actual Benedicto XVI), a la cabeza de la Congregación de la Doctrina de la Fe, la rama encargada de la disciplina, y desató una inquisición moderna… A los teólogos disidentes los echaron de cátedras y les cerraron publicaciones. Por ejemplo, a Leonardo Boff de Brasil lo silenciaron un año y a la larga lo echaron. Investigaron la lealtad de cardenales y obispos, y a los que no seguían la voluntad de Juan Pablo II los amenazaron, los sometieron o los reemplazaron con conservadores extremos… 

"Juan Pablo II apoyó al siniestro Opus Dei y aceleró la beatificación de Josemaría Escrivá, el cura español que lo fundó y que alabara a Hitler. Ascendió a varios miembros del Opus Dei a obispos y cardenales, que tendrían poder en la elección del nuevo Papa…Juan Pablo II recorrió África en medio de la epidemia del SIDA y ordenó a los curas que prohibieran el uso de condones, inclusive como medida preventiva de contagio. En 1988 dijo en un congreso de teólogos: ‘La doctrina moral de la Iglesia no admite excepciones, ni siquiera para los infectados de SIDA ni los que quieren usar condones para prevenir el SIDA’. A los curas y monjas de todo el continente les ordenaron regar la mentira de que los condones no detienen el virus del SIDA, lo que causó protestas de la Organización Mundial de la Salud. Esa oposición al uso de condones ha llevado a millones (muchos de ellos católicos) a una muerte horrible…

"Debido a que Juan Pablo II cubrió su misión reaccionaria con un velo de moral divina, es importante recordar la hipocresía de su respuesta ante el abuso sexual de niños por los curas católicos. Veamos un ejemplo diciente: en Boston, después de negarlo mucho tiempo, se comprobó que el cardenal Bernard Law protegió a los curas que abusaban de niños trasladándolos a otras parroquias (donde volvían a hacer lo mismo). Las autoridades del estado calcularon que unos 250 curas y trabajadores de la iglesia católica abusaron de más de 1.000 niños en la arquidiócesis de Boston desde 1940. Un informe de la Iglesia señaló que se recibieron quejas contra más de 4.000 curas en los últimos 50 años en todo el país que afectaban a más de 10.000 niños.

"La respuesta del Papa fue chocante: se opuso a una propuesta de la jerarquía eclesiástica de Estados Unidos de no tolerar ningún incidente y ordenó que se siguiera protegiendo a los curas. Como toque simbólico, elevó al cardenal Law al prestigioso puesto de arcipreste de la basílica mayor de Santa María, en el Vaticano… La respuesta de la clase dominante de Estados Unidos a la muerte de Juan Pablo II fue un recordatorio gris de lo conservadora y reaccionaria que es la política oficial hoy: presidentes, líderes del Congreso y luminarias de los dos partidos desfilaron por el Vaticano para rendirle honores… La prensa se lanzó a una orgía de alabanzas. La ultraderecha cristiana fundamentalista aprovechó la ocasión para reforzar la alianza con los católicos de extrema derecha. Destacados protestantes (que por lo general odian a los católicos) se deshicieron en elogios al Papa y recomendaron nuevas leyes contra el aborto en su honor.

"Bush dijo que cuando conoció al papa experimentó un sobrecogimiento y nerviosismo que nunca había sentido. En todos los edificios del gobierno izaron la bandera a media asta… He aquí un gobernante absoluto de una monarquía no hereditaria, un símbolo medieval del ‘derecho divino de los reyes’, un sacerdote-rey reaccionario que se las daba de infalible, y la prensa nos dice que lo honremos”. No nos queda más que agregar.

El escenario interno

Entretanto, en nuestro país la ultraderecha y la ultraizquierda se dan la mano para atacar al presidente Chávez, algunos tratando de sembrar cizaña y división en el campo revolucionario. La derecha se prepara para avanzar en su plan continuado de desestabilización. Después de su muy precaria marcha del 1o. de mayo, donde de nuevo abundaron en sus críticas a las más recientes medidas de nuestro gobierno en torno al tema del salario, asoman nuevos conflictos focalizados y su proyección con la ayuda de la canalla mediática.

A partir del hoy se iniciará un paro de 48 horas de docentes universitarios para manifestar rechazo al aumento salarial de 40 por ciento anunciado por el Presidente. Además de la paralización de los docentes, se anuncia que realizarán acciones de calle en las diferentes regiones del país. Por su parte, Richard Bracho, vocero del grupete de ex trabajadores de Cemex en “huelga de hambre” declaró que en los próximos días, sus compañeros que aún se mantienen en huelga, Obdulio Infantes, Jorbi Contreras y Humberto Luzardo, comenzarán a radicalizar nuevamente la protesta: se coserán los labios, se sacarán la sangre y se crucificarán simbólicamente. Se sigue cumpliendo la profecía del diputado revolucionario Robert Serra, que al referirse al conspirador “Plan 2012” predijo que al salir de un conflicto, la derecha inmediatamente planteará otro.

Menos mal que a juzgar por la pobreza de su marcha de ayer, parece que la base social escuálida los va a seguir dejando con los crespos hechos.

Pero también desde la ultraizquierda se ha lanzado un ataque masivo, a través de portales como Aporrea.org y de redes sociales chavistas, contra Chávez y la Revolución Bolivariana. Las intenciones de ese sector parecen quedar claras en un comunicado de las autodenominadas “Fuerza Bolivarianas de Liberación”, cuya prepotencia solo es comparable con su insignificancia desde el punto de vista del apoyo popular, donde se asienta:

“Ya basta de mendigar la defensa y la conquista de nuevos intereses y derechos a una burocracia estatal que ha alcanzado niveles de descomposición y decadencia de tal magnitud que incluso ponen en riesgo la continuidad y profundización de la Revolución Bolivariana.

"Hoy, esa camarilla burocrática que ha usurpado y secuestrado las instancias fundamentales de conducción del proceso político en marcha, es culpable de que cada vez más venezolanos y venezolanas califiquen a la Revolución Bolivariana como un fraude histórico, pues la esperanza que abrigaron los más amplios sectores populares del pueblo venezolano, en el sentido de que se iban a lograr producir los cambios anhelados por siempre, una vez más, en buena medida, se ven frustrados, una vez más son pospuestos, una vez más el balance favorece a la corrupción, a la ineficiencia gubernamental, a la impunidad, al caos y desorden institucional, a las ganancias de las corporaciones trasnacionales, a la criminalización de las justas luchas populares, a los intereses antisociales de una burocracia apátrida y contrarrevolucionaria, a la economía basada en los negocios “rojos rojitos” de la importación y en las instituciones del estado; en fin, a la continuidad histórica de un acelerado proceso de deshumanización de la sociedad venezolana, postrada en el gozo enfermizo del obsceno consumo fundado en sus altos niveles de alienación, mientras que, con cierto grado de indolencia y absoluta impotencia, ve diariamente morir a sus hijos e hijas en manos del crimen; todo soportado en nuestra exuberante renta petrolera.

"En este contexto, la participación de altas autoridades del Estado Venezolano en el secuestro del Periodista Joiaquín Pérez Bcerra y su entrega clandestina al narco criminal gobierno burgués de Colombia, revela la gravedad de la crisis que actualmente experimenta la revolución bolivariana, toda vez que los proclamados propósitos que la guían han sido groseramente mancillados con tan deshonroso proceder que, por lo demás, se constituye en un ultraje a la Memoria del Libertador Simón Bolívar. Nunca antes gobierno Venezolano alguno, había desconocido y trasgredido el Derecho Internacional Humanitario con tanta criminalidad como el actual…

"Aún hay tiempo y posibilidades de salvar la Revolución Bolivariana, pero su recuperación en la perspectiva de su conversión de una autentica Revolución Social será obra del conjunto de las clases oprimidas y Explotadas, de sus organizaciones clasistas y eevolucionarias, de sus colectivos y movimientos de bases; en fin, de quienes están dispuestos a organizar y librar la lucha popular revolucionaria con miras a garantizar una correcta conducción en la direccionalidad ética y política de dicho proceso de transformación”.

Dos cosas vale la pena resaltar de ese siniestro párrafo. Por una parte, su balance absolutamente sesgado y negativo del gobierno revolucionario. Es como si no se hubiera hecho nada bueno en todos estos años. Es lo que se llama extraer de medias verdades parciales, conclusiones totales y falsas, estilo muy típico de la ultraizquierda. La otra es la declarada intención de sustituir el liderazgo revolucionario auténtico por una entelequia que llaman “organizaciones clasistas y revolucionarias, colectivos y movimientos de bases”, refiriéndose a ellos mismos y a sus congéneres de aventura, desconociendo que la inmensa mayoría de las verdaderas organizaciones populares y de base apoyan sin cortapisas a Chávez y al liderazgo revolucionario, tal como se pudo ver en la magnífica demostración callejera de ayer.

Es una conspiración pequeño-burguesa del infantilismo de izquierda contra la Revolución Bolivariana. Por supuesto que está planteada una lucha contra el burocratismo, la cual no se va a librar sino con la paulatina incorporación mayoritaria del pueblo todo, en un proceso largo que marcha sin prisa pero sin pausa, y no a través de grupúsculos con ambiciones de poder,

De hecho, la ultraizquierda es una desviación profundamente burocrática, en la medida en que pretende sustituir el poder del pueblo por el suyo propio (limitado y utópico), tanto como la derecha reformista. Esta derecha y la ultraizquierda tienen algo en común: quieren evitar que el pueblo recorra su propio camino, largo y sinuoso, lleno de vueltas y revueltas, marchas y contramarchas, dificultades de todo tipo, entre ellas las que plantean estas desviaciones. El camino del pueblo todo es arduo, pero es el camino. La derecha reformista trata de poner piedras en ese camino para que el pueblo no avance, la ultraizquierda también quiere que el pueblo deje el camino, que tome atajos que no llevarían a ninguna parte que no sea el fracaso.

La historia reciente de las revoluciones verdaderas (no las que pululan en mentes librescas y comodonas como la de Heinz Dieterich) nos dice que no es verdad que la revolución se hará tomando el cielo por asalto. Como dice la canción, para llegar al cielo se necesita una escalera grande y otra chiquita. Esas escaleras hay que subirlas tramo a tramo, paso a paso, en el mundo real, complejo y sorprendente, y no en la mente febril, delirante, del ultra izquierdismo trasnochado.

Frente a la ultraizquierda divisionista, oportunista, demagógica, los revolucionarios debemos asumir la defensa férrea del liderazgo de Chávez y de la Revolución Bolivariana. Hay quienes no tienen la capacidad de dirigir el proceso revolucionario, pero hablan de él con una pedantería rocambolesca. Ni lavan ni prestan la batea. No a la división, no a la ultraizquierda atomizada y minoritaria, sí al camino del pueblo todo.

Por cierto que se ha venido aclarando la situación de la deportación del colombiano Joaquín Pérez Becerra, con Chávez asumiendo plenamente la responsabilidad de la decisión. El hombre tenía código rojo de la Interpol ¿Qué es lo que quiere la ultraizquierda, que Venezuela incumpla con sus compromisos internacionales, que se aísle, en beneficio de políticas anacrónicas y equivocadas? ¡Yo te aviso, chirulí!

Varios temas de política nacional e internacional, incluidos los anuncios hechos ayer por Chávez, se quedan en el tintero. Volveremos mañana sobre ellos. Por hoy terminamos en consideración al tiempo de nuestros lectores.

* Periodista.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario