Ene 24 2009
2124 lecturas

Humor

No vale ni el dólar que perdió con Chávez

Jean Araud*

No es un chiste, no se trata de hacer leña del árbol caído, la anécdota es real. Cabe preguntarse si el dólar perdido también lo tendrían que pagar los contribuyentes –estadounidenses y de otros países–. En fin, el asunto comienza así: en 2005 el entonces presidente de Estados Unidos aseguraba que sacaría del poder a su colega venezolano "antes de abandonar la casa Blanca". No pudo, y ahí entra a cuento el dólar.

Los dichos de Bush fueron apaudidos; pero Chávez –y ya conocemos el estilo del presidente y su costumbre de decir lo que piensa– no dudo en aceptar el desafío, y poco después, en un acto público, dijo más o menos textualmente:

"Mister George W. Bush. Yo no cargo cartera, vale, ¿pero nadie por aquí tiene un bolívar o un dólar?" Un oficial, probablemente de su escolta o edecán presidencial, contesto que sí, que tenía un dólar.

–Entonces tráigalo por acá.

El oficial se acercó, hurgó en su billetera y se lo entregó a Chávez, que lo revisó y luego alzó el dólar para que los asistentes constataran su existencia y prosiguió:

"Le apuesto un dólar míster Bush, a ver quien dura más. Si usted allá en la Casa Blanca o este venezolano, Hugo Chávez, aquí en Miraflores. Vamos a ver quien dura más, míster Bush. Un dólar. Un dólar la apuesta. OK mister Bush? La apuesta está en el aire –y dirigiéndose al público–: ¿Cómo se dice apuesta en ingles?"

Informado por la asistencia que apuesta en ingles se decía "bet", Chávez repito la totalidad de su apuesta en inglés, tomando además por testigo de la misma a uno de sus ministros.

El oficial, Jesús Duque Méndez, recupero su billete y consciente del valor histórico de ese famoso dólar esperó la oportunidad para que el presidente se lo autografiara.

Pasaron los meses y los años. Llegó el tiempo de elecciones en EEUU, nadie se acordaba del "exabrupto" de Chávez. Hasta que fue la transmisión del mando en Wáshington. En Caracas, como en otros países, un programa de noticias y comentarios internacionales, Dossier, cubrió la toma de posesión de Barack Obama y la consiguiente despedida de Bush.

Y a modo de editorial de despedida del ya ex Bush, el famoso dólar reapareció en mano de su conductor, el periodista Walter Martínez, que sí recordó la anécdota.

¡Mister Bush había perdido la apuesta y con ella el dólar de marras! Las amenazas de Bush y todos sus esfuerzos e injerencia en la política interna de Venezuela, incluyendo un golpe de Estado y muchísimos millones dólares (de los contribuyentes estadounidenses) destinados a la oposición venezolana vía supuestas ONG, no fueron suficientes para derrotar Chávez y recuperar el dólar.

Tampoco para apagar el buen humor venezolano. Bush se fue con un récord triste, pero merecido, de impopularidad mientras a Chávez los sondeos y encuestas lo tienen en un lugar muy confortable.

Lástima que Mr. Bush jamás pagó la apuesta –ni la pagará, pese a que hoy vale muy poco, ¿verdad?

No importa, bye, bye Mr. Bush: en Venezuela nos quedamos con el dólar. Lo penoso es que los estadounidenses se quedaron con el desastre económico, político, ético y militar que les dejó.

De vez en cuando en medio del despelote mundial un poco de justiciero humor viene bien.

Sorry… Así son las cosas.

* Especial desde Caracas para Surysur.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Rosa
    28 enero 2009 12:14

    Se va como los animales carroñeros llevándose a su guarida millones saqueados a su propio pueblo y a los invadidos. Nadie le pedirá cuentas por sus mentiras, se sabe a resguardo y por encima de la justicia y que nadie lo enjuiciará por crímenes de lessa humanidad, porque la justicia es para los perdedores y si Bush cayera también deberían seguirle otros, como Blair, Aznar su lazarillo y hasta el mismísimo Obama que si bien se abstuvo por ser una guerra estúpida tampoco se opuso abiertamente. Y como en Alemania con los nazis también el pueblo norteamericano que lo votó y le permitió esos desmanes.