Jun 18 2010
553 lecturas

Política

Nueva ofensiva internacional, Venezuela y Nicaragua en la mira

Néstor Francia.*

Sigue intensamente activo el frente internacional de la derecha contra Chávez y la Revolución Bolivariana, contando por supuesto con la participación militante de los vendepatrias venezolanos, mientras aquí, como decíamos, se mantiene en primer plano la dura matriz de los alimentos descompuestos. Como ejemplo está la audiencia en el Congreso de Estados Unidos con la presencia de la inefable Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Allí Catalina Botero (abajo), relatora especial para la libertad de expresión de la CIDH, hablando ante la Subcomisión para América Latina del Congreso, dijo que “Venezuela está corriendo rápido hacia límites intolerables pero creo que todavía es posible echar para atrás”. Más claro no canta un gallo: lo que se quiere es eso, que echemos para atrás, que volvamos a los oscuros tiempos del pasado.

 “Hemos visto un creciente acoso” contra la prensa, señaló Botero, quien expresó además que “las cosas pueden ponerse peor… Nos preocupa la cada vez mayor intolerancia de los funcionarios públicos hacia la crítica y la disidencia.
“Cuando el presidente, Hugo Chávez, cierra estaciones de radio y televisión opositoras e intimida a periodistas y dueños de medios que disienten, todos tenemos la responsabilidad de pronunciarnos”, dijo por su parte el legislador demócrata Eliot Engel, quien dirige la Subcomisión.

Ahora bien ¿quién era el presentador por Venezuela en ese show? Nada menos que el golpista y conspicuo burgués Marcel Granier ¡Qué tupé! Granier estuvo acompañado por Joel Simon, director Ejecutivo de un Comité para la Protección de Periodistas, Ana Marcia Aguiluz Soto, abogada del capítulo Honduras del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL); y Eduardo Enríquez, editor del principal diario de la derecha nicaragüense, La Prensa ¡Esas son las dulces compañías de la CIDH!

¿Puede alguien darle credibilidad a ese engendro que forma parte de la OEA?
 
Entretanto, más de sesenta “organizaciones internacionales” que promueven una campaña denominada Juzgar a Chávez pidieron ayer colaborar con la Audiencia Nacional española en el sumario por el presunto nexo de ETA y la guerrilla de las FARC de Colombia con el gobierno de Venezuela ¿Y dónde se anunció esa estrategia denominada “Colaboración Ciudadana con la Justicia”? ¡Pues en Miami, por supuesto, en una conferencia de prensa en la que participaron representantes de grupos contrarrevolucionarios de Cuba, Ecuador, España, Honduras, Nicaragua y Venezuela!

El objetivo declarado de la iniciativa es animar a los venezolanos y otros latinoamericanos a aportar pruebas y testimonios sobre los supuestos entrenamientos de ETA y las FARC en territorio venezolano. En el aquelarre de Miami estuvieron presentes la Plataforma Democrática de Venezolanos en Madrid (PDVM) y el Frente Iberoamericano por la Libertad (FIAL), dos grupos contrarrevolucionarios que fueron aceptados como “acusación popular” en la pantomima montada por el juez español Eloy Velasco.

Por cierto que también estuvo por allá el contrarrevolucionario nicaragüense Roger Castaño, presidente del Bloque de Apoyo a la Unidad Nicaragüense, quien solicitó que se incluya al presidente Daniel Ortega “en la lista de los acusados” por los presuntos nexos con “grupos terroristas”: “Hay cantidad de etarras en calidad de asilados políticos en Nicaragua y es posible que reciban la nacionalidad nicaragüense para poder seguir haciendo sus actos terroristas”. De manera que este sujeto aprovecha la acción contra Venezuela para atacar a su propio país.

También los golpistas hondureños tuvieron su representación. Francisco Portillo, presidente de la Organización Hondureña Francisco Morazán, expresó su respaldo a la iniciativa arguyendo que “no queremos el comunismo en Honduras, Centroamérica y mucho menos en Suramérica… Por eso hacemos un llamado a todas las organizaciones a que se unan a este esfuerzo que es la única forma de lograr la paz en la región”.

La cruda ofensiva internacional tiene que ver, por supuesto, con las elecciones parlamentarias, pues el imperio sabe que las andanzas de estas “organizaciones” tendrán repercusión mediática en Venezuela. Pero sobre todo está el aliento estratégico, la criminalización de nuestro país, en la vanguardia de los cambios contemporáneos en América, para preparar las condiciones conducentes a la intervención. No podemos dormirnos en nuestros laureles.

En el frente interno, el Vicepresidente Elías Jaua anunció que a finales de la próxima semana comenzará el cronograma de pago a la mayoría de los ahorristas del Banco Federal, tras la intervención de esta entidad financiera privada por la grave insolvencia que presentaba. Globovisión ha querido montar su acostumbrado show presentando a “ahorristas” (¿quién garantiza que no sean asalariados o comisionados de Mezerhane?) echado chispas contra el Gobierno a las puertas de agencias del Federal.  Unas pocas cacatúas evidentemente escuálidas vociferan ante las cámaras.

 Uno se pregunta ¿cuántos ahorristas tiene ese banco? Se dice que más de 200.000. Según Globovisión, los cuatro gatos que chillan en sus pantallas los representan a todos. Ante la ausencia de una verdadera protesta social, bien vale el espectáculo televisivo.

* Analista de asuntos políticos.
 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario