May 14 2010
851 lecturas

Sociedad

Ola de asesinatos en Colombia a días de la elección presidencial

Apolinar Díaz–Calleja.*

El próximo domingo 30 de mayo hay elecciones presidenciales en Colombia, en medio de una tormenta de crímenes, asesinatos y secuestros que el gobierno del presidente Uribe Vélez no ha sido capaz de eliminar. De los 32 departamentos que tiene Colombia solamente voy a registrar los crímenes que se han cometido en dos de ellos, en Sucre y Córdoba, situados ambos en la Costa Caribe Colombiana, y que son de población mediana en comparación con el resto de los departamentos en que se divide el país.

Los dos son apenas de pequeñas poblaciones, pues la gran población de Colombia está en los departamentos mayores como, Antioquia, Valle del Cauca, Tolima, Santanderes, Cundinamarca, Bolívar, Magdalena, Cesar, Amazonas, Vichada, Putumayo, Meta, Boyacá, entre otros.

Debo recordar que Colombia lleva más de 40 años de violencia interna en los que —según los estudios del investigador Jorge Orlando Melo— los asesinatos sobrepasan el millón de personas.

Precisamente es bajo el gobierno del presidente Uribe Vélez, que se hizo reelegir durante dos períodos presidenciales de cuatro años, uno de los períodos más sangrientos de la actual historia política de Colombia, sometido a régimen permanente de estado de sitio y de acciones de guerra de las Fuerzas Armadas colombianas de tierra, aire y mar.

El próximo domingo 30 de mayo serán las elecciones para elegir Presidente de la República, en las que no participará el actual mandatario Álvaro Uribe Vélez, por estar impedido de ser candidato presidencial para un tercer período, conforme a decisión de la Corte Suprema de Justicia. Uribe Vélez, sin embargo, mantiene plena actividad política y electoral en ayuda de sus amigos y adherentes.

Los colombianos, sin embargo, estamos tratando de rescatar el funcionamiento normal del régimen político y poner fin a un estado de guerra interna permanente, que desde el asesinato del líder y candidato presidencial liberal Jorge Eliecer Gaitán, el 9 de abril de 1948, ha mantenido una guerra y violencia constante, caracterizada por los asesinatos de gentes, destrucción de bienes materiales y de riquezas particulares y terror general en la vida de los colombianos.

Nosotros mismos no podemos explicar cómo hemos podido sobrevivir más de 40 años en esa situación de guerra, represión, violencia y toda clase de crímenes.

Es de vital importancia subrayar que en toda esa montonera de años de violencia y guerras los gobiernos de Estados Unidos han participado en el conflicto como aliados de esos gobiernos y de los partidos políticos que los integran. Nuestra ilusión que el estado de guerra civil permanente de Colombia termine lo más pronto posible, para intentar ejecutar el milagro de más o menos un siglo de paz en el futuro de Colombia.

Enseñamos a nuestros hijos a defender la paz, sin embargo, el gobierno de guerra y militarista de Estados Unidos trabaja en la dirección de fomentar la guerra y la política represiva de tantos años en Colombia.

Breve inventario de la violencia y crímenes en Colombia en estos momentos

Una visión brevísima de la violencia en Colombia la da la información del periódico El Universal, que circula especialmente en los departamentos de Sucre y Córdoba. Por ello hago una información de los crímenes cometidos en esas regiones, además de recoger los relatos sobre crímenes que publican otros periódicos nacionales colombianos.

La criminalidad en los Departamentos de Sucre y Córdoba de la Costa Caribe colombiana es aterradora, pues esta región se caracterizó en la historia de Colombia como una zona pacífica y de convivencia civilizada. Ahora la ola de crímenes en esa región es:

El Espectador, 5 de mayo de 2010: Señala que en Colombia, hoy, “Cada hora mueren dos personas en hechos violentos. Al día, 48 colombianos yacen fríos en el pavimento, fulminados por una bala, un puñal. El año pasado, 17.717 colombianos perdieron la vida violentamente. En 2008, esta cifra fue 15.250. En Bogotá el número de asesinados ascendió a 1.644. En 2008, 1466 bogotanos murieron por homicidio.

"El suicidio es la cuarta forma de muerte violenta en Colombia. En el año 2009, 1.845 personas se suicidaron, en comparación con los 1841 que se suicidaron en 2008. La mayoría de los suicidas (1.480) son hombres que se quitaron la vida entre las 6 de la tarde y las 9 de la noche. En cambio las mujeres se matan entre los 12 meridiano y las 5pm”.

El periódico El Universal registra los siguientes asesinatos:

El 30 de abril registra el asesinato en Montería, de Ever Enrique Morales; En Pueblo Nuevo, Córdoba se presentaron también dos casos de asesinatos.

Sábado, mayo 1 de 2010: En el departamento de Córdoba la fiscalía entregó 18 restos óseos de personas asesinadas; en Montería tendero fue asesinado el jueves 29 de abril; en Planeta Rica un hombre de 28 años de edad amaneció muerto en un corredor, quien fue ultimado a tiros por desconocidos la noche anterior.

El 5 de mayo fue asesinado el subintendente de la Policía, Luis Taborda Marzola, quien prestaba sus servicios en el municipio de Sahagún, Córdoba; en Cereté, Córdoba matan a presidente de JAC (Junta de Acción Comunal), Luis Eduardo Cantero López.

El Universal del 7 de mayo informa que la Corte Suprema de Justicia aprobó la extradición a Estados Unidos de 2 hermanos de la ex representante a la Cámara por Sucre Muriel Benito-Rebollo Balseiro, condenada por sus nexos con grupos paramilitares. En la misma decisión la sala penal de la Corte Suprema de Justicia afectó a óscar Laureano Benito-Rebollo Balseiro y a Armando Eliecer Benito-Rebollo Balseiro, señalados por las autoridades norteamericanas por el envío de varios cientos de miles kilos de cocaína a ese país.

Conclusiones: como esta investigación no se puede convertir en uno o dos libros sobre el teme he hecho un resumen de los crímenes cometidos del 30 de abril al 7 de mayo en los dos departamentos de la Costa Atlántica colombiana, Sucre y Córdoba. He parado la investigación porque al poco tiempo será un libro que no es el objetivo de este trabajo.

Mi empeño ha sido mostrar la realidad de la política de crímenes masivos que se aplica en Colombia, que es responsable de varios cientos de miles de asesinatos. Yo mismo voy a intentar aceptar el reto de un balance más actual y al día de la criminalidad en solo dos pequeños departamentos de la Costa Caribe. En otros departamentos la monstruosidad de los crímenes es la misma., pero el presidente Uribe tapa todo, mientras Colombia se disuelve en la criminalidad que se ha apoderado de la nación.

Confiamos que en estas elecciones logremos la elección de un presidente independiente, honesto y libre de crímenes. Personalmente creo que ese hombre puede ser el profesor universitario Antanas Mockus, inmigrante a Colombia de la República de Lituania, que se ha adaptado y ha entendido los problemas colombianos. Hay una explosión de alegría y simpatía por su posible elección.

Personalmente, mis hijos y amigos lo conocen muy bien y saben que tiene claridad política y social y vigor para parar los crímenes y comenzar la marcha hacia una nueva Colombia que nos conduzca a un siglo XXI que rescate a Colombia de la miseria, del atraso y de la criminalidad histórica. Todos nos estamos jugando nuestro propio porvenir, pero estamos resueltos a salvar a este país y echar de los poderes públicos a los sinvergüenzas que se han apoderado de nuestra nación.

* Abogado, historiador, politico y académico.
En www.argenpress.info.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario